Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 25 de julio de 2003 - 17:13 GMT
Moncada: testimonios desde Cuba
Fernando Ravsberg
Fernando Ravsberg
BBC Mundo, La Habana

El asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba fue, hace 50 años, el inicio de la lucha armada contra la dictadura de Fulgencio Batista que finalizó el 1 de enero de 1959, con la fuga del dictador y el triunfo de la revolución.

Fulgencio Batista, ex presidente de Cuba.
Batista huyó de Cuba el 1 de enero de 1959.

El régimen de Batista era tan repudiado por la población que hoy, medio siglo después, todos los cubanos que entrevistamos -incluso algunos disidentes- afirman que el ataque fue necesario para cambiar la situación.

Conversamos con Ruth, una señora que vivía a siete cuadras del cuartel, con Luis Adrián, entonces un adolescente, que quedó deslumbrado con el asalto, y con Gustavo, un líder disidente que participó en el ataque.

Todos nos cuentan sus versiones de aquella acción de un grupo de jóvenes estudiantes disfrazados de militares y armados con pequeñas escopetas, la mayor parte de los cuales pagó con su vida la osadía.

"Nos asustamos mucho"

"Nosotros estábamos en los carnavales y regresamos de madrugada" nos cuenta Ruth Games y agrega que "oímos un tiroteo enorme y nos asustamos mucho pensamos que era un golpe de Estado".

Ruth Games.   Foto: Fernando Ravsberg.
Ahora es un cambio muy distinto, ahora se vive.

La casa de Ruth estaba cerca del cuartel: "vivíamos a siete cuadras, yo metí a mis tres hijos debajo de la cama" porque nadie sabía realmente qué era lo que estaba pasando, "teníamos mucho miedo".

Sin embargo, hoy cree que valió la pena: "claro que sí, esto ha dado un cambio, antes se vivía muy mal, aquello fue una dictadura muy dura", y nos cuenta la cantidad de jóvenes muertos que aparecían en Santiago.

"Ahora es un cambio muy distinto, ahora se vive" y afirma que si ella y sus hermanas "que vivimos aquel tiempo nos hubiera tocado vivir este tiempo seríamos todas profesionales y antes éramos analfabetas".

"Fidelista"

A Luis Betancourt, quien entonces era un joven de 16 años de la provincia de Santa Clara, el asalto al Cuartel Moncada le cambió la vida para siempre: "fue la atracción de algo nuevo, de un tipo que era diferente".

Luis Betancourt   Foto: Fernando Ravsberg.
Eso cambió no sólo la suerte de los cubanos sino del mundo completo.

Se enteró al día siguiente, por dos chóferes de autobuses interprovinciales que delante de él comentaron que "un loco vestido de militar intentó asaltar el cuartel" y el joven Luis sintió "que algo nuevo empezaba a suceder".

"Me pareció que Fidel Castro no podía ser un tipo normal, pero estaba de acuerdo con él porque todo lo demás era basura", nos dice este hombre que continúa siendo "fidelista".

"Me parece que éste sigue siendo el camino porque no nos han mostrado nada mejor", nos dice y afirma orgulloso que "eso cambió no sólo la suerte de los cubanos sino del mundo completo, estamos presentes hasta en las elecciones de los EE.UU."

"Fue un deber"

Gustavo Arcos es conocido por ser el líder más antiguo de la disidencia, sin embargo, la historia política de Arcos empezó mucho antes, porque él fue uno de los asaltantes del cuartel Moncada el 26 de julio de 1953.

De hecho Gustavo fue uno de los primeros en entrar en combate contra un sargento que sospechó y sacó su revolver, "yo no sé cuántos tiros le di, fueron dos o tres pero mortales todos", nos cuenta.

Gustavo Arcos   Foto: Fernando Ravsberg.
Para nosotros era un honor y un orgullo.

Enemigo hoy de Castro, le preguntamos si se arrepentía de haber participado en el asalto.

Su respuesta fue tajante: "de ninguna manera, para nosotros era un honor y un orgullo" y agrega que "era nuestro deber".

Sus ojos brillan cuando relata el ataque del que salió con un tiro en la espalda.

Afirma que fue un deber porque "el ejército había violado la Constitución que había costado tanto, la constitución del 40".

De asaltante a disidente

A mediados de los 60, siendo un joven de origen católico, rompió con una revolución que se tornó marxista.

Fidel Castro, presidente de Cuba.
Arcos se opone a su ex compañero de armas, Fidel Castro.

Luego Arcos formó uno de los primeros grupos disidentes que durante décadas se han opuesto a Fidel Castro.

Sin embargo, nada de lo que ha pasado después hizo que dejara de sentirse orgulloso de iniciar la lucha que acabó con la dictadura de Batista, tanto el asalto como la guerra.

"Lo considero estar cumpliendo con mi deber", dijo.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen