Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 7 de junio de 2005 - 09:50 GMT
Weblog desde la Triple Frontera

Max Seitz
BBC Mundo, enviado especial a la Triple Frontera

En la Triple Frontera, donde confluyen los límites de Brasil, Paraguay y Argentina, vive una de las comunidades árabes más pujantes de América Latina, que se dedica al comercio y al turismo.

Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, este grupo ha estado bajo sospecha.

Primero se lo acusó de albergar a células de grupos extremistas como Hizbolá, algo que no ha sido probado hasta el momento, y luego de presuntamente financiar actividades terroristas en el Medio Oriente.

Los árabes allí (unos 25.000) niegan todas las acusaciones y aseguran que han sido "estigmatizados" porque Estados Unidos codicia las riquezas de la zona.

Max Seitz, de la BBC, nos aporta una visión diferente de esa región por medio de su bitácora o "weblog".

Para enviar sus comentarios, haga clic en el texto "comente sobre este segmento", que se encuentra al final de cada entrada del diario.

Los comentarios de los lectores son reproducidos sin correcciones de ortografía o de sintaxis. La BBC cuida que no ofendan la dignidad de las personas y no sean difamatorios. Las opiniones vertidas por el autor y los lectores no necesariamente reflejan el punto de vista de la BBC.

DESDE LA TRIPLE FRONTERA
Miércoles 9 de marzo
He dejado para el final de este diario dos negocios: uno que tiene que ver con el comercio en sí y otro con difíciles negociaciones.

Empecemos por el segundo aspecto. Fui a visitar la Mezquita del Profeta Mohammed, un templo chiita situado en medio de Ciudad del Este, entre pequeñas tiendas y "shoppings", y que también ha estado en el centro de las acusaciones de terrorismo.

Me recibió su administrador, el libanés Mohamed Joussef. Le pregunté por el líder espiritual de esta congregación, el jeque Mounir Fadek, y me dijo que se encontraba en el Líbano desde hacía algunos años y volvía esporádicamente a la ciudad. "Se habla mal, se dice musulmán terrorista", lamentó en un español rudimentario y entrecortado.

Luego fui a ver a quienes, al mediodía, suelen interrumpir su actividad comercial para rezar en la mezquita. Me dejaron sacar fotos y esperé en el pasillo de salida para tratar de dialogar con algunos de ellos al término de su oración.

Pero las negociaciones para que hablaran fueron arduas. Algunos estaban irritados por las "falsas" denuncias contra los árabes en la Triple Frontera, otros insistían en que la prensa tergiversaba la información y algunos, al parecer, temían dar declaraciones.

Finalmente, después de explicarle a cada uno quién era, de dónde venía y cuál era mi intención (dar voz a la comunidad árabe) unos pocos aceptaron ser entrevistados.

Le pregunté, por ejemplo, al joven libanés Hassanein Meri si el hecho de que se vinculara a su congregación con supuestas actividades terroristas lo había afectado personalmente. "Casi nada porque acá todo el mundo nos conoce y sabe cómo somos", explicó.

Pasemos ahora al otro negocio. Hoy conocí a un hombre muy respetado aquí, Said Taijen, quien es secretario general de la Cámara de Comercio de Ciudad del Este.

Taijen me comentó: "La ciudad ha sufrido bastante por la ola de persecución en contra de ella, por motivos ajenos al carácter de los que vivimos acá. Disminuyó el volumen de ganancia, pero nos estamos adaptando porque amamos esta tierra".

Dicho sea de paso, yo también me he enamorado de los paraguayos, de su humildad y amabilidad resumidas en una expresión que repiten: "Sin problema".

Y con este comentario he anotado en mi diario mi última oferta. Cierro así el trato con ustedes, lectores, aunque acepto regateos...

