Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 24 de febrero de 2004 - 13:35 GMT
Entrevista con el director de "Balseros"

Florencia Ripani
BBC Mundo

A Carles Bosch, director de "Balseros", le "sonaba a chino", que su película fuera nominada a mejor documental para los premios Oscar.

Carles Bosh, gentileza Bausan Films
Bosh, el director del documental, pensaba al Oscar como algo lejano.

Pero lo que pensaba como descabellado se hizo realidad: la película es candidata a mejor documental, en los premios que entrega la Academia de Hollywood.

"Balseros" es una crónica de la aventura forzosa que emprende un grupo de cubanos para llegar a Estados Unidos: la construcción de balsas en La Habana, su periplo en el mar y la suerte que corrieron sus sueños migratorios, que no siempre resultaron como los imaginaban.

El proyecto, rodado a lo largo de 7 años y solventado por televisión catalana TV3 y la productora Bausan Films, incluye al cámara José Maria Domenech, como co-director, y a David Trueba, como guionista.

"Balseros" ya logró varios galardones, tanto en Cuba como en Estados Unidos, y las cadenas HBO y Arte compraron sus derechos de transmisión.

Desde Los Ángeles, donde se prepara para asistir a la ceremonia de entrega de los Oscar, Bosch habló con BBC Mundo, sobre "Balseros".


¿Qué historia cuenta "Balseros"?

La historia que cuenta se me escapó de las manos. Nosotros, en un principio, queríamos contar una historia muy concreta: una noticia que estaba dando la vuelta al mundo, de 30.000 cubanos que en agosto del 94 se lanzan al mar con balsas precarias con la intención de llegar a La Florida (Estados Unidos).

Luego, nos vimos siguiéndoles durante años y fuimos aprendiendo, sobre la marcha, lo que es ser emigrante, lo que es el alto precio que se paga para más o menos conseguir el sueño americano o el sueño europeo. Eso es lo que explica la película, el alto precio que implica emigrar.

¿Cómo surgió el proyecto y cuánto tiempo llevó realizarlo?

Imagen de
"Balseros" sigue la vida de emigrantes cubanos a lo largo de 7 años.

El proyecto surge en agosto del año 94. Yo estaba casualmente de vacaciones en República Dominicana en esa época. Y de repente, aparece esa noticia de las 30.000 personas que se van de Cuba y acabo en La Habana.

Me envían a José Maria Doménech, que es un cámara que valoro mucho, y ahí empezamos a hacer el trabajo televisivo.

A esas 30.000 personas las detienen en alta mar y los estadounidenses las llevan a la base naval de Guantánamo y los tienen ahí durante un año y medio.

De allí, surge un segundo reportaje y un tercero en el momento en que -un año y pico más tarde-, ponen sus pies en Estados Unidos y empiezan a caminar. Allí terminó nuestra vinculación con ellos como reporteros de televisión.

Cinco años más tarde, en 2000, decidimos recuperar todas aquellas imágenes antiguas e ir a que ver qué ha ocurrido con la vida de estas personas. Ahí empieza una labor teniendo en mente que eso va a ser una película documental.

A mí la primera vez que me hablaron de que podíamos estar nominados, me sonaba a chino. Los Oscar para mí, reportero de televisión, eran algo de otra galaxia (...). Ya hemos asumido que la nominación es una victoria. Lo que diré en aquel momento, (si "Balseros" gana el premio) será: gracias, gracias, gracias

¿Por qué le gustó la historia?

Esta historia no se elige de entrada porque nos guste o porque no nos guste, sino porque ocurre. El hecho de que nos animáramos a seguir es ya una elección personal.

Creo que (lo elegimos) porque en una ciudad como la nuestra, Barcelona, estamos acostumbrados a cruzarnos con emigrantes o a tener amigos emigrantes, pero nunca hemos tenido la oportunidad de saber quiénes eran ellos antes de convertirse en emigrantes.

Yo creo que eso es lo que más nos motivó: el saber que les habíamos conocido cuando eran unos cubanos que ni siquiera habían tomado la decisión de lanzarse al mar y que teníamos la oportunidad de ver qué era de ellos al cabo de unos años.

¿Qué significado tiene la nominación a mejor documental para los premios Oscar?

Imagen de
Muchos de los protagonistas, encuentran una realidad difícil en EE.UU.

