Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco
Lunes 19 de enero de 2004, 22:54 GMT

Tras la armada perdida de Persia

Es una aventura épica. La llevan a cabo arqueólogos que siguen la pista de una antigua flota de Persia que fue destruida por una violenta tormenta en el norte de Grecia hace 2.496 años.

El equipo busca los restos hundidos de los barcos enviados por el rey persa Darío para conquistar el territorio griego en 492 antes de Cristo.

La armada resultó completamente aniquilada antes de llegar a su destino.

Las aguas cercanas al mítico monte Athos -donde se hundieron las naves- entregaron a los expedicionarios su primera recompensa: trozos de una flecha de bronce que un pulpo había arrastrado hasta el jarrón moderno que le servía de "hogar" en el fondo marino.

El objeto fue hallado en la misma área donde en 1999 pescadores sacaron del mar dos cascos de la Grecia clásica.

"Se trata de una zona extraordinariamente rica en naufragios de la Antigüedad", explicó a la BBC Robert Hohlfelder, arqueólogo marítimo de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos.

"Generalmente, cuando se hallan barcos que han naufragado se nos pide que recreemos la historia que lo rodeó. En este caso, tenemos la historia y ahora debemos encontrar los restos", dijo Hohlfelder.

Los expertos regresarán al lugar en junio para seguir con la exploración.

Lista de sueños

El desastre que afectó a la armada de Darío es contado con detalles en "Historias", del escritor griego del siglo V Heródoto, quien afirma que las naves se estrellaron contra el monte Athos.

El año pasado, el grupo de arqueólogos descubrió un barco hundido que contenía ánforas y cajas de cerámica utilizadas para transportar alimentos.

Si tienen relación o no con la flota persa es algo que aún no se sabe, pero los expertos confían en que de todas maneras les servirán para estudiar cómo griegos y persas construían sus galeras de guerra o triremes.

En las batallas con triremes, la victoria se lograba atacando otras naves con un pesado espolón de bronce.

Hasta ahora jamás se han encontrado restos de este tipo de galeras y en este estudio los investigadores están divididos por las probabilidades.

"No hallaremos un trireme. Tenían muy poco lastre, por lo que flotaban y en general eran rescatados y reparados. Lo que sí puede haber en el fondo del mar son espolones", señaló Michael Wedde, uno de los participantes del proyecto organizado por el Instituto de Arqueología de Canadá y el Servicio de Arqueología de Grecia.

La posición de Robert Hohlfelder es más romántica: "Los arqueólogos tenemos una lista de deseos. Los triremes es uno de los favoritos y yo creo que este es uno de los mejores sitios para buscarlos".

Unos 20.000 hombres perdieron la vida en la tragedia de la armada, golpeando a Persia en momentos en que estaba enfocada a conquistar y asimilar a los griegos a su imperio.



BBC Mundo en internet: www.bbcmundo.com