Sus comentarios

"Max Seitz, sin problemas, pero... nos has dejado con las ganas, pensaba que seria un weblog de varias semanas y tus relatos son muy interesantes hasta para los paraguayos. Favor continua con tus vivencias y que la BBC extienda tu estadia por esa zona. Muy admirable tu trabajo". Jorge Martinez - Paraguay, 13:18 GMT, 10-03-2005

"Muchas gracias Mr. Max Seitz, lo espermos muy pronto". Ismael - Paraguay, 18:30 GMT, 10-03-2005

"Tu Weblog es una lección de tolerancia y perspectiva humanista, es la nueva alternativa mediática opuesta al fundamentalismo de Bush. Ojala Ciudad del Este saque su Weblog". Arturo Matos - Lima, Perú, 23:17 GMT, 10-03-2005

"Muchas gracias Max, espero que no sea esta la ultima vez que escribes acerca de la triple frontera y que nos permitas deleitarnos con mas de estas notas tan llenas de sentimiento". Anónimo - Algun lugar en EEUU, 00:24 GMT, 11-03-2005

"Es increíble que apenas me diera cuenta de que existe la Triple Frontera. Fue muy bueno leer sus experiencias allí y me hubiera gustado que pasara más tiempo en este WEBLOG. Sus palabras revelan que la tolerancia más bien dio paso a la comprensión de una de las culturas más mitificadas de nuestra época, por lo menos en el 'occidente' del mundo. Espero que siga escribiendo acerca de las realidades humanas con la misma sinceridad, 'sin ataduras o mitos'". Dinia - Costa Rica, 16:52 GMT, 11-03-2005

"Precisamente porque los paraguayos aceptamos 'sin problemas' la diversidad cultural, étnica y religiosa existe Ciudad del Este, que muchos incluso sentimos más brasilera que paraguaya pero que al fin de cuentas forma parte fundamental de nuestra economía... aún sin que la totalidad de los tributos que ahí se generan ingresen a nuestras arcas estatales". Lourdes - Paraguay, 13:45 GMT, 23-03-2005

"TE ESPERAMOS DE NUEVO POR CIUDAD DEL ESTE....." JUAN - CDE-PY, 22:15 GMT, 28-04-2005

Martes 8 de marzo

Les voy a contar algo que me llamó la atención: Ciudad del Este tiene un cónsul sirio a pesar de que la población de este origen es mínima. Entonces, ustedes se preguntarán -como lo hice yo- qué hace aquí un representante de Damasco.

Uno podría sacar conclusiones apresuradas si piensa en las acusaciones de que desde la Triple Frontera se financia el terrorismo y recuerda que Siria es señalada como una de las naciones que apoyan al grupo integrista libanés Hizbolá.

Le pedí al propio cónsul, Mijail Meskin, que me sacara de la duda. Él me aclaró que su cargo es honorario, que fue elegido por las pocas familias sirias de la zona y que su única función es certificar documentos.

Meskin, quien es cristiano ortodoxo y vive en Paraguay desde hace 35 años, aseguró que no hay ningún respaldo a Hizbolá desde Ciudad del Este:

"No tenemos conocimiento de alguna recolección de dinero para ese fin. A nosotros nos interesa proteger el futuro de nuestros hijos, que son paraguayos. Entonces, si sabemos de alguien que apoya al terrorismo, vamos a ser los primeros en entregarlo para que no perjudique al resto".

Mezkin y otros entrevistados insistieron en que no hay que confundir las remesas que las familias árabes de la zona envían a parientes en sus países de origen con el dinero destinado a grupos integristas.

Por ejemplo, el superintendente fiscal de la región, Juan Carlos Duarte, me dijo que no hay pruebas concretas de que haya financiamiento al terrorismo, si bien en los últimos dos años se enviaron desde casas de cambio de Ciudad del Este unos US$2.000 millones hacia cuentas en otras partes del mundo.

Causas y arrestos notorios como el del comerciante libanés Assad Barakat tuvieron que cambiar de carátula: de actividades terroristas a evasión de impuestos, aún cuando según información local no confirmada, a Barakat le habrían encontrado una carta de agradecimiento del líder de Hizbolá, Hassan Nasrallah, por sus aportes a los huérfanos del Líbano.

