Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 28 de junio de 2004 - 18:51 GMT
Irak: siguen los problemas

Paul Reynolds
Especialista en temas internacionales de la BBC

El inesperado adelanto del traspaso de poder en Irak le ha dado al nuevo gobierno interino iraquí y a la saliente Coalición un empuje propagandístico excepcional. Pero ante la evidencia de los problemas del país, es probable que esta ventaja sea breve.

Y la naturaleza apurada de la decisión es una indicación de que no todo va bien en Irak.

Si no, sería un momento de celebración y no de secretismo.

El gobierno interino llevaba un tiempo apurando al administrador estadounidense de Irak, Paul Bremer para que adelantase en la medida de lo posible la fecha del traspaso.

El nombramiento la semana pasada del grupo definitivo de ministros que conformarían el nuevo gobierno permitió este adelanto.

El ministro iraquí de Relaciones Exteriores, Hoshyar Zebari, anunció este lunes "estamos listos".

Algún listo se habrá dado cuenta de que la conjunción de la cumbre de la OTAN en Turquía con la fecha original del traspaso de poder en Irak, -el 30 de junio-, le daría la oportunidad a Estados Unidos y a Gran Bretaña de dominar las noticias de actualidad.

Estamos listos
Ministro de Exteriores iraquí, Zebari

El traspaso está dominando ahora la cumbre de la OTAN, y desviando la atención del trasfondo de divisiones que marcaron la reunión del G8 -hace tres semanas-, a pesar de la imagen de unidad que quisieron dar al público.

También le ha permitido a George Bush y al primer ministro británico, Tony Blair, presentar ante sus aliados el argumento en el que siempre se habían apoyado, aún cuando otras justificaciones para ir a la guerra habían fallado: el que decía que un día habría un autogobierno en Irak.

Ahora pueden decir que aquí está la evidencia.

Aún queda otro beneficio. La decisión repentina podría también interrumpir los planes que la insurgencia podría haber planeado para el 30 de junio. Como la seguridad es el problema más urgente al que se enfrenta el nuevo gobierno, esta ventaja les permite cuando menos empezar con una buena dosis de moral.

Pero los empujes propagandísticos no suelen durar mucho, a no ser que estén basados en pilares fundamentales. Y los pilares de Irak están tambaleándose.

Para empezar, este es sólo un gobierno interino, nombrado y con poderes limitados. No se convocarán elecciones hasta enero de 2005, e incluso entonces se tratará únicamente de un gobierno "de transición", que deberá redactar una constitución antes de la celebración de elecciones plenas a finales de ese mismo año.

Así que la legitimidad democrática está algo lejos y eso dificulta que el gobierno consiga el apoyo del pueblo.

Sin seguridad

Con más de 100 muertes de civiles a la semana, la capacidad del gobierno para imponer su voluntad en las calles es muy limitada.

Al final, el resultado depende de la capacidad de los iraquíes para salir y sobrevivir a esta fea etapa
Sir Jeremy Greentock

La cifra de sus propias fuerzas de seguridad -alrededor de los 200.000-, parece impresionante. Pero su rendimiento no lo es tanto.

Por eso tiene que depender de las tropas extranjeras, sobre todo estadounidenses, lo cual por otro lado alimenta la insurgencia.

Además, una repercusión de la violencia es el retraso de la reconstrucción. Mucho se ha hecho, pero mucho queda por hacer.

Una evidencia de esto es la falta de mejora del abastecimiento de electricidad.

Otros factores son el sabotaje y la amenaza a los trabajadores extranjeros. Mientras no se soluciones estas cuestiones, Irak no traerá buenas noticias ni suficientes puestos de trabajo.

Esperanzas de futuro

Al lado positivo del gobierno interino está la esperanza de que una vez que los iraquíes gobiernen su propio país, habrá un rechazo general a la violencia de la que ellos mismos son víctimas.

A esta idea se aferrarán ahora los estadounidenses y los británicos. Poco más les queda.

"Eventualmente, los iraquíes rechazarán la violencia sinrazón tan categóricamente que no podrá continuar. El final del periodo de ocupación es un paso importante, porque entonces la violencia se dirige hacia los iraquíes", dijo a la BBC Sir Jeremy Greenstock, ex representante británico ante la Autoridad de la Coalición.

"Y el nuevo gobierno iraquí claramente no es una marioneta de Estados Unidos. Al final, el resultado depende de la capacidad de los iraquíes para salir y sobrevivir a esta fea etapa".



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen