Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco
Lunes 19 de enero de 2004, 12:08 GMT

Suecia/Israel: tensión diplomática

El embajador israelí en Suecia, Zvi Mazel, fue convocado por el ministerio de Relaciones Exteriores de ese país para que dé explicaciones sobre un ataque que el diplomático protagonizó contra una obra de arte exhibida en un museo de Estocolmo.

Mazel destruyó este fin de semana, en la Galería Nacional de Antigüedades, parte de la instalación creada por el artista Dror Feiler, que incluye una foto de una palestina que protagonizó un atentado suicida, tras lo cual fue obligado a retirarse del lugar.

La obra forma parte de una muestra que se desarrolla en la capital sueca, en el marco de la Conferencia Internacional sobre Prevención del Genocidio, que se iniciará el próximo 26 de enero.

Tras el incidente, se desató una fuerte polémica que incluyó al autor de la obra -el sueco-israelí Dror Feiler- y a altos funcionarios de los dos países involucrados, incluido el primer ministro de Israel, Ariel Sharon, quien respaldó la actuación de su enviado en Estocolmo.

Mazel justificó su reacción al argumentar que la instalación "glorifica los atentados suicidas e invita a realizar actos terroristas".

"Es imposible considerarla una obra de arte. Es algo inadmisible y una ofensa para los familiares de las víctimas. Como embajador, no podía mostrarme indiferente ante una demencial tergiversación de la realidad", agregó el diplomático.

La actitud de Mazel cobró amplio respaldo en Israel.

Sharon, agradecido

"Llamé al embajador israelí...y le agradecí por ofrecer resistencia a la creciente ola de antisemitismo. Le dije que el gobierno lo respalda", dijo Sharon.

Por el contrario, las autoridades suecas y el autor de la obra repudiaron el ataque del embajador israelí a la obra de arte.

Feiler lo calificó como un "acto estúpido" y sostuvo que en su obra no existe mensaje alguno de respaldo a los atentados suicidas palestinos.

El ministro sueco de Coordinación, Per Nuder, afirmó que la conducta de Mazel es insostenible.

"Uno puede tener distintas opiniones sobre una obra de arte, pero el modo en el que él (Mazel) expresó su posición es inaceptable", indicó.

Arte y política

La instalación sobre la cual se desató el incidente se titula "Blancanieves y la locura de la verdad". Consta de una piscina llena de agua roja y un bote llamado "Blancanieves", que contiene una foto de la activista palestina Hanadi Jaradat.

Jaradat protagonizó un atentado suicida en octubre pasado en la ciudad israelí de Haifa, que causó la muerte de 21 israelíes.

Tras ver la obra, el embajador israelí en Suecia arrancó varios cables eléctricos y arrojó un proyector a la piscina, lo que provocó un cortocircuito.

Mazel sostuvo -en declaraciones a la agencia de noticias AP- que la muestra "es la culminación de docenas de eventos anti-israelíes y anti-judíos que han tenido lugar en Suecia".

El incidente se produjo mientras las negociaciones en el marco del plan internacional de paz entre israelíes y palestinos, conocido como hoja de ruta, permanecen congeladas desde agosto pasado.



BBC Mundo en internet: www.bbcmundo.com