Pero Duarte admitió que todo ello esconde otra realidad en Paraguay: tanto la insuficiente legislación para determinados delitos como la imposibilidad logística de rastrear el destino de los fondos. Para esto último -explicó- se le ha pedido ayuda a Estados Unidos. Es decir, el país que ha levantado el dedo acusador y donde -según el propio superintendente- muchos envíos de dinero hacen escala antes de partir hacia el Medio Oriente.

Sus comentarios

"Esta historia me suguiere que los analistas de inteligencia en EEUU se dejan llevar por informacion de este tipo, y despues el pentagono pone a consideracion bombardear algun lugar relacionado". Anónimo - Algun lugar en EEUU, 03:32 GMT, 10-03-2005

Lunes 7 de marzo

Hoy fui a la escuela, quiero decir, visité el colegio libanés de Ciudad del Este, el centro educativo árabe más importante de la Triple Frontera. Allí estudian unos 280 alumnos de tres a 17 años. Me recibió el director, Amín Hussein, un doctor en filosofía y letras graduado en Madrid, que se expresaba con un leve acento castizo.

Les resumo lo que hablamos. La escuela abrió hace más de una década y se mantiene con aportes privados. La mayoría de los estudiantes son libaneses, hay unos pocos egipcios y sirios, y una decena de paraguayos. Muchos vienen en bus desde la ciudad brasileña de Foz do Iguaçu, donde viven con sus familias. La educación es trilingüe: español, árabe e inglés. Buena parte de los profesores son nacidos en Paraguay. Los demás llegaron del Líbano.

Hussein me llevó a recorrer varias aulas donde alumnos de primaria estaban tomando clases. Los pequeños me daban la bienvenida con una sonrisa tierna y ojos curiosos. Abundaban los velos entre las niñas y las profesoras. En los pizarrones se leían palabras árabes en tiza.

En una de las salas, Hussein le pidió a un pequeño que pasara al frente y recitara un poema para mí; me explicaron que estaba dedicado a la madre. Luego toda la clase me cantó el himno libanés, algunos tímidamente. A cambio me pidieron que les dijera unas palabras en inglés (¿la BBC es de allá, no?).

Conversé con el profesor de ciencia Roberto Sosa, paraguayo él, sobre la relación entre los inmigrantes árabes y la comunidad local. "Acá en Ciudad del Este convivimos con diversas culturas. Por eso, estamos acostumbrados a ver diferentes vestimentas y costumbres. Desde el punto de vista de la enseñanza, tratamos de que los chicos se integren a nuestra sociedad".

A la hora del recreo salí al patio como un niño más para charlar con "mis pares". Algunos querían saber cuál era mi nacionalidad, pero no esperaban que respondiera para regalarme galletitas. Les pregunté sus nombres. Abbas, Mohamed, Alí, me dijeron unos. Pero recuerdo especialmente a un pequeño que, haciendo esfuerzos por integrarme, se presentó como "Yusuf, que quiere decir José".

En mi evaluación final, coincidí con lo que me comentó la maestra de inglés y castellano Nathalia Teijen. Ella habló de sus alumnos como niños abiertos, vivaces y preguntones. Sí, fue increíble estar con ellos.

Sus comentarios

"Excelente los reportajes sobre la Triple Frontera, demuestran in situ la cosmovision de una sociedad que vive mas alla de religiones o estigmas, eso demuestra que la convivencia entre todos es posible". Cristian Bravo - Ecuador, 14:36 GMT, 08-03-2005

"Hola, soy de Ciudad del Este, y me encanta vivir en esta ciudad cosmopolita, aquí podes ver a árabes, chinos, europeos, hindúes, de todas partes del mundo, la imagen que el mundo tiene de nuestra ciudad es totalmente errada. Aquí estamos personas que nos gusta el trabajo, honestos, y familias espectaculares les invito a que nos visiten.... Dios les bendiga!!". Ramón Torres - Paraguay, 17:27 GMT, 08-03-2005

