Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 18 de noviembre de 2005 - 16:11 GMT
"Más que rencor, sentimos rabia"

Marcelo Risi
BBC Mundo, Madrid

Eufemia, izq, y Juana Bargueño.
Eufemia (izq.) y Juana Bargueño cuentan su historia "para que no vuelva a pasar jamás".
Daniel Bargueño fue fusilado el 19 de octubre de 1936 en el pueblo de Recas, en la provincia de Toledo, a 50 kilómetros de Madrid.

Murió a manos de las tropas nacionales, comandadas por el general Francisco Franco, que después de su entrada en Toledo siguieron el camino hacia Madrid. Entraron al pueblo de Recas para apresar a siete de los que habían formado un comité en las elecciones de febrero de 1936, entre ellos Daniel Bargueño.

Dos de sus hijas, Juana y Eufemia Bargueño, tienen hoy 77 y 73 años respectivamente. Ellas también perdieron a su hermano Tiburcio, fusilado en Madrid en 1939, luego de tres años en prisión.

Otro hermano, Ramón "el Mermelada", pasó cinco años en el campo de concentración nazi de Mauthausen, Austria.

Recuerdo y miedo

Juana presenció cuando se llevaron a su padre de su casa y todavía hoy le cuesta hablar de ello. "Todavía tiene miedo de hablar", explica su hermana Eufemia.

Campo de concentración de Mauthausen.
Uno de los hermanos pasó cinco años en el campo de concentración de Mauthausen.
"Tengo miedo de que vuelvan", confiesa Juana.

"Les dijeron que corrieran, que quedaban en libertad, y según corrían, los fusilaban", recuerda.

"Hemos visto como los han echado a la fosa, mi padre fue el primero. Estaban amontonados, después de echarlos les dieron un tiro", añade.

"Los mataron y estuvieron varios días en la tierra, hasta que un labrador lo comentó en el ayuntamiento y los taparon, pero de manera muy somera, como un montículo, no hicieron una fosa grande", dice Eufemia.

El padre permaneció en la fosa común durante casi 70 años, hasta su exhumación, que empezó el 1 de mayo de 2003.

Reconciliación

"Más que rencor, sentimos rabia. Nosotros no pudimos disfrutar de nuestro padre ni nuestro padre de nosotros, eso es lo que sentimos", reflexiona Eufemia.

Según Juana, "con un poco de entendimiento, podría haber reconciliación para que los que vienen detrás de nosotros no vivan una cosa igual. Pero ellos, la derecha, no quieren".

Juana Bargueño
Con un poco de entendimiento, podría haber reconciliación para que los que vienen detrás de nosotros no vivan una cosa igual
"En nuestro barrio en Madrid hablamos con gente que es de nuestras ideas. Con los otros también, pero con un poco de cuidado", explica.

"Ellos quieren superarse y no reconocen lo que han hecho".

Hoy en día, en Recas se puede hablar libremente, aunque a veces se nota cierta reserva.

"Cuando, por ejemplo, vamos a misa y al final hay que darse la paz, hay una sensación rara entre muchos", dicen.

"En el pueblo han matado a mucha gente", explica Eufemia.

A pocos metros de la fosa de su padre, se encuentra una con los restos de otros siete fusilados, aunque hasta la fecha sus familiares no han solicitado que se exhumen.

20 de noviembre

Juana aclara que "no queremos revancha; pero los familiares de los franquistas muertos, al cabo de los años siguen respetando sólo a los suyos y quieren que nosotros dejemos a los nuestros en el campo".

Juana Bargueño
Franco fue tan criminal, hizo tantos crímenes, y yo tengo el llanto clavado de mi madre y no se me olvida jamás
Para Eufemia el 20 de noviembre, el aniversario de la muerte de Franco, no significa nada.

Según ella, "Franco fue tan criminal, hizo tantos crímenes, y yo tengo el llanto clavado de mi madre y no se me olvida jamás".

Admite que fue una vez a la Cruz de los caídos "y la pisé, como pisar a Franco, lo siento en el alma, pero lo hice".

Es una cruz de piedra de 150 metros de altura, mandada a construir por Franco, sobre una basílica en cuya cripta fue enterrado.

La Transición

"Se dio un paso adelante, eso sí", reconoce Eufemia, "pero echamos en falta más libertad, porque todavía hay gente que hablan mal de los republicanos, no nos sentimos totalmente libres".

"Lo que ha sufrido mi madre por la muerte de mi padre, lo que sufrimos nosotros, dejarnos sin nada, tener a mi madre apuntándola con un fusil, mi madre estaba embarazada cuando mataron a mi padre", recuerda Juana.

"Perdono pero no olvido, eso cuando yo muera".

Contra el olvido

"Olvidar es imposible, lo perdonamos porque fue una guerra civil, porque fue terrible para todos, pero eso no lo olvidaremos jamás", dice Eufemia.

Fotos de los familiares de Juana y Eufemia Bargueño.
Olvidar es imposible, lo perdonamos porque fue una guerra civil, porque fue terrible para todos, pero eso no lo olvidaremos jamás
"Ahora la gente joven no se lo cree, pero deben saberlo para que no se olvide, pero sin rencor".

"Mi mensaje es que no vuelva a suceder eso, que los jóvenes procuren saber nuestra historia y tener siempre presente lo que hubo, para que no vuelva a pasar jamás", dice Juana.

Eufemia cree que la reconciliación está pendiente. "Que si el padre de un chico fue de derechas y fue un criminal, y el otro fue de izquierda y lo mataron, pues que ellos no olviden eso, pero que ellos se unan, por el bien de sus hijos, para que esto no vuelva a suceder más".

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen