OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 6 de febrero de 2009 - 12:34 GMT
El anhelo de los jóvenes iraníes
Margarita Rodríguez
Margarita Rodríguez
BBC Mundo

Tres palabras se repitieron cuando hablé con los herederos de la Revolución Islámica: economía, éxodo y aislamiento.

Dos fueron los anhelos que expresaron: más cambios y menos prohibiciones.

Y una fue la sensación que me transmitieron: decepción.

La mayoría de los 75 millones de iraníes son jóvenes. Muchos de ellos apenas gateaban y otros tantos ni siquiera habían nacido cuando ocurrió la revolución que, en 1979, transformó a su país.

Se trata de una tercera generación que parece no tener muchos motivos para celebrar, aunque sí para labrar una revolución con estilo propio.

Estudiantes de la Universidad de Teherán en una manifestación. Foto de archivo: AFP - 07/12/08


PRIMERO LA ECONOMÍA

"A los jóvenes no les gustan las condiciones actuales", me dijo una joven de 28 años que vive en la capital, Teherán, y a quien llamaré Sara porque me pidió que no la identificara.

Esmaeel Reza Dadashzadeh
Creo que los jóvenes iraníes quieren ser como los jóvenes de Europa, de Estados Unidos, pues gracias a internet saben mucho sobre la vida fuera de su país, quizás más que sus vecinos árabes
Esmaeel Reza Dadashzadeh

"Desgraciadamente, nuestros jóvenes no tienen ninguna esperanza en el futuro porque las decisiones tomadas por nuestro Presidente (Mahmoud Ahmadinejad) no benefician a la gente", indicó la joven que trabaja como traductora.

Meir Javedanfar, un joven iraní de 35 años que vive en Tel Aviv, Israel, me contó que a la juventud en general le preocupa las dificultades económicas que aquejan al país.

"Para ellos, la economía es la prioridad".

De acuerdo con el Banco Mundial, el desempleo y el alto índice inflacionario son dos de los principales problemas que enfrenta Irán.

Sin embargo, los nueve millones de pobres, según cifras de la entidad financiera, también son preocupantes.

"¿A dónde va el dinero?", se preguntó Meir cuando me habló sobre la pobreza en su país, cuarto productor mundial de petróleo y gas.

"El año pasado, el barril de petróleo llegó a US$143. ¿Dónde están esos ingresos?", me comentó con tono de indignación.

CEREBROS FUGADOS

Cuando Sara me explicó que las dificultades económicas las sienten los jóvenes todos los días, me esbozó un fenómeno que algunos autores denominan la diáspora iraní.

"Estos problemas causan que muchos jóvenes decidan marcharse a otros países. Yo conozco a muchos de ellos", señaló la joven.

Dos jovenes iraníes caminan en una calle de Teherán
Las jóvenes superan en número a los hombres en las universidades iraníes.

En 2006, el Fondo Monetario Internacional indicó que, entre 90 países, Irán tenía el registro más alto de fuga de cerebros.

De acuerdo con el ente multilateral, más de 150.000 de las mentes más brillantes de Irán se iban cada año.

¿Es este éxodo un resultado de la Revolución Islámica?, le pregunté a Naderé Farzamnia, profesora iraní de la Universidad Autónoma de Madrid.

"Claro. Es una consecuencia de esa falta de visión de futuro del propio gobierno iraní que contagia a la población", dijo la docente.

Según Farzamnia, los jóvenes que terminan sus estudios superiores saben que engrosarán la lista de desempleados.

"Saben que en Irán no tienen un futuro profesional. Es lógico que intenten escapar", indicó la catedrática.

BIEN EDUCADOS

El periodista iraní Ahmad Taheri le dijo a BBC Mundo que muchos jóvenes iraníes reciben invitaciones de distintas universidades extranjeras, especialmente de Canadá y Estados Unidos, para que continúen sus estudios.

"La mayoría de la juventud iraní ha estudiado, tiene más de una carrera, habla varios idiomas y ahora no ve futuro", señaló Taheri.

Meir Javedanfar
En nombre del Islam, los líderes iraníes han estado dañando al país. La gente quiere su religión, pero no a sus líderes religiosos
Meir Javedanfar

La educación es precisamente lo que varios analistas consideran como uno de los logros de la Revolución Islámica.

De acuerdo con el Banco Mundial, los indicadores educativos de Irán están entre los mejores de su región. La instancia financiera reconoce los beneficios de un programa educativo que inició el gobierno iraní hace 15 años.

La tasa de albafetización juvenil aumentó de 86% a 94%; se han extendido las oportunidades educativas a las regiones más pobres del país y se han reducido las disparidades relacionadas con el género en todos los niveles de la educación.

De hecho, según esta organización, las mujeres superan en número a los hombres en el ámbito universitario.

Pero, aunque muchas jóvenes iraníes ven esa estadística como un avance, consideran que en otros ámbitos son sujeto de imposiciones que reprimen sus libertades.

Desde que Ahmadinejad ganó las elecciones en 2005, los sectores más conservadores del país han presionado para que se imponga de manera más estricta el código de vestimenta islámico.

Las autoridades iraníes llevan a cabo campañas contra las mujeres que incumplen ese código obligatorio o que vistan al estilo occidental. Decenas han sido detenidas.

EMPUJANDO BARRERAS

Para Esmaeel Reza Dadashzadeh, presidente de la Asociación de Estudiantes Iraníes de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, sus compatriotas en Irán "se sienten un poco desorientados con respecto a su propia identidad".

La razón, me dijo el joven de 21 años, es "la red de redes".

Hinchas de la selección de fútbol de Irán
El sistema político iraní le prohíbe a las mujeres asistir a partidos de fútbol.