"me encanta cómo está escrito el blog, con tanto respeto y sensibilidad hacia una cultura tan particular que llega a ser casi indescriptible... casi...porque acá está perfectamente plasmada". mariana - uruguay, 13:05 GMT, 09-03-2005

"Muy bueno,como generalmente pasa con BBC, ojala esta clase de periodismo fuera la mayoria que circula pero siendo latinoamericano se que es una exepcion en mi pais BBC nos llega por cable solo en ingles.La diversidad de voces es muy saludable para cualquier democracia. SALUDOS AFECTUOSOS". eduardo burgues. - Uruguay, 06:07 GMT, 10-03-2005

Domingo 6 de marzo

Por la mañana partí de la ciudad brasileña de Foz do Iguaçu rumbo a la cercana Ciudad del Este, en Paraguay, donde los árabes de la Triple Frontera prefieren hacer negocios. Crucé los más de 500 metros del Puente de la Amistad que une ambos puntos, superando el ancho escollo del río Paraná.

Había policías en ambas cabeceras, pero nadie me pidió documentos. Era domingo, no se veía la correntada habitual de vehículos y comerciantes a pie arquéandose por encima del Paraná. Sin embargo, allí comenzó mi lección espontánea de la lengua híbrida y particular de la Triple Frontera, aquella que tiene su centro de gravitación en la mitad exacta del puente.

Dicen que del lado del Brasil el idioma oficial es el portugués y que del paraguayo lo es tanto el español como el guaraní. Sin embargo, las lenguas que más se escuchan en el medio son quizás el portuñol y el árabe, porque son las que agilizan los negocios.

Hablando de negocios, el ajetreo que no pude observar en el Puente de la Amistad lo vi parcialmente -por ser domingo- en la calle principal de Ciudad del Este. No había estado más de cinco minutos allí cuando un joven me preguntó: "¿Quiere comprar electrónico?".

Mientras trataba de entender el desorden de la ciudad "shopping", tomada por vendedores callejeros y grandes tiendas, con un caótico entramado de edificios pretenciosos y construcciones precarias, aprendí varias cosas.

¿Cómo se les dice a quienes experimentan una suerte de doble nacionalidad por vivir y trabajar aquí y allá? Fácil: "Brasiguayos". Tal vez en ningún otro sitio la frontera parezca tan arbitraria.

"Mesiteros" son los comerciantes con puestos improvisados que ofrecen desde relojes hasta computadoras.

A los agentes del contrabando "hormiga" se los llama "paseros"; todos los días cruzan el Puente de la Amistad con enormes bolsas llenas de mercadería.

Hay quienes dicen que en Ciudad del Este también hay "sinvergüencía" (sinvergüenzas) y venta de artículos "mau" (falsificados). Ya me han advertido sobre los "caballos locos", carteristas que luego de manotear el botín salen disparados como potros desbocados. Algo me ha quedado en claro hoy: en este sitio resulta difícil trazar una línea precisa, sea en el sentido que fuere.

Sus comentarios

"Interesantisimas todas las notas de Ciudad del Este. Yo vivo cerca y no he ido pero luego de leer espero visitarlo. Un saludo y escribe si andas por Uruguay. Daniel Fernandez". daniel - uruguay, 16:26 GMT, 07-03-2005

"Vivo cerca de Asuncion y como muchos brasileros voy a Ciudad del Este a comprar equipos electronicos. Esta gente es muy trabajadora. Abren sus negocios antes que salga el sol. Trabajan en función al control de la Receita Federal del Brasil. Hay también chinos, pero los arabes tienen mas negocios. Los pocos paraguayos con negocios se dedican al negocios del cigarrillo y las bebidas". Nicolás Pereyra - Paraguay, 17:06 GMT, 07-03-2005

"Gracias por compartir lo aprendido con nosotros. Debemos tomar con cuidado los comentarios sobre otras culturas y religiones que nos llegan de tantas fuentes de información. Esta nos baña de luz. Gracias". Juan Carlos - USA, 20:46 GMT, 07-03-2005

"Es impresionante esta mezcla de culturas de sabores y colores. La pregunta de este reportaje conserva toda su vigencia: donde termina y empieza lo español, guarani, arabe, ¿dónde?". Carlos David Vargas - México, 21:03 GMT, 21-03-2005

Sábado 5 de marzo

De lejos se veía imponente. Una cúpula de un blanco inmaculado, coronada por una media luna, sobresalía entre las edificaciones. Se parecía a un merengue resplandeciente bajo el sol del mediodía.

