Skip to main content
BBC Mundo / INTERNACIONAL
Versión gráfica
Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Domingo, 31 de agosto de 2008 - 14:32 GMT

Huracán sin víctimas en Cuba

Fernando Ravsberg
BBC Mundo, Cuba

Calles inundadas de la Habana tras paso de huracán El huracán Gustav atravesó Cuba sin provocar víctimas fatales a pesar de que penetró en la isla con vientos de hasta 340 km por hora, arrasando todo lo que encontraba a su paso, incluso los aparatos de medición del servicio meteorológico.

El ciclón pasó por la Isla de Pinos, donde provocó varios heridos leves, derribó las torres de comunicaciones, desprendió miles de techos livianos y saco del mar varias embarcaciones, incluyendo una patana que terminó en medio de la ciudad.

En la provincia de Pinar del Río el ojo de Gustav atravesó Los Palacios, donde también derribo miles de casas, el muro de la iglesia, torres eléctricas, casas de tabaco y se perdieron muchos de los cultivos que esperaban ser cosechados.

Ya están en camino brigadas de trabajadores eléctricos de las provincias orientales y centrales hacia Pinar del Río para colaborar en la reposición del servicio en la zona afectada, por lo que se espera que sean muy rápidas las reparaciones.

Evacuación

Fueron evacuados más de 250 mil personas, una cifra relativamente baja para lo que se hace normalmente en Cuba. La explicación es que las evacuaciones fueron escalonadas y realizadas solo en las zonas afectadas por el huracán.

Ola golpea el Malecón de la Habana durante aproximación del huracán. La Habana sufrió fundamentalmente derribo de árboles, muchos de ellos sobre las calles vacías de la ciudad. Desde la tarde las autoridades cortaron la luz para evitar accidentes y paralizaron todo el transporte público, pidiendo a los ciudadanos que permanecieran en sus casas.

Antes del paso del Gustav ya se habían enviado brigadas medicas a poblados que podían quedar aislados por penetraciones marinas o desbordamientos de ríos, en total el ministerio de Salud Publica movilizó más de 13.000 l especialistas, 3.000l de ellos médicos.

Las Fuerzas Armadas estacionadas en la provincia de Pinar del Río se mantuvieron activas en operaciones de rescate, para evacuar personas de zonas difíciles, algunas de ellas rescatadas en medio de la paz que provoca el paso del ojo del Huracán.

Medidas preventivas

El presidente Raúl Castro se mantuvo llamando por teléfono a los poblados afectados, mientras sus vicepresidentes recorrían las regiones que podrían resultar afectadas para revisar las medidas preventivas que se desarrollaban.

En estas medidas preventivas es donde está el éxito de la Defensa Civil cubana, un organismo que en medio de la catástrofe cuenta bajo su mando con todo el aparato estatal de la región, incluyendo empresas, salud, todo el transporte público y empresarial.

Así, cada provincia la Defensa Civil dispone de los medios necesarios para realizar las evacuaciones de las personas que peligran, mientras que la población sigue sus orientaciones con bastante disciplina. Es raro encontrar personas que se resistan a ser evacuados.

Incluso las empresas, grandes y pequeñas, siguen las instrucciones, a ningún directivo o gerente se le ocurriría negar medios de trasporte o maquinas herramientas que solicite la Defensa Civil para realizar sus labores en la zona.



Envíe esta nota por e-mail
NOTAS RELACIONADAS:
Huracán Gustav llega a Cuba
(30 08 08 |  Internacional )

Tormenta trae malos recuerdos
(28 08 08 |  Internacional )

Y tras Fay llega Gustav
(26 08 08 |  América Latina )

Fay mató 13 personas en EE.UU.
(25 08 08 |  Internacional )

Fay entró en Florida sin causar daños
(19 08 08 |  Internacional )

VÍNCULOS
Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (en inglés)
National Weather Service (en inglés)
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC



Búsqueda:  

Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©