Skip to main content
BBC Mundo / INTERNACIONAL
Versión gráfica
Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Viernes, 15 de febrero de 2008 - 12:51 GMT

¡Pare! ¡Peligro! ¡Pakistán!

Matías Zibell
Enviado especial de BBC Mundo a Pakistán

Marcha contra Musharraf en Peshawar

El 3 de enero de 2008, 24 horas después de que el gobierno paquistaní decidiera postergar las elecciones parlamentarias tras el asesinato de Benazir Bhutto, el semanario británico The Economist calificaba al país asiático como "el lugar más peligroso del mundo".

La publicación citaba, para justificar tal título, el refugio que encuentran en las zonas tribales paquistaníes los hombres de al-Qaeda y el Talibán, el fundamentalismo creciente en una sociedad históricamente tolerante y moderada, las divisiones entre sunitas y chiitas y las rivalidades étnicas entre los habitantes de las cuatro provincias.

Lea también: Claves de las elecciones

Bajo estas condiciones tienen lugar unos comicios parlamentarios que pueden determinar la gobernabilidad de este país, un tema que preocupa por igual a paquistaníes y al resto del mundo, sólo que para los primeros la historia no es nueva como dijo a BBC Mundo Pere Vilanova, profesor de la Universidad de Barcelona.

"Si se mira desde una perspectiva histórica, este es un altibajo más de un ciclo clásico en casi 61 años. Pakistán ha tenido gobiernos civiles y militares, corrupción en ambos, intentos de reformas en ambos. La inestabilidad estructural del país es recurrente", opinió Vilanova y agregó:

"Otra cosa es que en la coyuntura internacional actual esto es un factor de riesgo adicional, lo que es verdad. Pero los enfrentamientos tribales, la debilidad del Estado ante estos territorios, el enfrentamiento entre chiitas y sunitas no es privativo de Pakistán. Lo hemos visto en Irak, en Afganistán y en El Líbano".

Sea Pakistán el país más peligroso del mundo o uno más de un selecto club es un dilema que no puede dejar de reflejar los temores y las expectativas que tiene dicho mundo con respecto a las elecciones de este 18 de febrero, aunque no esté claro que pueden cambiar las urnas.

Lea también: Radiografía del país

La primera línea de fuego

Vendedores en mercado paquistaní con ambiente electoral. "No creo que cambie mucho la guerra que lleva a cabo el gobierno paquistaní contra el terrorismo islámico porque es el ejército el que está encargado de la misma", indicó a BBC Mundo el periodista paquistaní Zahid Hussein, autor del libro "Pakistán, primera línea: la lucha contra el Islam militante".

Hussein agregó que incluso los principales partidos políticos que compiten este lunes han apoyado esta guerra que se lleva a cabo en las zonas fronterizas y que también golpea en el interior del país (Bhutto fue asesinada en Rawalpindi, ciudad sede de las fuerzas armadas).

Para la analista británica Victoria Shofield, autora de una biografia del ex primer ministro Zulfikar Ali Bhutto, padre de Benazir, "un posible cambio de enfoque puede ser el de una postura más cercana al diálogo, algo que no ha sido tan común en la respuesta militarizada al accionar de los militantes".

"Pero eso depende de lo complejo del escenario post-electoral, sino olvidar que (Pervez) Musharraf no se contentará posiblemente con ser un presidente 'de adorno' sino que mantendrá cierto control sobre esta política".

¿Aliado de Washington?

El mandatario, quien tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos se alineó con Washington y envió tropas a las zonas tribales paquistaníes que lindan con Afganistán, también se vio obligado a negociar con los líderes locales luego de las primeras escaramuzas, algo que ha hecho la mayoría de los gobiernos paquistaníes.

"Si se piensa que se puede pacificar las áreas tribales y la frontera del noroeste a base de barrer militarmente un sistema político y social que es ancestral y sustituirlo por alguien traído de la capital Islamabad o desde Washington, esto es una tontería", opinó Vilanova.

Para el profesor de Barcelona, lo mismo se da a la inversa, los líderes tribales "nunca han podido bajar de las montañas", algo en lo que coincide Zahid Hussein.

"Este tipo de fundamentalismo no tiene un apoyo masivo y los partidos que lo representan no lograron en la última elección más del 11% de los votos. Por eso atentan contra los comicios y están golpeando a los partidos liberales y también a los líderes islámicos que decidieron ir a la urnas", concluyó el periodista e investigador paquistaní.

¿Y la bomba?

Afiches electorales en Rawalpindi. Además de la guerra contra el terror, la comunidad internacional está preocupada por lo que ocurra este lunes 18 de febrero ya que, a diferencia de Irak, Afganistán o El Líbano, Pakistán es una potencia nuclear.

Esta preocupación generalizada llevó al presidente Musharraf a asegurar en su última gira por Europa que "hay un 0% de posibilidades" de que grupos extremistas como al-Qaeda puedan hacerse con esta tecnología.

Distribuidas en locaciones secretas a lo largo del país, un selecto grupo de científicos y militares paquistaníes han trabajado para que nadie pueda encontrarlas y -en caso de que sí fueran halladas- nadie puede activarlas.

Pero el escándalo internacional del año 2004 cuando el mundo se enteró que el padre del proyecto nuclear paquistaní, AQ Khan, había vendido secretos y diseños a países como Irán, Corea del Norte y Libia no será tan fácilmente olvidado.

Mientras en el mundo debaten sobre la seguridad nuclear, la "guerra contra el terror", al-Qaeda y el Talibán, los paquistaníes van a las urnas preocupados por la salud de sus instituciones, el estado de su economía, la violencia en sus calles y sus expectativas a futuro.

Unos y otros esperan que el país siga siendo gobernable, una condición que podría alterarse incluso antes de que se difundan los resultados electorales, si los comicios no son justos y transparentes o si se producen incidentes durante la votación.

De estos dos escenarios hablaremos en la próxima entrega desde Pakistán.

Pakistán, en color e imágenes




Envíe esta nota por e-mail

VÍNCULOS
Especial India/Pakistán
Especial Benazir Bhutto
Gobierno de Pakistán
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC



Búsqueda:  

Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©