A los costados, dos altos minaretes. El jeque o imán de Foz do Iguaçu, Taleb Jomha, me había invitado a la mezquita para una de las oraciones y no desperdicié la oportunidad de visitarla.

Cerca de las 13:00, decenas de hombres de todas las edades se habían congregado en las escalinatas del templo, se daban la mano, se besaban; varios me saludaron cordialmente, a pesar de que era un completo desconocido.

Cuando en los altavoces comenzó a sonar el llamado a la oración, los fieles se apresuraron a entrar a la mezquita y se descalzaron antes de pisar el amplio círculo alfombrado del centro.

Podía sacar fotos, me dijeron, pero no usar flash para evitar distraerlos. Cuando me hacían este pedido, el jeque ya había empezado a hablar enérgicamente, en árabe, desde el púlpito ("mimbar").

No entendía una palabra de lo que decía, pero sonaba enojado. Después me contaron que se refería a los cuatro gobernantes que se sucedieron en el poder tras la muerte de Mahoma, los llamados "califas perfectos", insistiendo en que eran ejemplos por seguir.

Me quedé a un costado, cerca de la puerta principal, con los zapatos puestos (otra concesión que me hicieron). Algunos niños inquietos hablaban bajo, salían y volvían a entrar.

Luego el jeque dirigió la oración mirando hacia La Meca: versículos del Corán cantados, a los que los presentes respondían con un grave "amén".

En el punto culminante, todos estaban arrodillados con la frente apoyada en el suelo. Las mujeres se encontraban aparte, en un entrepiso de la mezquita.

Cuando el rezo finalizó y los fieles se despedían unos de otros, logré hablar con algunos de ellos: un sirio, un libanés y un brasileño. Los tres coincidieron en que, en Foz, podían vivir bien con su fe.

Ninguno mencionó las acusaciones que ya sabemos; yo tampoco les pregunté, no me parecía oportuno. En todo caso, daban la impresión de que aquello era un tema superado. Aunque quizás no para la absoluta mayoría.

Otro libanés con el que comencé a dialogar se incomodó cuando le pregunté su nombre y dijo no tener tiempo para seguir conversando. Sentí que trataba de evitarme, que estaba algo susceptible. Pero debo admitir que fue una excepción.

Sus comentarios

"ANTES QUE NADA UN SALUDO A TODOS. ESTE REPORTAJE, MEJOR DICHO LOS 3 REPORTAJES QUE HICIERON SOBRE ESTE LUGAR SITUADO ENTRE ESTOS PAISES, ES EXCELENTE. ESPERO QUE PUBLIQUEN OTROS REPORTAJES DE ESTE TIPO, PORQUE LA VERDAD ME LLAMA MUCHO LA ATENCION LA RELIGION ISLAMICA. UN SALUDO". Carlos David Pimentel T. - México, 01:24 GMT, 07-03-2005

"Hola a todos soy una musulmana convertida hace poco más de un año, me parece muy interesante que hagan este tipo de reportajes para que la gente se de cuenta que el Islam no predica el terrorismo, sino la tolerancia y, que algunas personasaprovechando la ignorancia de otras, la usan como escudo para ocultar sus intenciones de cometer actos terroristas. Que bueno que existe la tolerancia en esa zona, todos deberíamos aprender a convivir juntos, aunque tengamos diferentes creencias religiosas". Berenice Félix - México, 19:51 GMT, 10-03-2005

Viernes 4 de marzo

Dicho y hecho. El presidente del Centro Cultural Islámico de Foz do Iguaçu, Zaki Moussa, había prometido abrirme las puertas de su comunidad y eso fue lo que hizo. Fui a buscarlo a la agencia de turismo en la que trabaja, en una de las principales avenidas de la ciudad. De camino vi a algunas mujeres con velo, unas pocas, yendo de compras.

