Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 27 de noviembre de 2006 - 14:48 GMT
Consumismo arrollador
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Feria de automóviles en Caracas.
Los carros son unos de los artículos más visibles de la bonanza económica.

La venta de autos explica desde el caos del tránsito hasta la evolución económica venezolana.

"Hay mucho carro nuevo" suele ser la explicación favorita que se le da a los embotellamientos de tráfico en Caracas.

Según datos de la Cámara Automotriz de Venezuela, este año las ventas de autos se han duplicado y esperan cerrar el 2006 con más de 300.000 unidades vendidas.

Es el dato preferido de todos para ilustrar la bonanza que vive la economía venezolana.

Algunos para expresar satisfacción porque "las cosas van bien", otros para alertar sobre el "inconveniente" frenesí consumista que vive la sociedad venezolana.

Los carros son la parte mas visible -y molesta- del boom económico venezolano. Pero todo -desde teléfonos celulares hasta electrodomésticos, inmuebles, hasta paquetes de turismo- todo está en gran demanda.

Es un comportamiento que viene registrando la economía venezolana desde 2003 cuando empezó a recuperarse de los efectos del paro que vivió el país de diciembre de 2002 a febrero de 2003.

Ilusión de armonía

El ministro de Finanzas, Nelson Merentes, aseguró la semana pasada que la economía venezolana debía cerrar con un crecimiento del 8% este año.

Esa recuperación ha sido posible en gran medida por los crecientes ingresos petroleros y, como consecuencia, "hay plata en la calle", es decir, una gran liquidez.

"Esos altos ingresos fiscales le están permitiendo al gobierno tener una política fiscal muy expansiva, es decir, un presupuesto muy alto (...) el más alto desde 1974", aseguró a BBC Mundo José Manuel Puente, economista del Instituto de Estudios Superiores de Administración de Caracas.

"Yo creo que la sociedad venezolana está viviendo una ilusión de armonía -que se manifiesta claramente en altos patrones de consumo- pero no necesariamente bienestar ni estabilidad en el mediano y largo plazo".

Ebriedad consumista

Muchos advierten que esa ilusión ya se vivió en los años '70 y '80, cuando también se registraron altos precios del petróleo.

Feria de automóviles en Caracas.
A muchos, la actual bonanza económica venezolana les recuerda la de los años 70.

"Estamos en una ebriedad consumista en el país y que se parece mucho a la de los años '70 de la Gran Venezuela. Estamos en una reedición 'revolucionaria', entre comillas porque no hay un proceso de transformación real en el país", le dijo a BBC Mundo el sociólogo Tulio Hernández.

Como entonces, el país estaría perdiendo recursos y la oportunidad de dar bases sólidas a la economía lo que se evidenciaría en que el alza en que la demanda se está cubriendo con importaciones y no fomentando la producción nacional.

Según datos de la Comisión de Administración de Divisas, Cadivi, la oficina que administra el control de cambios que rige desde hace tres años, en lo que va de 2006 fueron aprobados US$16.872 millones para importaciones, un tercio más que lo aprobado el año anterior.

Por cierto que de ese monto la mayor parte, US$2.136 millones, fueron las importaciones de autos que cubrieron más de la mitad de la demanda.

Pobreza reducida

No obstante, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela, la pobreza se ha reducido del 55% en el 2003 a un 33,9% este año. Mientras que la pobreza extrema bajó del 25,1% al 10,6% en el mismo lapso.

El sueldo mínimo también ha aumentado hasta el equivalente de US$250,00, aunque hay que considerar que el sueldo mínimo está disponible para quienes están empleados formalmente. En Venezuela más de la mitad de la población activa trabaja en el sector informal.

Incluso los últimos aumentos de sueldo decretado por el gobierno han permitido una recuperación del poder adquisitivo real, ya que han estado por encima de la inflación.

Esa mejoría, aunque cuestionada por algunos analistas, es recogida en el último informe del Índice de Desarrollo Humano del Programa para el Desarrollo de Naciones Unidas, PNUD, en el que se refleja la tendencia a la reducción de la pobreza.

En los sectores populares la mayor disponibilidad de dinero efectivo les permite aumentar su consumo de alimentos de la canasta básica y se benefician de un programa de distribución de alimentos a bajos precios, muchos de ellos subsidiados.

El problema es que esa liquidez, excesiva según algunos, actúa como un "boomerang" pues presiona los precios. Lo que explicaría que la inflación sea la más alta de América Latina. Se estima que cerrará 2006 en un 15%, superando en tres puntos la meta oficial.

Ya el Ministerio de Finanzas dijo esperar que baje en el 2007 hasta llegar eventualmente a un dígito a finales de la década.

Algunos analistas creen que es posible porque no habrá la variable electoral. La tradición venezolana marca que cuando vienen elecciones el gobierno abre el grifo de recursos para apuntalar la sensación de bienestar.

ESCUCHE/VEA
BBC Mundo
Consumismo arrollador



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen