La Capa de Hielo de Wilkins se había mantenido estable a lo largo del último siglo, pero comenzó a retroceder en la década de 1990.