"Creo que los jóvenes iraníes quieren ser como los jóvenes de Europa, de Estados Unidos, pues gracias a internet saben mucho sobre la vida fuera de su país, quizás más que sus vecinos árabes".

"Quieren tratar de romper paradigmas, lo cual no sólo se ve en la forma como los chicos llevan el cabello (más largo), sino en la forma como se relacionan con las chicas", dijo el estudiante de Bioquímica.

Esmaeel, que viaja a su país con frecuencia, me contó que el rock punk es un estilo de música muy popular en los locales clandestinos iraníes.

Y ni hablar del rap, escuchado y entonado por muchos jóvenes, pero proscrito por las autoridades.

A puertas cerradas

Sin embargo, en comparación con los primeros años de la Revolución Islámica, Irán es ahora un país mucho más libre, me comentó Meir.

"Yo viví en Irán hasta 1987 y en aquella época podías meterte en un problema si te veían caminando agarrado de la mano con una muchacha. Ahora, no. He visto fotos de parejas que caminan libremente y nadie (la Guardia Civil) los molesta".

"Los iraníes que vivimos afuera estamos celosos por lo que está pasando ahora. La vida ha cambiado mucho para los jóvenes. Hay fiestas, música, alcohol, pero la mayoría de estas reuniones son de jóvenes de clase alta", señaló Meir.

Estudiantes de la Universidad de Teherán en una manifestación. Foto de archivo: 07/12/08
En diciembre, varios estudiantes salieron a las calles de Teherán para protestar contra las políticas del gobierno.

El dinero, explica, no sólo es clave para financiar las fiestas, sino para que, ante la llegada de algún funcionario, se pueda ofrecer algún soborno que permita continuar con la reunión a puertas cerradas.

Sin embargo, como hace 30 años, en Irán no está permitido ni besarse ni bailar en la calle.

En una nación que ha participado en tres mundiales de fútbol, a las jóvenes se les sigue prohibiendo asistir a partidos de balompié porque "los ayatolas" -me explicó Meir- "dicen que una mujer no puede ver los pies de un hombre desconocido".

"Ahmadinejad intentó cambiar eso, pero no lo dejaron", añadió el joven.

Y como ésas, son muchas las restricciones que datan de la Revolución de 1979 y que algunos sectores califican de fundamentalistas.

Surge así una especie de doble vida entre la población de Irán, cuya edad promedio es de 26 años.

CUESTIONANDO EL SISTEMA

Las imposiciones del Estado son las que han hecho, según analistas, que los jóvenes no se sientan identificados con la Revolución Islámica y que tengan como desafío luchar por tener más libertades. Por conseguir, como explica Farzamnia, que el régimen islámico se modere, no sólo internamente sino en su política exterior.

Jóvenes iraníes
El 70% de la población iraní es menor de 30 años.

"Yo sé bien que el Sha (el monarca derrocado por la Revolución Islámica) cometió muchos errores durante su mandato, pero ahora Ahmadinejad y el gobierno están repitiendo los mismos errores de otra manera", me dijo Sara desde Irán.

"Ellos quieren gobernar con sus ideas religiosas y me parece que eso es más extremismo", acotó.

Esmaeel, en Estados Unidos, fue contundente: "Mi opinión es que la religión y la política no deben mezclarse".

Para Meir, desde Tel Aviv, el fracaso del gobierno de la Revolución para entregar lo que le había prometido al pueblo iraní (justicia, igualdad), ha provocado que la gente tenga menos fe en sus líderes.

"En nombre del Islam, los líderes iraníes han estado dañando al país. La gente quiere su religión, pero no a sus líderes religiosos", indicó.

CONTRA EL AISLAMIENTO

Muchos jóvenes, ansiosos por ser parte del mundo globalizado, creen que uno de los frutos de la Revolución Islámica ha sido un país cada vez más aislado.

Sobre Irán pesan varias sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, debido a su negativa de suspender el programa de enriquecimiento de uranio, que según el gobierno tiene fines pacíficos.

"(Ahmadinejad) siempre está atacando a Israel y a Estados Unidos y la mayoría de los iraníes lo que quiere es tener mejores relaciones con todo el mundo", indicó Meir.

Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán
Ahmadinejad ha intentado acercarse a la juventud de su país por medio de su blog.

"La gente iraní no quiere luchar contra ningún país", me dijo Sara.

A sus 21 años, a Esmaeel le marcó el discurso de 2002 del entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en el que dijo que el "eje del mal" estaba conformado por Irak, Irán y Corea del Norte.

"Ese momento fue muy importante porque los jóvenes iraníes estaban tratando de cambiar y de hacer muchas cosas, pero cuando el presidente de la nación más poderosa del mundo dijo que Irán estaba en ese eje, fue como si les quitaran la energía para continuar".

Entonces ¿qué rescatan los iraníes de la revolución que en 1979 lideraron los jóvenes?

"En cada periodo de la historia la gente no puede tolerar la opresión y yo he aprendido de esta revolución que de nuevo se debe resistir a la autoridad", me señaló Sara.

Aunque quizás la juventud iraní está desarrollando una revolución con un estilo propio, Meir me dijo una frase clave:

"No digo que (los jóvenes de hoy) sean menos revolucionarios, lo que digo es que son más realistas".



NOTAS RELACIONADAS
Irán celebra revolución islámica
31 01 09 |  Internacional
Irán felicita a Obama
06 11 08 |  Internacional
Irán: resolución "no constructiva"
28 09 08 |  Internacional
Irán desafía a la ONU
15 09 08 |  Internacional
Irán: ni un paso atrás
23 07 08 |  Internacional
EE.UU. "planea oficina en Irán"
17 07 08 |  Internacional
Irán descarta conflicto armado
08 07 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen