OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 21 de enero de 2009 - 00:22 GMT
La gran expectativa de los latinos
Marcia Facundo
Marcia Facundo
BBC Mundo

María Ángeles Rivera, una nicaragüense que trabaja en la limpieza de oficinas en Miami, espera que las primeras medidas que tome Barack Obama después de juramentarse como presidente de Estados Unidos sean para mejorar la economía.

María Ángeles Rivera
Ya él lo sabe porque se lo dijimos en las elecciones (...) Esta economía está mal, muy mal
María Ángeles Rivera
Es que Rivera, una de los más de siete millones de hispanos que votaron por Obama en las elecciones presidenciales de noviembre, lo hizo motivada por el mensaje de cambio que el candidato demócrata alzó como bandera durante la campaña electoral.

Para millones de hispanos que residen en Estados Unidos ese cambio significa, realmente, una mejoría económica, ya que pertenecen a uno de los sectores de la población más sacudidos por la presente recesión. Decenas de miles han perdido sus empleos, otros tantos sus casas.

"Ya él lo sabe porque se lo dijimos en las elecciones", explica Rivera a BBC Mundo. "Esta economía está mal, muy mal".

Pero los latinos también desean mejor educación, mayor cobertura de los servicios de salud, más representación hispana en todas las esferas del gobierno, y una amplia reforma migratoria.

Latinos preocupados

El aumento del desempleo en EE.UU. ha castigado enormemente a los latinos. Según cifras del Departamento de Trabajo, 9,2% de los hispanos en la fuerza de trabajo no tienen empleo en la actualidad, lo que significa un incremento de 4,6% en sólo dos años.

Obama
Obama generó grandes expectativas dentro de la comunidad hispana.
Además, a pesar de que las estadísticas nacionales sobre ejecuciones de casas no aportan cifras según el grupo étnico, existe suficiente evidencia de que los hispanos constituyen uno de los sectores de la sociedad estadounidense más afectados por la crisis en el mercado hipotecario.

Eso se debe a la gran concentración de personas de origen hispano en áreas donde se construyeron y se vendieron mayor número de viviendas durante el llamado "boom" de bienes raíces que llegó a su punto más alto a principios de 2005, como ocurrió en el sur de California, y los estados de Nevada y la Florida.

"Muchos latinos están preocupados por sus casas, por las ejecuciones y también están preocupados por el desempleo, pues se les está dificultando encontrar trabajo", dijo a BBC Mundo Mark Hugo López, director asociado del Pew Hispanic Center, con sede en Washington.

Un nuevo estudio del centro revela que 57% de los latinos entrevistados dijeron que la economía es "extremadamente importante" para el nuevo gobierno de Obama.

Aún así, según el informe del Pew Hispanic Center, divulgado este jueves, los hispanos se sienten optimistas sobre el papel que desempeñará el nuevo presidente y 72% piensa que el primer término de Obama será exitoso.

El enorme número de votantes hispanos que depositaron su confianza en el nuevo presidente demuestra que la propuesta demócrata de cambio generó grandes expectativas.

López señaló que al tope de estas expectativas figura una solución a la crisis económica y la posibilidad de encontrar trabajo.

El tema simbólico

Sin embargo, a juicio del periodista y presentador de televisión, Jorge Ramos, existe un tema "simbólico" para los hispanos, que es el de la reforma migratoria.

Jorge Ramos
Los latinos utilizan ese tema de la inmigración indocumentada como una especie de prueba para ver quién es su amigo y quién es su enemigo
Jorge Ramos
"No cabe la menor duda de que los temas más importantes para los latinos tienen que ver con trabajos, tienen que ver con educación, tienen que ver con salud. Encuesta tras encuesta lo confirman", dijo a BBC Mundo.

Sin embargo, destaca Ramos, la inmigración indocumentada "durante décadas se ha mantenido como una de las prioridades".

"Los latinos utilizan ese tema de la inmigración indocumentada como una especie de prueba para ver quién es su amigo y quién es su enemigo", agregó.

Ramos recordó que en una entrevista que le hizo al entonces candidato demócrata en mayo pasado, Obama le garantizó que durante el primer año de su gobierno iba a presentar al Congreso una nueva ley migratoria que legalizará a millones de indocumentados.

Presión política

Barack Obama en cena del instituto del bloque hispano en el Congreso
El voto hispano fue determinante en el triunfo de Obama.
Desde hace varias semanas, grupos que abogan por los derechos de los latinos en EE.UU. lanzaron reclamos para que la venidera administración atienda las necesidades de la comunidad.

Organizaciones cristianas y de defensa de los inmigrantes pidieron a Obama que impulse la reforma migratoria en su primer año de gobierno y que tan pronto ocupe la silla presidencial emita una orden ejecutiva que detenga las redadas y la deportación de indocumentados.

Así lo hizo la Coalición Nacional de Clérigos Latinos y Líderes Cristianos (CONLAMIC, por sus siglas en inglés), que en una carta enviada al presidente electo resalta la necesidad de una amplia reforma a las leyes de inmigración y el fin de las deportaciones.

Esta semana, la presidenta del Consejo Nacional de la Raza, (NCLR, por sus siglas en inglés), Janet Murgia, urgió al nuevo gobierno que "no deje fuera del plan de rescate a los propietarios de viviendas", a la vez que pidió que sean incluidos en el nuevo plan de salud los niños inmigrantes documentados y las mujeres embarazadas.

Los latinos también esperan lograr mayor poder político dentro de este período presidencial
Pero los latinos también esperan lograr mayor poder político en este período presidencial y que -además de los dos miembros de origen hispano que fueron designados en el gabinete, la congresista Hilda Solís, como secretaria de Trabajo, y el senador por Colorado Ken Salazar, como secretario de Interior- miembros de la comunidad también ocupen muchas de las posiciones intermedias en la administración.

La Asociación Nacional de Abogados Hispanos envió una carta al equipo de transición de Obama donde recomienda que muchos de los puestos en el sistema judicial federal del país sean ocupadas por abogados latinos. Sugiere además otorgar más empleos a los latinos dentro de la rama ejecutiva.

Y también se dejó entrever la posibilidad de que un hispano sea nominado a la Suprema Corte de Justicia.

De la misma forma en que el llamado "voto histórico" de los hispanos por Obama fue fundamental para su triunfo electoral en noviembre pasado, ahora es un efectivo factor de presión para el nuevo gobierno.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen