Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 21 de mayo de 2004 - 16:47 GMT
El tenis como aventura solitaria

Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

De todos los deportes populares, el tenis es el que sugiere en forma más transparente la pugna original, el acto bélico más simple, el padre y la madre de todas las batallas: el enfrentamiento entre dos duelistas.

Grabado de duelo
El tenis nació como hijo putativo del lance de honor

Todos los deportes competitivos tienen connotaciones bélicas. En la antigüedad, los ejercicios físicos, las actividades que ahora conocemos como 'deportivas', formaban parte del entrenamiento militar.

Los héroes no se ejercitaban por placer, sino para salvar el pellejo. La pugna con un compañero, corriendo o luchando, hacía más llevadero y grato el esfuerzo.

El tenis nació como hijo putativo del lance de honor. Los rivales, en vez de matarse detrás del campanario a las cinco de la mañana, algo tan inconveniente, se retaban a un combate simbólico: el ganador con la pelota obtenía su satisfacción y el perdedor seguía con vida.

En el siglo XVI, los nobles ingleses y franceses practicaban esgrima por la mañana, con los dientes apretados porque sabían que era una cuestión de vida o muerte. Por la tarde, los más a la moda jugaban al tenis: lo hacían con una sonrisa, porque debían impresionar a las damas, pero sabían que se jugaban el honor, algo que para muchos era tan importante como la vida.

De modo que el tenis representa la domesticación del combate.

Frente a frente

Dos adversarios frente a frente, separados por 20 pasos, con una raqueta como arma y una pelota como proyectil. Yo disparo primero y después lo haces tú. Sólo uno de nosotros podrá salir vivo de esta cancha, porque en el tenis, como en la guerra, no hay empate.

Los cuatro mosqueteros
Los grandes héroes del tenis francés son conocidos como "los cuatro mosqueteros".

Por algo es que los grandes héroes históricos del tenis francés, René Lacoste, Henri Cochet, Jean Borotra y Jacques Brugnon, son conocidos como 'los cuatro mosqueteros'.

Los mosqueteros de la imagen popular son espadachines leales (de ellos sólo vemos las espadas, porque el mosquete nos parece un arma alevosa). Pues bien, esos mosqueteros arrebataron en 1927 la Copa Davis a los estadounidenses, como visitantes, y la defendieron exitosamente al año siguiente en el nuevo estadio de Roland Garros.

Y volvieron a ganarla en 1929. Fue la época de oro del tenis francés.

La idea de los 'cuatro mosqueteros' sugiere solidaridad y esfuerzo colectivo, pero en realidad el tenista es un animal solitario. ¿Quién recuerda a los vencedores de dobles? La categoría de dobles no es más que una concesión a la vida social de los tenistas.

Soledad del individuo

Duelo después del baile de máscaras, Jean-León Gérôme.
La verdadera soledad es la que se vive frente a un adversario dispuesto a todo para ponernos fuera de combate

El tenis es el deporte individual por excelencia. Hablamos de los deportes populares, claro, porque los cultores del ajedrez o del salto con garrocha también viven y mueren en soledad.

Para nosotros, la verdadera soledad es la que se vive frente a un adversario dispuesto a todo para ponernos fuera de combate. Nuestra soledad debe ser como la de Héctor ante Aquiles.

Nuestro colega Juan Carlos Pérez Salazar nos habla del miedo del arquero ante el penal inminente, pero esa es la aventura del más individualista de los integrantes de un colectivo. Su ansiedad, aunque considerable, no es nada en comparación con la angustia del duelista. O del tenista, que es la misma cosa.

La soledad del tenista es escalofriante. Además del desafío del rival, se siente defraudado por el umpire, traicionado por los jueces de línea y hostilizado por los espectadores. Hasta los chicos que le alcanzan las pelotas son enemigos potenciales.

Tenacidad y crueldad

Duelo del viejo oeste.
A nosotros nos parece un duelo como en las películas de vaqueros

Las máximas virtudes del solitario son la concentración, la tenacidad y la 'crueldad', en el sentido de eliminar sin piedad al adversario. Al más famoso de los 'mosqueteros', Lacoste, le llamaban 'el cocodrilo', justamente porque nunca soltaba su presa. (De allí vienen la marca de prendas deportivas y su símbolo clásico).

Repasen ustedes el catálogo de campeones del tenis y encontrarán una interminable galería de personajes poco comunicativos, 'diferentes', 'raros'.

Por cada animal social, del tipo Andre Agassi, "Guga" Kuerten o Ilie Nastase, se toparán con una manada de lobos esteparios, del tipo Pete Sampras, John McEnroe, Bjorn Borg, Jimmy Connors, Marcelo Ríos, Guillermo Vilas, Martina Hingis, Justine Henin-Hardenne, Jennifer Capriati, Ivan Lendl, Thomas Muster, Lleyton Hewitt, Tim Henman o Greg Rusedski.

Otro duelo

El tenis, una aventura solitaria.
El tenis, como el vicio de opinar, es una aventura solitaria

Dalia Ventura, editora de este artículo, cree que el tenis representa simbólicamente un duelo tradicional, con pistolas, al amanecer. A nosotros nos parece un duelo como en las películas de vaqueros.

Ella insiste porque reconoce en el tenis la nobleza y lealtad del duelo clásico.

Pero se nos ocurre que ella está pensando en el tenis de blanco de la época de los mosqueteros. El tenis no es ahora tan noble.

La editora y el autor se enfrentaron idealmente, como tenistas o como duelistas. Observando las fotografías que ilustran este artículo, ustedes sabrán quién ganó.


Escríbale a Raúl Fain Binda:

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen