Skip to main content
BBC Mundo / ECONOMÍA
Versión gráfica
Portada | Internacional | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
Lunes, 2 de enero de 2006 - 04:16 GMT

A EE.UU. le preocupa pugna por gas

Estados Unidos expresó este domingo su preocupación por la decisión de Rusia de interrumpir el suministro de gas a Ucrania debido a una pugna entre los dos países por los precios del recurso natural.

Mujer cocinando en Ucrania El departamento de Estado de Estados Unidos dijo que la decisión de Rusia, que calificó de abrupta, "crea inseguridad en el sector energético de la región y genera sospechas sobre el uso de la energía para ejercer presión política".

El portavoz estadounidense Sean McCormack, agregó que, "como le hemos dicho a Rusia y a Ucrania, apoyamos el paso hacia establecer precios del mercado energético pero creemos que tal cambio se debe hacer de una forma gradual y no intempestivamente ni unilateralmente".

Mientras, el presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, describió la disputa con Rusia como una lucha por la independencia de su país.

Según Yúschenko, Moscú quiere ejercer presión sobre su gobierno que busca alianzas con la Unión Europea y la OTAN.

Francia, Alemania, Italia y Austria advirtieron a Ucrania que sus relaciones sufrirán si se reduce el suministro de gas ruso a Europa central y occidental.

El grupo de cuatro países urgió a Rusia y Ucrania a lograr una solución que garantice el suministro de gas a Europa central y occidental.

Presión reducida

Víctor Yúschenko Moscú comenzó a reducir la presión en las tuberías que suministran gas a Ucrania este domingo tras el fracaso de las negociaciones con Kiev sobre el precio del recurso natural, pero una vez que se materializó la medida rusa, Polonia y Hungría reportaron un debilitamiento en el flujo de gas.

Hungría dijo que el suministro había decaído en 25% en la noche de este domingo.

No obstante, el vocero de la empresa rusa Gazprom, Sergei Kupranov, aseguró que los envíos de gas de Rusia al resto de Europa no se verían afectados.

Por su parte el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Boris Tarasyuk, dijo a la BBC que el recorte del suministro de gas podría desestabilizar la economía.

También cuestionó la legalidad del incremento de precios, afirmando que los contratos existentes con Gazprom eran válidos hasta 2009.

Pero negó que su país esté desviando el gas que corresponde a otros clientes europeos.

Rusia y el G8

La tensión mundial sobre el suministro de energía ocurre cuando Moscú asume por primera vez la presidencia del grupo G8 de países más industrializados.

Gasoducto en Ucrania Corresponsales dicen que el Kremlin va a utilizar su posición para reafirmar su poción de poder global.

Hay quienes aseguran además que el gobierno del presidente Vladimir Putin quiere probar a las grandes economías lo mucho que necesitan a Rusia y a sus grandes reservas de energía.

Para David Clark, ex consejero del gobierno de Tony Blair y presidente de la Fundación Rusa, el equilibrio del poder está cambiando y los nuevos mercados que se le abren a Rusia tales como el de China e India sólo benefician a Moscú.

"La demanda crece y las oferta disminuye y eso inevitablemente pone a Moscú en una posición cada vez más fuerte", dijo Clark y agregó, "la pregunta es cuál es la política apropiada para responder y eso es algo que el G8 tiene que sopesar".



Envíe esta nota por e-mail
NOTAS RELACIONADAS:
Disputa por gas afecta a Europa (01 01 06 |  Economía )
Rusia: renuncia asesor de Putin (27 12 05 |  Economía )
Putin insiste en oleoducto al Pacífico (21 11 05 |  Economía )
Lula en el Kremlin (18 10 05 |  América Latina )
La UE y Rusia, cada vez más cerca (04 10 05 |  Internacional )

VÍNCULOS
Gazprom
Presidencia de Rusia (en ruso)
Gobierno de Ucrania
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC



Búsqueda:  

Portada | Internacional | Ciencia y Tecnología | Cultura y Sociedad | Participe
^^ Arriba | Escríbanos | Ayuda | ©