Skip to main content
BBC Mundo / PORTADA
Versión gráfica
Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Martes, 10 de octubre de 2006 - 11:42 GMT

De las palabras a la acción

Jonathan Beale
BBC, Washington

Científico surcoreano. Estados Unidos ha observado con agrado la ola de críticas y repudios a Corea del Norte por su supuesta prueba nuclear; la pregunta, ahora, es si esas palabras se traducirán en acción.

El presidente de EE.UU., George W. Bush, y la secretaria de Estado Condoleezza Rice han estado haciendo varios llamados telefónicos para convencer a otros miembros del Consejo de Seguridad que apoyen una resolución que imponga nuevas y severas sanciones a Pyongyang.

El alcance de esas sanciones todavía tiene que ser decidido.

Pero -como notó la ministra de relaciones exteriores británica, Margaret Beckett- el Consejo de Seguridad ya impuso sanciones limitadas a Corea del Norte por sus pruebas de misiles de largo alcance en julio.

Esas sanciones tenían como objetivo evitar la transferencia de tecnologías misilísticas al gobierno comunista. El próximo paso, por lo tanto, tendrá que ir más lejos.

Llamado de alerta

La reacción de China -y, hasta un cierto punto, de Rusia- serán claves como forma de lograr algún tipo de acción.

Pese a que China calificó las acciones de Corea del Norte como "un acto descarado", Pekín ha hecho énfasis en la necesidad de una respuesta pacífica, afirmando: "El gobierno chino llama a todas las partes a lidiar con este tema con tranquilidad y realizar las consultas para resolver el tema pacíficamente".

Washington cree desde hace tiempo que China podría estar ejerciendo más presión sobre su vecino. El gobierno de Bush desea que la prueba nuclear sea un llamado de alerta para Pekín.

Riesgo de colapso

Estados Unidos ya ha elevado su propuesta para las sanciones, y busca aprobarlas bajo el capítulo siete de la carta fundacional de la ONU.

Las medidas propuestas harían más difícil a Corea del Norte producir y exportar armas nucleares, químicas y biológicas.

Gente mirando pantallas.

Estados Unidos también quiere imponer sanciones financieras que impidan a Corea del Norte participar de actividades corruptas y de lavado de dinero.

Las sanciones tendrían como objetivo castigar al gobierno norcoreano y no al pueblo.

Por ello, es poco probable que se afecten los suministros de alimentos y combustibles.

Bush quiere aislar a Kim Jong-il de su gente y del resto del mundo, mientras que Corea del Sur y China no quieren una situación que implica el colapso del país.

Eso podría provocar una ola de refugiados a sus países.

Los intentos de aislar a Corea del Norte a través de sanciones limitadas por ahora no han resultado exitosos.

Hace más de un año que Corea del Norte abandonó las negociaciones internacionales en las que se intentaba convencer a Pyongyang de clausurar su programa nuclear.

Hasta ahora, lo único que han logrado las sanciones es hacer a Corea del Norte más desafiante.

Entonces, ¿más sanciones implicarán una respuesta más extrema de Kim Jong-il, como por ejemplo más pruebas nucleares y el aceleramiento de sus programa armamentístico?

Kim Jong-il no responde de manera positiva cuando es arrinconado.

Objetivos

Las acciones de Corea del Norte sin duda incrementarán la presión sobre Bush para que considere una opción militar.

Algunos ex diplomáticos de Estados Unidos ya le han pedido que se lleven a cabo ataques específicos sobre las instalaciones misilísticas norcoreanas, como sucedió después de las pruebas de julio pasado.

"Cualquier respuesta militar llevaría a más inestabilidad en la región y dividiría a los países"

Pero cualquier respuesta militar llevaría a más inestabilidad en la región y dividiría a los países.

Por eso, no se cree que Estados Unidos esté considerando una ofensiva militar.

Hay que recordar que Corea del Norte todavía no ha desarrollado la tecnología para producir una cabeza nuclear, por lo que Estados Unidos cree que todavía hay tiempo para jugar.

Mientras tanto, estarán aquellos del otro lado del debate que piden que Estados Unidos se siente a negociar en charlas bilaterales con Pyongyang.

Muchos analistas creen que eso es lo que desea Corea del Norte, además de la suspensión de las sanciones financieras que ya se le han impuesto.

Pero Washington se rehúsa, ya que no quiere que se la vea como recompensando la "mala conducta" de Corea del Norte.

¿Qué mensaje, por ejemplo, le estaría enviando a Irán, con quien EE.UU. se rehúsa a negociar?

El gobierno de Bush insiste que, para resolver el tema, Pyongyang debe regresar a las charlas que involucran a seis países.

Entonces, por el momento, la Casa Blanca y el Departamento de Estado desean que el mundo se ponga de acuerdo en imponer sanciones específicas, y que el líder norcoreano "tenga sentido común".

Pero Kim Jong-il es un líder que nunca puede ser desafiado por la lógica y que siempre será imposible de predecir.




Envíe esta nota por e-mail
NOTAS RELACIONADAS:
China pide acción "apropiada"
(10 10 06 |  Portada )

La ONU condena prueba nuclear norcoreana
(09 10 06 |  Portada )

El anuncio de Pyongyang
(09 10 06 |  Internacional )

ONU acorrala a Corea del Norte
(07 10 06 |  Internacional )

Disparos en Corea
(07 10 06 |  Internacional )

Alimentos a Corea del Norte
(11 05 06 |  Internacional )

VÍNCULOS
Agencia de noticias de Corea del Norte
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC



Búsqueda:  

Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©