Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 22 de marzo de 2005 - 10:34 GMT
"La remesa ya no alcanza"

"Desde la dolarización la remesa ya no alcanza" Por Sara Flores, El Salvador De los tres hijos de doña Leonor, dos se han ido a Estados Unidos buscando una mejor forma de sustento. Jaime y Rosa partieron hace ya hace más de 12 años.

Doña Leonor tiene 75 años y vive sola en una casa compuesta por un dormitorio y un baño. Su hogar está en un pequeño terreno de La Laguna, pueblo del departamento de Chalatenango, en El Salvador.

En la zona donde habita hace mucho frío. Es área de montañas y de cultivos. A veces, Doña Leonor trabaja una pequeña porción de tierra donde siembra rábanos.

"Lo que saco, lo voy a vender y, por cada cosecha, hago al menos unos US$10", cuenta con voz cansada y agrega que "eso ya es una ayudita".

Doña Leo, como la llaman en el pueblo, cuenta que su hijo Jaime trabaja en una despensa que vende ropa al por mayor y le manda US$100 por mes.

"Antes, cuando me llegaba el dinero, podía ahorrar un poco", dice Doña Leo, "ahora, con la dolarización no me alcanza para nada".

En El Salvador, la dolarización (el cambio de la moneda local por el dólar) llegó en 2001. Desde entonces, el colón, moneda nacional, fue desapareciendo del panorama.

"Ahora me cobran una "cora" (cuarto de dólar) por las cosas que antes costaban un colón (doce centavos de dólar)", afirma la anciana y asegura que "eso es de lo que más se queja la gente acá".

Y es que en el pueblo, la mayoría vive de las remesas y han sentido un duro golpe con el cambio de moneda.

"A veces, compraba varias cosas y hasta podía ahorrar US$30 de lo que me mandaba Jaimito, pero ahora no se puede", expresa doña Leo con el seño fruncido.

Y agrega que en la actualidad, el dinero se le acaba muy rápido en medicinas y en el pago de servicios, y que tiene que ver cómo se las arregla para conseguir más.

El menor de los tres hijos de doña Leo es Jaime. Es el único que todavía no está casado y por eso se puede hacer cargo de su mamá enviado remesas.

"La Rosita no me manda porque ella no trabaja, se queda en la casa cuidando a sus hijos", comenta la anciana.

Sus hijos nunca han regresado a El Salvador desde que el día que decidieron emigrar. Todavía son ilegales, según cuenta la anciana, y eso dificulta el reencuentro.

"A la que sí le toca duro es a la Marisol", recuerda Doña Leo. Marisol es la única hija que vive en El Salvador y, cuya situación, le preocupa mucho.

"Ella trabaja en una ferretería pero gana muy poquito", asevera la mujer, "se mata demasiado para que al final no le alcance el dinero", dice.

Y es que Marisol tiene tres hijos y el esposo solo percibe un pequeño salario.

Ante esta situación, Jaime trata de mandar un poco de dinero para su hermana. "Está bueno que haga eso", dice convencida doña Leo, "si lo único malo es que yo me tengo que esperar un poco más por mi remesa y ahí tengo que ver cómo estiro los dólares".

"Lo que Jaimito quiere es comprarle a la Marisol una casa en Chalatenango para que ponga un negocio", apunta Doña Leo.

Por el momento, las aspiraciones de doña Leonor están concentradas en ahorrar poco a poco y poder comprase algunas gallinas.

"Lo costoso es tener dinero para hacer un pequeño corral", recapacita, "sólo en mano de obra y materiales es un montón lo que hay que gastar", asegura.

Doña Leo por fin se abriga un poco los hombros y la cabeza porque el viento golpea su piel un poco más de lo que ella está acostumbrada a soportar. Se dispone, entonces, a encerrarse en su casa y contar el tiempo que la separa de la próxima llamada telefónica desde Estados Unidos.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen