Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 25 de mayo de 2005 - 08:44 GMT
La crème de la crème

Roland Garros ha sido el escenario de varios momentos mágicos. Estos son algunos de los preferidos por los expertos.

1926, final: Suzanne Lenglen vs Mary K. Browne

Suzanne Lenglen

Suzanne Rachel Flore Lenglen era considerada por muchos como la mejor jugadora de todos los tiempos y su victoria en el Abierto de Francia en 1926 coronó su gloria.

Escandalizó al mundo con sus vestidos que llegaban a la mitad de la pierna y siempre entretuvo a los espectadores, pero nunca tanto como cuando jugó contra la estadounidense Mary K. Browne en París.

El partido sigue siendo el más rápido de todos los jugados en una final de Grand Slam, pues Lenglen ganó 6-1 6-0 en 27 minutos.

Cuando consigió su segundo título francés sucesivo, el tenis de Lenglen era supremo, pero no le faltaba el tinte dramático: se deshizo en lágrimas después de sólo cuatro juegos y empezó a tomar brandy entre los sets hasta que recibió el aplauso de un público perplejo.


1935, final: Fred Perry vs el barón Gottfried von Cramm

Fred Perry

El mejor jugador británico de tenis de la historia solía presentarse como "el sinvergüenza que robó la Copa Davis de Francia".

Y volvió a hacer sufrir a los parisinos en 1935 pues su triunfo en el Abierto de Francia enfatizó el fin de una era en la que reinaron los Mosqueteros Lacoste, Cochet, Brugnon y Borotra.

De cierta forma, el triunfo llegó un año tarde, lo que no significa que no fue importante.

En 1934 una derrota en Roland Garros le impidió convertirse en el primer jugador del mundo en ganar los cuatro torneos del Grand Slam -lo que se remedió con su 6-3 3-6 6-1 6-3 sobre el barón Gottfried von Cramm 12 meses más tarde, cuando su nombre se grabó en los libros de la historia del tenis.

Perry fue declarado "master completo" por su excelencia en tanto en la arcilla como en el césped.


1956, final: Althea Gibson vs Angela Mortimer

Althea Gibson

El mundo del tenis no estaba muy preparado para asimilar el cambio sísmico en la cultura y actitud que trajo consigo Gibson, una niña rebelde de Harlem, Nueva York.

Fue la primera jugadora negra en competir en los torneos en las canchas de césped de Estados Unidos pero su momento decisivo llegó en el Roland Garros en 1956.

Varios benefactores, como los boxeadores Joe Louis y Sugar Ray Robinson, habían ayudado para pagar su pasaje a Europa y el agradecimiento de Gibson fue una victoria de 6-0 12-10 sobre la británica Angela Mortimer frente a un público francés hostil.

Gibson fue la primera atleta negra en ganar uno de los principales títulos del tenis individual.


1974: El rey y la reina de París

Chris Evert y Jimmy Connors

Unos "tortolitos" cautivaron a Wimbledon en 1974. Se trataba de Chris Evert y Jimmy Connors quienes no sólo ganaron el torneo sino que además estaban comprometidos.

Pero semanas antes una relación más significativa para el tenis se había forjado en el Abierto de Francia, cuando Evert, de 19 años de edad, y Bjorn Borg, de 18, fueron los campeones de los individuales en Roland Garros.

Estos cachorros glamorosos marcaron el comienzo de una nueva era.

Borg ganó la primera de sus seis coronas francesas -que siguen siendo un record e incluyen una esplendorosa racha de cuatro años (1978-1981)- tras recuperarse de haber perdido dos sets contra Manuel Ornates y superarlo.

Evert demolió a la rusa Olga Morozova 6-1 6-2 antes de asegurarse otras seis victorias en la arcilla parisina -un record que aún se mantiene en el tenis femenino.


1984, final: John McEnroe vs Ivan Lendl

John MaEnroe

Los críticos que sentían que John McEnroe era su peor enemigo se relamieron durante este partido.

McEnroe había encendido su camino por el torneo con insultos y discusiones, tirándole pelotas a los fotógrafos, alegando que estaba en una dieta de helados "Haagen-Dazs" y exigiendo que repararan la cancha en medio de los partidos.

Empezó brillantemente: le ganó dos sets a Lendl en la final. Pero luego se dejó dominar por su temperamento una vez más -o, en este caso, una vez de más.

Cuando estaban 1-1 en el tercer juego, McEnroe se enfureció porque alcanzaba a oir las instrucciones que le daba un director a su camarógrafo a través de los audífonos.

Lendl mantuvo el servicio y luego salvó tres break points en el decisivo tercer set mientras McEnroe reprendía a los fotógrafos.

McEnroe, quien sucumbió 5-7 en el quinto contra Lendl, nunca ganó un Abierto de Francia y nunca tuvo una mejor oportunidad que la de ese año.

Se unió así a la lista de los más grandes jugadores a los que se les escapó el Grand Slam.


1988: Steffi Graf vs Natasha Zvereva

Steffi Graf

Graf estaba en la cima de sus considerables poderes en 1988.

La victoria en Roland Garros era crucial para completar lo que se llegó a conocer como el Gland Slam "dorado": las copas de los cuatro mayores eventos de tenis decoradas con la medalla de oro de las Olimpiadas de Seúl.

Graf no quiso reconocer la enormidad de su logro pero fue evidente.

El partido contra la rusa Natasha Zvereva fue además memorable por el resultado: Graf ganó 6-0 6-0 en 34 minutos.

Daba vergüenza ajena, dijeron los que miraron el partido.

"Era peor estarlo jugando", dijo Zvereva. "Yo quería que me fuera bien pero Graf era tan formidable que después del primer set me puse a pensar en qué iba a cenar esa noche".


1989: Michael Chang

Michael Chang

Hijo de emigrantes taiwaneses, el estadounidense Michael Chang irrumpió en la escena mundial en Roland Garros.

Por pequeño y liviano, no se pensó que tenía mucho oportunidad de ganar.

Era el décimo quinto favorito sólo porque McEnroe y Thomas Muster se retiraron, pero se convirtió en el ganador más joven de un Grand Slam masculino individual a los 17 años y tres meses de edad, cuando derrotó a Boris Becker en Wimbledon en 1985.

Chang trabajó duro durante un total de 21 horas y 18 minutos para triunfar en la arcilla de París.

Derrotó a Stefan Edberg en la final, pero el momento decisivo se dio en su épica victoria sobre Lendl.

Chang iba perdiendo 2-0 contra el primer favorito pero batalló por un notable éxito de cinco sets.

Luchó contra calambres, permaneció de pie durante los descansos, masticó bananos, sirvió desde la cintura al inicio de un juego decisivo ante un Lendl consternado.

Luego, devolviendo saques desde el borde del área de servicio y no desde el fondo de la cancha, llevó al ex campeón a cometer una falta doble en un match point.

Chang progresó en cuatro horas y 39 minutos. Lendl quedó más malhumorado que de costumbre.


1995, tercera ronda: Jana Novotna vs Chanda Rubin

Chanda Rubin

Jana Novotna podría montar su propia competencia de partidos "atascados", pero éste -y no la famosa final de 1993 en Wimbledon contra Steffi Graf- ganaría.

En el partido de tercera ronda de Abierto de Francia de 1995, Novotna, una competidora genuina y decente, se enfrentó a la estadounidense Chanda Rubin.

Novotna dificultosamente estableció una ventaja de 6-7 (8-10) 6-4 5-0 en lo que ya era un partido intrigante. Con Rubin sirviendo a 0-5, la checa se aseguró tres match points a 0-40 cuando Rubin servía.

Novotna podría haber jugado todo el día y la noche sin lograr cerrar el partido.

Rubin salvó los match points, luego salvó otros seis hasta que emergió victoriosa con 8-6. Novotna gritaba de la angustia y derramaba lágrimas de desesperación.

Presenciarlo no fue muy agradable, dicen los que lo hicieron, pero de estar perdiendo 0-5 0-40, Rubin se recuperó espectacularmente.


1999: Andre Agassi

Andre Agassi

Andre Agassi y Steffi Graf se enamoraron en París en 1999 y sus carreras también se fusionaron en Roland Garros.

Agassi había sido derrotado por Andrés Gómez y Jim Courier en las finales de los Abiertos de Francia de 1990 y 1991 respectivamente.

Los comentaristas vaticinaban que nunca podría añadir el título francés a los que ya se había asegurado en Melbourne Park, Wimbledon y Flushing Meadows en los 90.

Iba perdiendo 1-6 2-6 y con quiebre de servicio en contra en el tercer set contra el ucraniano Andrei Medvedev en la final de 1999 y su carrera parecía haber llegado a su final.

Pero la desesperación de Agassi por completar el Grand Slam fue la chispa que inspiró un inesperado pero emocionante retorno.

Agassi hizo suyos los siguientes tres sets 6-4 6-3 6-4 y se convirtió en el quinto jugador de la historia en ganar los cuatro principales torneos.

Sus antecesores fueron Fred Perry y Roy Emerson, y, notablemente, Donald Budge y Rod Laver que lograron el verdadero Grand Slam: ganaron en una misma temporada los títulos individuales del Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos.

Lejos de realizar su amenaza de retirarse, Agassi se levantó de las cenizas y se aseguró el estatus de leyenda.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen