Skip to main content
BBC Mundo / AMÉRICA LATINA
Versión gráfica
Portada | Internacional | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Jueves, 26 de abril de 2007 - 21:47 GMT

Colombia paralizada sin electricidad

Hernando Salazar
Bogotá

Congestión de tráfico en Bogotá provocada por el apagón Un apagón este jueves dejó sin luz a más de la mitad de Colombia, incluyendo la capital. El corte de elecricidad duró cinco horas, y los servicios fueron restablecidos paulatinamente.

Ocurrió a las 1015 hora local (1515 GMT) y semiparalizó las actividades en oficinas, colegios, clínicas, hospitales y centros comerciales.

Tres horas después, el ministerio de Minas y Energía informó que el servicio ya se había restablecido en un 35% del país, añadiendo que en unas horas la energía volverá a restablecerse.

Todo se debió a una falla técnica en una estación del norte de Bogotá, que produjo la "caída" del sistema eléctrico nacional, informaron el ministerio y la empresa Interconexión Eléctrica S.A. (ISA).

En principio se ha descartado que la falla se haya debido a algún atentado contra redes de transmisión o plantas de generación eléctrica.

El apagón afectó seriamente la movilidad y la vida de millones de personas: los semáforos y los ascensores no funcionaban, el Metro y el sistema de Metrocable en Medellín se paralizaron y para muchísimos restaurantes y hogares sin gas fue imposible cocinar.

Las autoridades de las principales ciudades reconocieron haber recibido muchas llamadas de personas atrapadas en ascensores.

En algunas de las principales ciudades, como Cali, hubo problemas de abastecimiento de agua por la falta de energía, y en Bogotá la Bolsa de Colombia tuvo que suspender las operaciones por un tiempo.

Parálisis

En la Avenida Chile, en el centro empresarial de Bogotá, BBC Mundo dialogó con una pareja que caminaba apresurada.

Cuando le preguntamos cómo la había afectado el apagón, Luz Mila contestó: "Terriblemente, llevamos más de una hora viajando en carro desde Kennedy (en el suroccidente de Bogotá) pero todo el mundo se lanza y nadie le da paso a nadie".

"Llevamos más de una hora viajando en carro desde Kennedy (en el suroccidente de Bogotá) pero todo el mundo se lanza y nadie le da paso a nadie"
Luz Mila

Luz Mila

"No estamos preparados para una situación como ésta. Un apagón en una sola base y se va la luz por todo el país", añadió.

En efecto, lo más notorio en las calles eran las congestiones vehiculares. A sólo 20 metros del lugar donde hablamos con Luz Mila y su esposo había un cruce donde los automovilistas pugnaban por pasar.

Y poco más allá, algunos agentes de tránsito daban paso sobre la carrera séptima, una de las principales vías de la ciudad.

"No tenemos luz desde las diez de la mañana", dijo Juan Manuel Correal, administrador de una lavandería de ropa, quien se quejó por la imposibilidad de usar máquinas de coser para reparar las prendas.

"Solo platos fríos"

Los empleados de un servicio a domicilio de una pizzería del mismo sector dijeron que sólo estaban vendiendo platos fríos, pues el horno con que trabajan es eléctrico y no tienen una planta generadora de emergencia.

"En un día normal a esta hora ya habríamos procesado entre 24 y 26 pedidos de pizza. Hoy no hemos vendido ninguna", explicó uno de los empleados.

Otro admitió que estaban pidiendo hielo para poner en los refrigeradores y evitar que se dañen postres y carnes.

No lejos de ahí, José Molina, administrador de una tienda de alimentos rápidos, reconoció que estaba preocupado por los lácteos, los helados y las carnes frías que vende en su negocio. "Tampoco podemos preparar café", se quejó.

Entre tanto, la cajera de una droguería (farmacia) del barrio Rosales afirmó que las ventas habían bajado por el apagón, pues no estaban recibiendo sino pagos en efectivo, ya que los sistemas de tarjeta de crédito estaban fuera de servicio.

Aislados

"Tampoco podemos preparar café"
José Molina, administrador de una tienda de alimentos

José Molina

María Helena Vélez, quien trabaja en una revista, dijo que, aunque tenían una planta generadora de emergencia, ni los computadores, ni los teléfonos estaban funcionando. "Tuvimos que hacer una pausa a la fuerza", relató.

En el mismo sector, Doris Caicedo, una vendedora de tarjetas para llamar por celular, dijo que el apagón la había afectado bastante. "Como no hay red y no salen las llamadas, no he podido vender. A esta hora ya habría vendido 15 o 20 tarjetas, pero hoy no he vendido nada", dijo.

Este jueves, en medio del apagón, se escuchó mucho el ruido de las plantas generadoras de energía, a las que recurrieron algunos edificios de apartamentos y oficinas.

Pero ése fue un recurso sólo para algunos de los afectados por la falta de energía.

"En el edificio donde está la empresa donde trabajo todo dejó de funcionar. Yo tuve que bajar ocho pisos por las escaleras", afirmó una mujer que trabaja en una firma de sistemas.

Por su parte, Jacqueline Mora, profesora de la Universidad Monserrate, relató que ella tuvo que dar clases en el patio del centro educativo, debido a la oscuridad que había en los salones de clases.




Envíe esta nota por e-mail
NOTAS RELACIONADAS:
Atentado energético en el sur de Colombia
(03 02 07 |  América Latina )

Revolución energética a oscuras
(20 01 06 |  América Latina )

Apagón en Moscú colapsa servicios
(25 05 05 |  Internacional )

Colombia: atentado causa apagón
(06 09 05 |  América Latina )

VÍNCULOS
Presidencia de Colombia
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC



Búsqueda:  

Portada | Internacional | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©