Cuando llegué a la agencia, Zaki, quien dejó el Líbano en la década de los 80, estaba atendiendo a un cliente árabe, hablando en esta lengua. Cuando me vio, no sé cómo me reconoció y sonrió.

Charlamos un rato, hizo unas llamadas que escuché pero no entendí y me invitó a su casa. Subimos a su Audi negro y partimos rumbo al noroeste de la ciudad, donde reside la mayoría de la comunidad en viviendas que no llaman demasiado la atención, con vigilancia en algunas esquinas. El noroeste es ideal por la conveniente cercanía de Paraguay. Conveniente para los negocios.

Durante el trayecto, Zaki me contó que todo lo que se ha dicho de la Triple Frontera ha afectado el comercio, la principal actividad de los árabes. También se ha hecho más difícil recaudar fondos para mantener, por ejemplo, las instituciones islámicas en Foz.

Estacionó su Audi y entramos en el edificio donde él vive. En el hall colgaba un retrato del recientemente asesinado ex primer ministro libanés Rafik Hariri. Varios pisos arriba nos recibió su mujer, vestida secularmente.

Habíamos conversado una media hora cuando de pronto entró un hombre vestido con una "jubba" (túnica) negra y un "lafah" (turbante) blanco. Saludó cordialmente y se presentó. Era el mismísimo jeque Taleb Jomha, el líder religioso de la comunidad, una figura supuestamente elusiva. Comprendí que Zaki lo había invitado en una de esas llamadas telefónicas realizadas en la agencia.

Me sorprendió la juventud del jeque: 37 años. Llegó del Líbano en 2000, convocado por los fieles de Foz. Se mostró muy abierto conmigo, no esquivó ningún tema. A las acusaciones de que desde la Triple Frontera se financia a grupos radicales como Hizbolá, Jomha respondió con la siguiente lógica: "¿Usted piensa que con lo que nos cuesta juntar fondos para nuestra propia comunidad alcanzaría para mandar dinero afuera?".

Sus comentarios

"La Triple Frontera creo que es un lugar en el que se puede nacer, vivir, comprar una casa, un auto, tener una familia, sin nunca haber firmado un papel o un registro. Se puede vivir sin una identificación . De todas formas no creo que exista alguna vinculación con el terrorismo. Seitz: por qué piensa usted que los emigrantes árabes prefieren radicarse en las fronteras? por el comercio?". Martín Viera Azpiroz - Uruguay, 17:41 GMT, 05-03-2005

"Me alegra el tema que está analizando, porque existe la tendencia; (ilògica e injusta); de ver en cada creyente del Islám a un terrorista con una bomba atada a la cintura, y listo para matar mujeres y niños. Le prometo que no me perderé los distintos segmentos de su reportaje. Gracias por su esfuerzo". Gerardo E. Dulzaides - U.S.A., 21:44 GMT, 05-03-2005

"Compatriota Martín, los inmigrantes arabes llegan a estas tierras por la misma razon que llegaron sus antepasados, seguramente inmigrantes europeos, buscando oportunidades y paz". Jose Slomovitz - Uruguay, 14:24 GMT, 09-03-2005

"Felicitaciones, este tipo de reportajes son los que necesitamos para liberar a los Musulmanes del estigma del terrorismo. Yo trabaje para un Musulman hace tiempo y creanme que tanto el como su familia son personas de gran aprecio para mi, el respeto entre otras es una cualidad completamente arraigada en esta cultura". Anonimo - Algun lugar en EEUU, 03:47 GMT, 10-03-2005

"ojala pudiera estar con los arabes alla para apoyarlos mas. aca en colombia tambien somos condenados por droga y guerrilla. comprendo a los arabes y se por lo que pasan animo y ala los proteja". yolanda moreno - colombia, 22:19 GMT, 24-03-2005

Jueves 3 de marzo

Salí de Londres un día oscuro, lluvioso, sufriendo de un terrible dolor de cabeza. Mi destino: la Triple Frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina. Mi misión: darle voz a la comunidad árabe establecida allí.

