Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 18 de junio de 2004 - 18:56 GMT
Wimbledon y la clase media

Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Modelo y presentadora de televisión, Nell McAndrew, quien tomó parte en la iniciativa Ariel Tennis Ace, una campaña para encontrar potenciales campeones británicos.
Al parecer no son suficientes proyectos como el Ariel Tennis Ace para encontrar potenciales campeones británicos.

Un cuento de 22 palabras.

Wimbledon, lluvia, tenis, clase media, color blanco, fresas con crema, adoración y vituperación de Tim Henman, esperanza, decepción, campeón extranjero, más lluvia. Y ya está todo dicho.

Pero si lo dejo así, la BBC no me pagará el artículo. Tal vez ni me lo publique.

Me imagino a mi editor, Rolando Aniceto, diciendo: "No me vengas con cuentitos a lo Monterroso, yo quiero un artículo periodístico". De modo que escribiré otras 847 palabras.

Si se aburren, ya saben de quién es la culpa.

Wimbledon, la esencia de Wimbledon, es la clase media. Ya sabemos que sin clase media no habría deporte, y no hay deporte que más le convenga a la clase media que el tenis.

A ver cómo explicamos esto.

Fútbol y tenis

Es cierto que el rugby, el golf, el críquet y muchos otros deportes también son de clase media, pero ninguno tiene el alcance universal que ha logrado el de la raqueta.

El fútbol se extendió por el mundo como el deporte de las masas, practicado en las calles y los baldíos. El tenis, en cambio, se crió en los clubes de pago antes de alcanzar la difusión que tiene ahora. (Y los clubes privados siguen siendo viveros de jugadores.)

Público en Wimbledon
Ahora el público espera y exige el triunfo de sus compatriotas con un fervor cada vez más "popular" y futbolístico.

Durante mucho tiempo el tenis conservó los modales de su clase. Los jugadores, aún odiándose, se daban la mano, se deseaban suerte, se felicitaban. Y el público aplaudía las buenas jugadas de propios y extraños.

La evolución del tenis en deporte-espectáculo, acelerada por la televisión y el satélite, fracturó esa armonía: ahora el público espera y exige el triunfo de sus compatriotas con un fervor cada vez más "popular" y futbolístico.

De vez en cuando aplaude las jugadas del jugador "visitante" pero también aplaude sus errores, algo muy mal visto en los viejos tiempos.

En Wimbledon todavía se ven numerosas manifestaciones de los modales de antaño, aunque es difícil distinguir si esto se debe a que el público retiene el valor social del tenis, entendido como acto recreativo, antes que competitivo, o al hecho de que los jugadores locales no tengan muchas posibilidades de ganar.

Campeones extranjeros

Wimbledon no ha tenido campeones varones británicos desde 1936, cuando el gran Fred Perry ganó por última vez (tres en total), mientras que la última campeona, Virginia Wade, ganó en 1977.

Ninguna británica en actividad es suficientemente buena para ganar Wimbledon y el único varón que tiene juego de campeón potencial es Tim Henman, cuya fragilidad psíquica lo condena a no pasar de las semifinales.

Tim Henman
"Si Tim gana este año..."

(Si Tim gana este año diremos que el párrafo anterior exorcizó el maleficio que lo maniataba, así como antes conjuramos el hechizo que afligía a Gastón Gaudio.)

La clase media puede ser masoquista, de modo que los ingleses siempre preguntan a los campeones australianos y estadounidenses a qué atribuyen la aridez del tenis británico.

Por qué Tim Henman no puede ganar Wimbledon, le preguntaron el otro día a John McEnroe.

McEnroe, tres veces ganador de Wimbledon, ahora un respetado comentarista profesional, dijo que Henman era "un ejemplo clásico del tenis practicado por robots, sin pasión humana."

Henman tiene que "conectar" con el público, explicó el viejo campeón.

"Tim debe reaccionar ante el calor de su público, debe canalizar su energía, debe amar a la gente tanto como la gente lo ama a él, no debe tener miedo de su propio público", dijo un hombre que manipulaba a su antojo las pasiones de la multitud.

Casi todos los tenistas profesionales especulan con el apoyo popular en esta forma.

Las razones del misterio

La perspicacia de McEnroe le permite ver un contraste de lo más llamativo: el público británico del tenis es cada día más exigente, pero su pasión no llega a reflejarse en la aparición de jugadores con el espíritu combativo de estadounidenses y australianos, por ejemplo.

Este es uno de los grandes misterios del deporte moderno.

Wimbledon
"Algo siempre se rompe, en algún tramo del camino"

Algunos lo atribuyen al clima, que no favorece el juego al aire libre. Pero lo mismo puede decirse de Suecia y Alemania.

Otros denuncian la incompetencia de los dirigentes, que despilfarran las ganancias de Wimbledon, a pesar de que sus programas de fomento alcanzan a 50.000 niños de entre 4 y 10 años de edad.

Los dirigentes, a su vez, culpan a los clubes, alrededor de 2.000, que al parecer sólo se interesan en el aspecto social del tenis, descuidando la formación de jugadores.

Algo siempre se rompe, en algún tramo del camino.

Los entrenadores se lamentan porque pierden a sus alumnos en la adolescencia, distraídos por el despertar sexual y la pista de baile.

Pero los adolescentes británicos son tan frívolos o sexuados como los australianos, por ejemplo, que tienen tiempo para todo: novias, fiestas, tenis, entrenamiento, novias, fiestas.

Ambición frustrada

Se podría decir que el público británico de clase media, representado en sus jugadores, no es suficientemente ambicioso. Que pide y pide pero no da.

Si esto fuera cierto, a qué atribuir entonces que la misma clase media produzca jugadores de rugby de excepcional calidad técnica y una agresividad comparable a la de los australianos.

Creemos que la explicación tiene que ver con el sistema educativo británico, pero esto abre otro tema, tan vasto que no tiene cabida en este artículo.

¿Se aburrieron? Pues no me culpen a mí. Fue Rolando Aniceto.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



NOTAS RELACIONADAS
Gaudio ausente en Wimbledon
12 06 04  |  De todo un poco
El tenis como aventura solitaria
21 05 04  |  A fondo


EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen