Skip to main content
BBC Mundo / INTERNACIONAL
Versión gráfica
Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Jueves, 24 de junio de 2004 - 16:27 GMT

Quién es Moqtada Sadr

Moqtada Sadr con cuadro de su padre Repetidamente ha exigido el abandono de las tropas extranjeras del país y sus seguidores promueven constantes protestas antiestadounidenses.

Se estima que tiene unos 30 años, un joven líder dentro de una sociedad que considera que la edad y experiencia son esenciales para ostentar autoridad religiosa.

Para sus simpatizantes, Moqtada Sadr es una figura cuya sabiduría va más allá de sus años. Pero sus detractores lo ven como un radical impaciente e inexperto que tiene como objetivo dominar las instituciones chiitas más sagradas de Irak.

Ascenso

Hijo menor de Muhammad Sadiq Sadr, un alto clérigo chiita asesinado en 1999 por agentes del gobierno iraquí, Moqtada Sadr era virtualmente desconocido por fuera de Irak antes de la invasión comandada por Estados Unidos en marzo de 2003.

La caída del régimen baazista reveló su base de poder: una red de instituciones chiitas de caridad fundadas por su padre.

En las primeras semanas después de la invasión, los seguidores de Moqtada Sadr patrullaron las calles del los barrios marginados chiitas de Bagdad distribuyendo alimentos.

Su nombre tiene una clara resonancia poderosa - el distrito chiita de Bagdad conocido como "Ciudad Saddam" fue rebautizada "Ciudad Sadr".

Organización

En junio de 2003 organizó un grupo de milicianos, el Ejército Mehdi, desafiando así el control de armas impuesto por las fuerzas de la coalición, y logrando la alianza de las autoridades religiosas chiítas de la ciudad sagrada de Najaf.

También anunció el establecimiento de un gobierno rival al Consejo de Gobierno Iraquí designado por EE.UU., aunque la medida no fructificó.

Moqtada Sadr también estableció un periódico semanal, al-Hawza.

Las autoridades interinas anunciaron una prohibición de 60 días del periódico en marzo de 2004, acusándolo de fomentar la violencia antiestadounidense.

Al joven clérigo se le conoce por dar discursos enardecidos en los que exhorta a la aplicación de la ley islámica, al tiempo que despierta el orgullo nacional iraquí.

A diferencia de otros clérigos más moderados como el gran ayatolá Ali Sistani, Moqtada Sadr hace un llamado a los líderes espirituales para que participen más activamente en el futuro político de Irak.

En abril de 2003, sólo dos días después de la caída de Bagdad, los simpatizantes de Sadr fueron acusados del asesinato del Abdul Majid Khoei, un dirigente chiita moderado que había trabajado desde el exilio con los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido.

Moqtada Sadr negó enérgicamente cualquier participación en el asesinato.

Sus seguidores también han tenido enfrentamientos con el ayatolá Sistani, quien ha empezado a ocupar una posición destacada en anticipación a la entrega de poder a manos iraquíes anunciada para el 30 de junio.

Entre otros hechos a destacar, Moqtada Sadr denunció el ataque de agosto 2003 contra la sede de la ONU en Bagdad.

Asimismo, el joven clérigo ha visitado en reiteradas veces la vecina Irán desde el derrocamiento de Saddam Hussein y se ha reunido con altos funcionarios en Teherán.




Envíe esta nota por e-mail

Búsqueda:  

Portada | Internacional | América Latina | Mundo USA | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©