Si me hubiera guiado por lo que se dice de la región, seguramente me hubiese quedado en casa: que es un antro de narcos y lavadores de dinero, que es un "país" aparte donde el contrabando es moneda corriente, que aquí tienen cuenta grupos extremistas, que las triadas chinas actúan a sus anchas... ¡Uy!

Pero también hay quienes dicen que nada grave pasa en la Triple Frontera o que, si pasa, ocurre excepcionalmente o en tolerables dosis homeopáticas, o bien sucedió en el pasado.

No sé, esta visión en blanco y negro no me convence. Lo más probable es que la situación se presente -cuanto menos- en una gama de grises, como el clima de Londres. Por eso he partido, aunque con dolor de cabeza.

Unos 10.000 kilómetros más allá, más acá mejor dicho, experimenté algo de esos grises. En Sao Paulo me esperaba una fila de dos horas para pasar el control de inmigración. Brasileños por un lado, extranjeros por el otro. No importaba que yo fuese argentino, digo por eso del Mercado Común del Sur.

Transcurría el tiempo y estaba por perder mi conexión a Foz do Iguaçu, la ciudad más importante de la Triple Frontera. Cuando llegó mi turno, le pregunté al oficial de inmigración: "¿Y el Mercosur qué?". "¿O Mercosul?", exclamó sonriendo. Las fronteras son así, relativas.

Una pareja de argentinos, entre tanto, había logrado saltear la fila a cambio de servirle de traductor a una oficial que no podía calmar a un grupo de ingleses irritados por la espera. La señorita "debió" aceptar la retribución exigida por mis compatriotas y los condujo más adelante, todo con una sonrisa. Grises adentro, pensé, sol afuera.

Volviendo a los árabes en la Triple Frontera, el taxista brasileño que me llevó desde el aeropuerto de Foz hasta el hotel, curiosamente apodado "Bark" ("ladrido" en inglés), me comentó que la mayoría de ellos vive del lado de Brasil pero trabaja en Ciudad del Este, Paraguay.

Luego lo confirmé hablando con un líder árabe local, quien me atendió con mucha amabilidad y ofreció abrirme las puertas de su comunidad para apreciar su colorido.

Hace calor, hay mucha humedad. En Foz el suelo es de un rojo intenso, la vegetación verdísima y el cielo más que azul. Ya sin dolor de cabeza, en las pocas horas que he estado aquí me arriesgo a decir que esta realidad particular parece entenderse mejor en distintas tonalidades de colores; la gama de grises no alcanza.

Sus comentarios

"Es muy poco lo que aporta Max Seitz como para poder emitir un juicio al respecto. Sin embargo, en algo sí coincido con él: a los musulmanes en general, se los ha estigmatizado y ellos -los musulmanes-, tienen parte de culpa, por sus creencias y posiciones radicales". Miguel - Ecuador, 14:38 GMT, 04-03-2005

"Que bueno que por fin un medio serio como la BBC pueda mostrar la realidad de esa zona del mundo. Voy a seguir atentamente las vivencias del Sr. Seitz. Es hora de desmitificar ciertas cosas". alberto ibarra - Paraguay, 15:02 GMT, 04-03-2005

"El weblog sobre la "triple frontera" tiene una introduccion que despierta rapidamente el interes del lector. Primero por la necesidad de conocer lo que alli ocurre luego del 9/11, es un interes publico internacional. Segundo: porque resulta un lugar sumamente exotico, tiene un interes turistico, tanto desde el punto de vista ecologico como sociologico. Todo ello queda bien establecido por el periodista con un lenguaje vivo y sugestivo que rompe estereotipos". Gualterio Nunez Estrada - Sarasota, Fl.., 15:47 GMT, 04-03-2005