A mí la primera vez que me hablaron de que podíamos estar nominados, me sonaba a chino. Los Oscar para mí, reportero de televisión, eran algo de otra galaxia.

El día que llegó el anuncio de la nominación fue un estallido de alegría. Ya hemos asumido que la nominación es una victoria.

¿Cuál será su reacción si "Balseros" gana el Oscar?

Algunos amigos me dicen que debería decir algo contra la guerra en Irak. En la televisión para donde trabajo, me dicen que tendría que hablar en catalán porque nunca se ha recogido un premio en catalán. Bueno, estoy notando un montón de presiones y yo lo que pienso es que lo que diré en aquel momento será: gracias, gracias, gracias.

Hace unos días se reunió con los protagonistas del documental. ¿Cómo fue el reencuentro y qué opinan ellos de la relevancia que logró la película?

Fue muy bonito para nosotros pero también lo fue para ellos. Ellos no se conocían antes de este encuentro, que realizamos gracias a los productores de la película.

Sólo sabían de sus historias a través de la película y cuando se han ido conociendo era como la reunión de una familia. Y el tercer día ya era un intercambio de consejos.

A la que le está yendo mal, todos le aconsejaban que deje la ciudad donde vive y le sugerían otro lugar para vivir. Había conversaciones puras de emigrantes: de cuánto pagan por hora, cómo conseguir la ciudadanía. Yo pienso que ha sido un balón de oxígeno para ellos.

El derecho internacional da amparo a la inmigración política pero no protege a quienes huyen de sus países por problemas económicos. ¿Fue su intención hacer una denuncia sobre este fenómeno en el documental?

Balseros
nos vimos siguiéndoles durante años y fuimos aprendiendo, sobre la marcha, lo que es ser emigrante, lo que es el alto precio que se paga para más o menos conseguir el sueño americano o el sueño europeo. Eso es lo que explica la película, el alto precio que implica emigrar

Había cosas que yo quería decir entre línea (...). Por ejemplo, el hecho de que Estados Unidos hubiera estado recibiendo como héroes a cubanos que secuestraban un avión o secuestraban un ferry, poniendo el peligro la vida de terceros, y que esta gente llegara a la Florida y fueran recibidos como héroes me parecía inaceptable.

Entonces, en el 94, Fidel Castro desafió a Estados Unidos a que recibiera a 30.000. Esa partida de ajedrez entre (el ex presidente estadounidense) Bill Clinton y Castro es el trasfondo de la crisis de los balseros.

Hay otras cosas que he querido denunciar, cuando he tenido la oportunidad de presentar la película.

Le pedí a Cuba que deje de tratar a esta gente como exiliados. Porque para un emigrante la vida será o no será fácil pero siempre tiene la tranquilidad de saber que si todo va mal, va a poder regresar a su casa.

Para los 30.000 balseros hay un valor añadido negativo, que es que no pueden regresar a Cuba. Lo que yo pedí es que a esa gente que se fue, se les trate como emigrantes económicos y no como exiliados.

¿Es esta nominación una reivindicación del rol de denuncia social del documental?

Simplemente, el exponer los hechos en un mundo que no está funcionando bien, ya se convierte en una denuncia.

Imagen de
"Balseros" habla de emigración económica más que de exilio político.

Esto que debería o podría ser un trabajo de las televisiones, desgraciadamente se está perdiendo por las presiones políticas o contra los directores de los medios públicos, por la comercialidad, por la competencia entre tantas cadenas.

Todo esto hace que una serie de temas que antes sí se tocaban en profundidad en las televisiones, ahora necesitemos llevarlos a la gran pantalla.

Creo que mi película va de muchas cosas. Aunque sean latinoamericanos luchando por abrirse camino en el primer mundo, en este caso Estados Unidos, yo creo que es una historia universal.

Estoy seguro de que dentro de 20 años nuestra película se podrá ver. Y quizás la esté mirando un japonés o un australiano joven, que no sabrá ni quién era Fidel Castro, ni qué era el exilio de Miami.

Lo verá -desgraciadamente-, como una historia actual, como una historia de millones y millones de personas que, en contra de su voluntad, en contra de lo que eran sus sueños cuando eran pequeños, de repente, se tienen que subir a un caballo salvaje -que es como yo creo que es la inmigración-, que te va a llevar por unos caminos extrañísimos.



ESCUCHE/VEA
Entrevista con el director de 'Balseros'
BBC Vía Libre 26.02.2004



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen