Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 24 de agosto de 2004 - 10:57 GMT
El Silbón, mal hijo por siempre maldito

Yolanda Valery
BBC Mundo

El Silbón (Ilustración: Oswaldo Dumont)
Se dice que carga los huesos de sus víctimas. O de su propio padre. (Ilustración: Oswaldo Dumont)

La noticia corría de boca en boca, como viento frío que barre la llanura: "Encuentran cadáver en Guanarito. La víctima, que respondía al nombre de Andrés de Jesús González, falleció en extrañas circunstancias. Al parecer el cadáver apareció completamente deshuesado. Testigos dijeron haber escuchado con silbido aterrador".

En los llanos del estado venezolano de Portuguesa hay luna llena y varios diablos andan sueltos. Algunos más ocupados que otros. De momento.

Así, por ejemplo, el hombre que le calienta la oreja a la mujer casada, y que no cree en "cuentos de camino", no atiende consejo.

Entretanto, un sonido característico anuncia en la distancia la visita de un espíritu atormentado; un joven que desencadenó el horror dentro de su propia familia y que anda buscando más tragedia.

Espanto ruidoso

Si una cosa podría decirse de El Silbón es que avisa.

Dice esta leyenda que El Silbón recorre los llanos con un silbido que estremece al más pintado. Confunde, pues cuando se escucha cerca es porque está lejos, y viceversa.

La señal confirmatoria de que el espíritu ronda el vecindario es un característico ruido de huesos que chocan unos con otros.

Se cree que los lleva en un saco, al hombro. Unos piensan que son los huesos de sus víctimas más recientes; otros, que pertenecen a su propio padre.

Para cuando se alcanza a oír el "crac-crac", sin embargo, tal vez es demasiado tarde.

Amores y engaños

Cuentan que hubo una vez un joven que descubrió que algo extraño estaba pasando entre su padre y su esposa.

Unos dicen que el viejo le pegó a la joven. Otros sostienen que la violó.

Expediente del espanto
Nombre: El Silbón
Su zona: los llanos venezolanos
Señas particulares: alto y delgado, lleva sombrero, un saco de huesos a cuestas y silba.
Sus motivos: la maldición que le echó su abuelo, por matar a su padre.
Lo que hace: mata y deshuesa a los mujeriegos y le chupa el ombligo a los borrachos
La "contra": ají picante, un látigo o un perro

"Lo hice porque es una regalada", fue la explicación que el viejo dio a su hijo.

La leyenda sigue con que el joven estalló en furia, y se enfrascó en una pelea a muerte con su padre.

De los dos, el padre llevó la peor parte. El joven le asestó un fuerte golpe en la cabeza con un palo, que lo tumbó en el suelo, donde el hijo se le abalanzó y lo ahorcó.

El abuelo del joven, que escuchó de la pelea, fue en busca de la víctima, a todos los efectos, su hijo. El abuelo juró castigar al joven, su propia carne y sangre, por el horrendo crimen que había cometido... contra su propia carne y sangre.

Poco tardó en encontrarlo. Entonces lo amarró y le propinó una andanada de latigazos con un "mandador de pescuezo", típico del llano.

"Eso no se le hace a su padre...Maldito eres, pa´ toa´ la vida", le decía.

Para completar la sanción, le frotó ají picante en las heridas y echó al perro para que lo persiguiera. Hasta el fin de los tiempos le muerde los talones.

Niño mimado

Hay otra versión sobre los orígenes de El Silbón, pero no es más "amable". Empieza con que El Silbón era un joven consentido, a quien un día se le antojó comer "asadura" de venado (el hígado, el corazón y el bofe del animal).

Para complacerlo, su padre fue de cacería. Pero la jornada estuvo mala. E iba a ponerse peor.

Como se tardaba, el joven salió a buscarlo. Cuando lo halló con las manos vacías, decidió matarlo y sacarle la "asadura".

El abuelo juró castigar al joven, su propia carne y sangre, por el horrendo crimen que había cometido... contra su propia carne y sangre.

El hijo entregó las entrañas a su madre para que se las cocinara. Como no se ablandaban, la señora sospechó y avisó al abuelo.

El látigo, el ají y el perro entran a escena igualmente en esta historia. Son las armas con las que el llanero se defiende de El Silbón, pues huye de ellas como de la peste.

Se cree que le succiona el ombligo a los borrachos. Y que para con los mujeriegos, no tiene piedad: que cuando tropieza con uno, lo vuelve pedacitos y le saca los huesos.

Otra tradición señala que El Silbón se presenta en las casas, de noche, a contar los huesos que lleva en el saco. Si nadie lo escucha, alguien de la familia muere al día siguiente.

En Colombia se conoce la leyenda de El Silbón y -en el departamento de Tolima- se cuenta la de El Silbador.

Se trata de un ave de color gris, de apariencia común y de silbido lúgubre, que dicen acompaña a las brujas y augura desgracias.




ESCUCHE/VEA
Cuentos de Espanto y Brinco: El Silbón
BBC Vía Libre 11.08.04



RESULTADOS
¿Cuál es su espanto favorito?
El Sombrerón
 8.70% 
La Llorona
 47.59% 
El Silbón
 16.64% 
El Familiar
 3.74% 
El Chupacabras
 23.33% 
7138 votos.
Resultados sin valor estadístico.


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen