Skip to main content
BBC Mundo / INTERNACIONAL
Versión gráfica
Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Jueves, 18 de octubre de 2007 - 14:09 GMT

Una huelga clave contra Sarkozy

Gerardo Lissardy,
BBC Mundo, París

Retrasos y cancelaciones en las estaciones de trenes Francia vive este jueves el primer gran duelo de los sindicatos con el presidente Nicolás Sarkozy, un pulso que determinará las reformas que el gobierno pueda implementar en el país en los próximos tiempos.

La huelga nacional fue convocada inicialmente por 24 horas por los trabajadores de los sectores de transporte y energía, en protesta por los planes de Sarkozy de reformar sus sistemas de pensiones.

Servicios estratégicos como los trenes, metros, buses y electricidad han sido paralizados, mientras otros gremios se sumaron a la protesta y se organizaron manifestaciones callejeras en cerca de 60 puntos de Francia.

Hace poco, algunos sindicatps de los trabajadores del transporte decidieron extender la huelga por al menos 24 horas horas en unos servicios, lo que podría afectar el partido por el tercer y cuarto puesto del mundial de Rugby, entre Francia y Argentina, que se juega este viernes en Paris. La final, entre Inglaterra y Sudáfrica, se jugará el sábado.

La huelga es vista como la primera prueba para la voluntad reformista de Sarkozy, pero al mismo tiempo representa un examen del poder real que tienen en estos días los sindicatos franceses.

"Vamos a ver qué tipo de relación se va a establecer entre el gobierno y los sindicatos. Esto tiene una gran importancia para el resto de la presidencia (de Sarkozy)", explicó Olivier Dabene, profesor del Instituto de Estudios Políticos de París, en diálogo con BBC Mundo.

"Firmes"

A pie, en bicicleta o en patineta: así llegan hoy al trabajo

Sarkozy llegó al poder hace cinco meses con la promesa de aplicar reformas estructurales que devuelvan dinamismo a la economía francesa, y ahora asegura que mantendrá los planes, confiado en que goza de apoyo popular.

"Hay reformas que todos saben que debieron haberse implementado pero que nunca se hicieron", dijo Sarkozy este martes. "Nosotros lo haremos, en calma pero firmes".

En particular, lo que ha desatado la huelga de este jueves es su anuncio de que terminará los regímenes "especiales" en las pensiones de los trabajadores de transporte y energía (por ejemplo, retiros anticipados), concebidos en el pasado para resarcirlos por tareas que se consideraban pesadas.

Esos regímenes benefician a cerca de un millón y medio de empleados y se consideran el primer paso hacia una transformación general del sistema de pensiones prevista por el gobierno.

Pero muchos recuerdan que un plan similar de reformas en 1995 se desplomó tras una serie de huelgas masivas que paralizó Francia durante tres semanas.

¿Hora de conflictos?

Hasta ahora, Sarkozy ha logrado poner en duda los augurios de una alta conflictividad durante su mandato, en parte porque incorporó a figuras de la izquierda en su gobierno.

Subterráneo parisino atestado de gente

Pero la huelga de este jueves podría marcar el fin de la luna de miel.

"Ahora viene el tiempo de las decisiones más difíciles y los franceses se dan cuenta de que (Sarkozy) no va a dar marcha atrás, entonces el carácter un poco contradictorio o conflictivo de las decisiones va a generar una serie de conflictos sociales", pronosticó Dabene.

Algunas encuestas marcan un descenso en la alta popularidad del presidente francés, pero son contradictorias sobre el apoyo que tiene la huelga de este jueves.

Un sondeo de IFOP indicó que 61% de los franceses considera que la protesta "no está justificada", pero otra encuesta de CSA para el periódico comunista L'Humanité indicó que 54% está a favor.

Prueba de fuerza

La apuesta de los sindicatos es que el caos en el sistema de transporte de este jueves contribuya a crear un clima de conflictividad.

"Esta prueba de fuego nos va a servir para medir la capacidad de movilización de todos los sectores y a partir de ahí, si vemos que esto va en aumento, iremos apretando más las tuercas nosotros", dijo a BBC Mundo Andrés Fada, dirigente de la central sindical CGT.

Sin embargo, la estrategia también supone riesgos para los sindicatos franceses, que han perdido masivamente afiliados en las últimas décadas y ahora se proponen demostrar que pueden torcer el brazo a un nuevo gobierno.




Envíe esta nota por e-mail
NOTAS RELACIONADAS:
Paro masivo en Francia
(18 10 07 |  Internacional )

Sarkozy anuncia 22.700 recortes
(20 09 07 |  Economía )

Sarkozy exige reforma social
(18 09 07 |  Internacional )

Francia debate sobre inmigración
(18 09 07 |  Internacional )

Francia advierte sobre guerra con Irán
(17 09 07 |  Internacional )

Retocan la silueta de Sarkozy
(23 08 07 |  Cultura y Sociedad )

Sarkozy: 100 días del "hiperpresidente"
(23 08 07 |  Internacional )

VÍNCULOS
Gobierno de Francia (en francés e inglés)
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC



Búsqueda:  

Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©