"me gustaría q' el periodista, recorra profundamente ciudad del E.,es una ciudad con mucho futuro en lo electronico si se legaliza". Augusto Riveros - Paraguay, 19:38 GMT, 04-03-2005

"Muy interesante y agradable la forma de redacción del amigo Max Seitz. Una vez que conozca la región y a su gente tendrá otro panorama, para cambiar el concepto tenebroso y la mala fama que expone antes de emprender su partida desde Londres. Cordiales Saludos". Ismael López - Paraguay, 19:50 GMT, 04-03-2005

"Hola! Me parece que la triple frontera es un lugar donde nosotros los musulmanes podemos demostrarle al mundo que podemos convivir de manera pacífica con cualquier otra comunidad y credo rligioso. A pesar de las constantes denuncias realizadas por gobiernos foráneos a los de la 3 frontera, en las cuales se habla de células infiltradas del grupo guerrillero libanés Hizb Allah y el grupo de resistencia Palestino Hammas, otras informacions van mas lejos y hablan incluso de células del grupo liderado por Osama bin Laden Al-Qaeda, lo cierto es que luego de al rededor de 4 décadas después de la llegada de este grupo étnico y religioso al lugar, las relaciones inter-religiosas e inter-raciales, han sido muy positivas, esto se puede comprobar con la influencia Arabe/musulmana que impera en el lugar, donde los habitants naturals del lugar goazan de muy buenas relaciones con los Arabes. Esperemos que a raíz de la mala propaganda que tratan de propagar algunos gobiernos en perjuicio de los Árabes y especialmente de los Árabes Musulmanes, la prosperidad del sector no se vea afectada. Saludos desde Panamá =)". ken Al-fayed - Panamá, 22:18 GMT, 04-03-2005

"No hemos de perseguir a todos los que provienen del medio oriente. Si tengan algo que ver con el terrorismo, se encontraran con el juicio propio. Es fundamentalmente incorrecto el distinguir a la gente de raiz distinta". Donald - EE.UU., 02:59 GMT, 05-03-2005

"Bienvenido Max a las Tres Fronteras! Yo vivo en Ciudad del Este desde hace 3 años. Es uno de los lugares más tranquilos. Hay mucha naturaleza, mucho sol, mucho verde. Y te cuento algo: algunos árabes están estudiando en Universidades del Paraguay. Como soy docente de la Universidad Catolica, ya pasaron por mi materia varios árabes (especialmente libaneses). Son gente muy intelingente y dedicada. Muy religiosos. Insto a las personas de todo el mundo a visitar las tres fronteras. Tenemos las Cataratas, Itaipu, Parques, Museos, las Misiones Jesuíticas, y mucha naturaleza. Saludos y Paz en todo el mundo. No olvidemos que vivimos en una aldea global llamado TIERRA". Antonio - Paraguay, 13:30 GMT, 05-03-2005

"Bueno creo que esto dela triple frontera en realida no es tal...... porque ???bueno yo fui a esta famosa triple frontera pero no vi ni arabes ni a terroristas lo que si hay es un contabando si asi se puede llamar, de toda clase de artefactos o ropas,pero no en brazil,ni en Argentina,porque todo se centra en el Paraguay ,que muchos taxistas en brazil te crusan y compran con vos despues tenes que regresar a pie y ellos te pasan lo que comprastes , o algo asi.....yo no cruse porque me dio un poco de miedo ir al Paraguay, pero si estuve en Brazil y Argentina y trato de recordarme si vi arabes y no , nada de eso quisas esten en Paraguay pero eso no quiere decir que pase en los tres paises". Jane - CANADA, 02:58 GMT, 06-03-2005

"Visite la triple frontera el verano pasado y me parecio un lugar extraordinario, pero Ciudad del Este un lugar extraño, vi muchos niños en las calles con esos ojos de desamparo que duele...de àrabes nada solo estigmatizar un grupo humano..." Hernan Salinas Figueroa - Chile, 19:52 GMT, 07-03-2005




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen