Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 31 de enero de 2007 - 19:18 GMT
La biotecnología y el nuevo maíz
Mariusa Reyes
Mariusa Reyes
BBC Mundo, México

Perfil de ADN visto a través de la luz ultravioleta
La investigación genética ha servido par desarrollar nuevas variedades de maíz.

"Si el ser humano está hecho de maíz, según la creencia ancestral, entonces nadie puede adueñarse de eso, porque sería como querer ser dueño del propio espíritu indígena".

Esta afirmación del académico Salvador Reyes Equiguas, estudioso de la cultura prehispánica del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), resume una de las dos caras del debate sobre la biotecnología agraria, y más concretamente, sobre el maíz transgénico.

La otra cara se refleja en los señalamientos que hacen industriales y empresarios sobre la necesidad imperiosa, según dicen, de adoptar las nuevas tecnologías para la producción de maíz.

"El mercado mexicano no produce suficiente grano", dijo en una conferencia de prensa reciente Eugenio Carrión, de ANTAD, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicios y Departamentales, que incluye cadenas de supermercados.

"Tenemos que solucionar el problema de escasez de maíz con medidas estructurales. Hay que introducir los mejores granos y aumentar la producción".

El genoma del maíz

Plantas de maíz
En México, los cultivos transgénicos no han llegado a la etapa comercial.

El debate no es sencillo. Como en todo el mundo, la biotecnología agrícola en México también tiene seguidores y detractores.

"El debate es entre aquellos que piensan que si introducimos los transgénicos vamos a resolver la crisis productiva, porque se les atribuye una capacidad genética de resistir las plagas, las sequías, los fertilizantes, y de tener un nivel de productividad más alto. Y en el otro extremo, están aquellos que defienden lo secular y las variedades más antiguas del grano", le explicó a BBC Mundo Roberto Escalante, director de la facultad de Economía de la UNAM.

A propósito de la crisis que de principios de 2007 en los precios del maíz, quienes promueven y defienden la introducción en México de variedades distintas de maíz transgénico le dieron un nuevo impulso al tema, haciendo llamados al gobierno para que de una vez por todas permita la experimentación con estos granos, con miras a su producción y comercialización masiva.

"La productividad no viene sola, viene a partir de la adopción de tecnologías más avanzadas. En México, por ejemplo, hemos estado posponiendo las decisiones respecto al uso de la biotecnología moderna para el principal cultivo de nuestro país, que es el maíz", señaló a la prensa José Luis Solleiro, director de Agrobio, una asociación que representa a la industria relacionada con la biotecnología agrícola.

A Solleiro le parece paradójico que aún en su país no se pueda aplicar esta tecnología. Fue precisamente en México donde a finales de 2006 el Centro de Investigación y Estudios Avanzados dio a conocer un hallazgo científico importante: el haber despejado el genoma del maíz.

"En México no vamos a poder utilizar esa información si no hay una toma de decisiones adecuada respecto a lograr el mejoramiento de los maíces mexicanos a partir de ese conocimiento científico", comentó Solleiro.

"Debe darse el siguiente paso, que es probar estas nuevas tecnologías siguiendo los lineamientos de la Ley de Bioseguridad. Una vez que tengamos evidencia de que son la solución, entonces debemos dar el próximo paso e ir a la etapa comercial. Sin tecnologías avanzadas, el objetivo de productividad no se puede lograr".

¿Contaminación transgénica?

Laboratorio de biotecnología
Las nuevas variedades tienen algunas ventajas, pero sus detractores también las señalan como contaminantes.

Uno de los puntos más álgidos en la discusión sobre los transgénicos es precisamente si estos realmente representan una solución deseable.

Aún no están cien por ciento comprobados sus supuestos beneficios, y quienes se oponen radicalmente a su utilización, como la organización ambientalista Greenpeace, dicen que "la industria biotecnológica hasta el momento sólo ha conseguido comercializar cultivos transgénicos con apenas dos características agronómicas: tolerancia a herbicidas y resistencia a insectos".

En su informe del año 2006 que acaba de publicar, Greenpeace señala que durante ese año hubo en México dos intentos de sembrar variedades de maíz transgénico en campo abierto en estados como Sinaloa, Sonora y Tamaulipas.

Al final, y debido a la fuerte presión de productores campesinos, científicos y organizaciones ambientalistas no gubernamentales, se logró detener esos intentos y la secretaría de Agricultura no autorizó la siembra de maíz genéticamente modificado.

En su informe Greenpeace advierte además sobre la contaminación transgénica que podrían haber sufrido ya cientos de variedades del maíz nativo mexicano.

"Este acervo genético sigue amenazado por el maíz transgénico que ingresa al país en las importaciones anuales que se hacen desde Estados Unidos de este grano", dice la organización ambientalista.

Híbridos locales

En centros de investigación y universidades del país donde se llevan a cabo experimentos biotecnológicos, se resaltan las virtudes de los granos modificados genéticamente.

Investigadores de la facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM, informaron hace unos días que lograron desarrollar ocho híbridos de maíz blanco y seis variedades sintéticas de maíz amarillo, con rendimientos superiores hasta en un 30% a los que existen en el mercado.

La académica que encabeza el grupo, Margarita Tadeo Robledo, dijo que en 2006 se sembraron 40 localidades del estado de México con estas variedades de maíz, y que en algunas se obtuvieron rendimientos de nueve a diez toneladas por hectárea, cuando con otras variedades se llega a cosechar, por lo general, entre dos y cinco toneladas.

En México hemos estado posponiendo las decisiones respecto al uso de la biotecnología moderna para el principal cultivo de nuestro país, que es el maíz
José Luis Solleiro, director de Agrobio

Tadeo Roble aseguró que estas variedades de maíz no afectan a las criollas. En una nota de prensa se dice al respecto que "otra ventaja de los PUMA (como se ha bautizado a esta variedad del grano) es que pueden estar al lado de los criollos sin ningún problema, si bien hay intercambio de genes a través de la polinización cruzada".

Sin duda alguna, el tema del maíz transgénico es polémico. Los campesinos mexicanos saben bien de qué se trata la biotecnología agraria y los efectos que puede tener para su actividad la introducción de semillas genéticamente manipuladas.

En este fragmento de una canción se refleja la visión que muchos campesinos mexicanos tienen sobre este debate.

"Dos padres puros generan un ser híbrido, lleva en su herencia ese híbrido vigor, pero los hijos de éste ya no heredan, se descomponen y entonces sale peor.

Así sucede con el maíz transgénico, que los gabachos nos venden alterados, con la bacteria bacillus thuringiensis, dizque es mejor pero no lo han demostrado".

NOTAS RELACIONADAS
Yerbabuena para "aliviar" pobreza
24 10 06 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen