Skip to main content
BBC Mundo / ECONOMÍA
Versión gráfica
Portada | Internacional | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Miércoles, 25 de enero de 2006 - 16:11 GMT

Davos: entre la felicidad y China

Tim Weber
Editor de Economía de la BBC, enviado a Davos

Foro Económico de Davos

El ascenso de China e India, las negociaciones comerciales estancadas y las preocupaciones acerca de los altos precios de la energía, encabezan la agenda del Foro Económico Mundial, que se inició este miércoles en Suiza.

Pero no son estos profundos temas de discusión los que hacen especial a Davos.

El Hotel Belvedere de esta ciudad suiza está en pleno ajetreo.

Cientos de personas con caras emocionadas se amontonan en un cuarto enorme, conversando incesantemente, formando pequeños núcleos aquí y allá, y constantemente moviéndose por el lugar.

La mayoría no se conocen entre sí, pero tienen algo en común: una credencial blanca del tamaño de una tarjeta de crédito.

Es lo que los ha hecho venir desde todo el mundo a este valle nevado y frío en las alturas de los Alpes suizos.

Esa credencial es su pasaporte al Foro Económico Mundial, y están determinados a usarla bien.

Establecer contactos es el deporte que todos practican aquí.

Si estás aquí, eres interesante

Foro de  Davos

Las tarjetas de presentación cambian de mano a alta velocidad; viejos amigos se abrazan; la gente camina con los ojos mirando a la altura del pecho, al nivel de las escarapelas que indican el nombre y afiliación de cada participante.

Es un grupo bastante diverso de gente, pero todos tienen ésto en común, dice uno de los participantes: "Lo bueno de Davos es esa presunción de que debes ser interesante, solo por estar aquí".

Por ejemplo, está Matthieu Ricard, entrenado en genética molecular y ahora codirector del monasterio budista Shechen en Nepal.

"Lo bueno de Davos es esa presunción de que debes ser interesante, solo por estar aquí"
Participante en el Foro Económico Mundial

Vestido de túnicas púrpura y naranja, está aquí para discutir qué hace feliz a la gente.

"Trabajamos tan duro en mejorarnos a nosotros mismos, pero nuestras condiciones externas contribuyen solo al 15% de nuestro bienestar", sostiene. "Quiero hablar acerca de que es lo que está detrás del resto de nuestra felicidad".

Y por supuesto, quiere establecer contactos también, con la esperanza de encontrar ayuda para las 16 clínicas que su monasterio opera en Nepal y Tibet, y para las escuelas en los empobrecidos distritos de las alturas del Himalaya.

Njabulo Ndebele es vice rector de la Universidad de Cape Town en Sudáfrica, y espera reunirse con directivos universitarios de todo el mundo.

Wang Jianmao es un profesor en la Escuela Internacional de Negocios China-Europa en Shanghai, y desea "promover a China, para asegurar que sea tratada como un miembro igual de la comunidad internacional".

Conversaciones de comercio

Panorámica de Davos.

Pero no todo son charlas.

Una vez más, el foro ha atraído a muchos de los más influyentes ministros de comercio en el mundo.

Cerca de 30 de ellos están ahí, y tal como ocurrió en años anteriores, están sosteniendo reuniones alternas al evento para trabajar en un marco que podría reactivar la ronda global de negociaciones comerciales.

El hecho de que lo hacen rodeados de los altos ejecutivos de las multinacionales más grandes del mundo, aumentará las sospechas de los críticos al régimen mundial de comercio.

¿Influencia indebida?

Buque de carga y empleado portuario chino

El grupo anti pobreza Actionaid acaba de difundir un informe para coincidir con el comienzo del Foro Mundial de Davos, en el que acusa a los cabilderos corporativos de tener una "influencia indebida sobre las actuales negociaciones comerciales globales".

Y en cierto modo, Davos es en verdad el sitio perfecto para cabildear, ya sea por una buena causa, o por su país.

India ha convertido a Davos en el foco de su nueva campaña "India en todas partes", con una enorme delegación de altos funcionarios gubernamentales y dirigentes empresariales.

Otros están apostando al poder del jazz.

El estado de Louisiana, Estados Unidos, está invitando a una fiesta llamada "Traigamos de vuelta a Nueva Orleans", esperando persuadir a los inversionistas a que regresen a esta región afectada por los huracanes.

Muchas de las personas a las que Louisiana debe persuadir, estarán entre los portadores de credenciales blancas en Davos.



Envíe esta nota por e-mail
NOTAS RELACIONADAS:
Claves: Foro Económico Mundial (24 01 06 |  Economía )
Un nuevo consenso (24 01 06 |  Economía )
Davos 2006: entre la atención y la ira (24 01 06 |  Economía )
Davos cierra con promesas (30 01 05 |  Economía )

VÍNCULOS
Foro Económico Mundial (en inglés)
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC



Búsqueda:  

Portada | Internacional | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©