BBC Mundo: Noticias
Noticias | América Latina | Economía | Ciencia | Miscelánea | Foros |
Lunes, 09 de junio de 2003 - 18:50 GMT

Diferencias de pelo

Dos científicos británicos formularon una nueva teoría sobre por qué los seres humanos casi no tenemos pelo, a diferencia de nuestros primos, los simios.

Mark Pagel, de la Universidad de Reading, y Walter Bodmer, de la Universidad de Oxford, ambas en Inglaterra, sugieren que la "pérdida de pelo" se produjo para evitar las picaduras de insectos y parásitos, así como para incrementar nuestro atractivo sexual.

Esto contradice la explicación más difundida hasta ahora: que la desaparición de vellos sobre nuestra piel se debió a la evolución de nuestra capacidad para controlar la temperatura del cuerpo en climas cálidos.

Según Pagel y Bodmer, esa teoría falla en situaciones de extremo frío o calor.

Sin embargo, observan que el hecho de que los primeros humanos hayan vivido en África, en zonas tropicales con gran cantidad de parásitos portadores de enfermedades, explica que quienes predominaron al final fueron aquellos más lampiños.

Todo sea por el sexo

En un artículo publicado por la revista científica Biology Letters ("Cartas de la Biología"), ambos científicos afirman que ya nuestros ancestros fueron capaces de responder de manera eficiente a los cambios térmicos del ambiente, controlando el fuego, construyendo refugios y fabricando ropa.

Así -agregan- el homo sapiens tendió a prescindir de los cabellos cada vez más a lo largo de cientos de generaciones.

Pagel y Bodmer también se aventuran a afirmar que su teoría explica mejor el hecho de que, por lo general, los hombres tengan más vellos que las mujeres.

"La característica lampiña puede haber permitido a los humanos mostrar de forma convincente que eran menos susceptibles a las infecciones de parásitos; de hecho, esa característica se volvió más deseable en una pareja, y la mayor pérdida de cabello en las mujeres sugiere una mayor selección de los hombres hacia las mujeres".

La excepción que confirma la regla es la prominencia de vellos púbicos en ambos sexos, que desafía la teoría de Pagel y Bodmer.

Su respuesta: "Hay evidencias de que el vello púbico aumenta las 'señales feromonales', fundamentales a la hora de la elección del macho".


BBC Mundo: Noticias
http://www.bbcmundo.com
Arribacopyright BBC