BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Especiales
Viernes, 04 de julio de 2003 - 14:44 GMT
Una Vuelta con recorrido

1903-1914: Pioneros y "asesinos" / 1919-1929: "convictos de la carretera" / 1930-1939: métodos de sobrevivencia / 1947-1956: después del conflicto / 1957-1966: Anquetil 5-0 Poulidor / 1967-1977: la fiesta del "Caníbal" / 1978-1984: de cinco en cinco / 1985-1990: oui, yes, sí / 1991-1995: el extraterrestre / 1996-2001: el dopaje y la resurrección

En total, 55 personas han compartido la gloria en las 89 ediciones del Tour de Francia. Hombres que han recorrido miles de kilómetros en la búsqueda del oro sagrado, en este caso, la camiseta amarilla que identifica al líder del pelotón.

Tour de Francia
El Tour comenzó a pedalear en 1903.
El Tour es pasión y emoción. Es la comunión de proezas inolvidables y logros heroicos. Es la lucha del hombre contra su propio sufrimiento, como lo definió su fundador, Henri Desgrange.

Desde sus primeros kilómetros, hasta convertirse en el tercer evento deportivo del mundo, por detrás de la Copa Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos. Una historia llena de secretos y anécdotas.



1903-1914: Pioneros y "asesinos"

Todo nació con una loca idea que reunió en 1903 a 60 ciclistas para recorrer 2.500 kilómetros durante 19 días.

Hubo seis etapas y no se establecieron períodos de descanso para los corredores, quienes estaban obligados a avanzar de noche para cumplir con el cronograma.

Aunque parezca descabellado, el Tour se creó sobre la idea de vender periódicos. Una caravana publicitaria inventada por el diario L´Auto para destruir a su principal rival del mercado, Le Velo. El francés Maurice Garin fue el encargado de estrenar el cuadro de honor del Tour.

Los Pirineos
Las primeras etapas en los Pirineos fueron en 1910.
La idea de L´Auto logró su objetivo al principio, pero vivió un difícil momento de sobrevivencia tras la edición de 1904. Por un lado, los aficionados se desbocaron en favor de sus ciclistas arrojando clavos en la carretera en frente de los rivales. Por otro, algunos ciclistas aprovechaban los recursos del auto o el tren para vencer en las etapas.

El Tour estuvo cerca de morir, pero sobrevivió gracias a una serie de cambios que quedaron establecidos en un reglamento.

El primer ciclista en ganar el Tour dos veces fue el francés Lucien Petit-Brenon, quien venció en las ediciones de 1907 y 1908. La montaña ya comenzaba a aparecer y el recorrido de la prueba ascendía a 4.500 kilómetros.

En 1910 el Tour hizo su primera gran modificación en cuanto a recorrido, anexando varias etapas de alta montaña por los Pirineos. Un año más tarde fue el turno para los Alpes.

Sin embargo, lo que se convertiría en la imagen registrada de la competencia en el futuro -los altos puertos de montaña- fue motivo de controversia al inicio.

Muchos ciclistas protestaron por la idea y acusaron al fundador, Henri Desgrange, de "asesino".

Las exigentes cuestas y las protestas no pudieron detener al Tour, que se mantuvo hasta el estallido de la primera guerra mundial (1914-1918). Grandes ciclistas, como Octave Lapize, ganador en 1910, y François Faber, en 1909, murieron durante el conflicto.

Volver arriba



1919-1929: "convictos de la carretera"

El primer Tour después de la guerra sirvió de escenario para la aparición de la camiseta amarilla, el mayor reconocimiento para los ciclistas en el mundo.

La camiseta amarilla se introdujo para identificar al líder de la clasificación general de la prueba, razón por la cual el ganador de la primera etapa en la edición de 1919 se negó a usarlo alegando que sería el centro de los ataques del pelotón.

El Tour se reanudó y la tendencia de la era pre guerra se mantuvo intacta. Los ciclistas belgas se mantuvieron intratables y dominaron los primeros años después. En esta etapa Phillippe Thys impuso la marca de tres victorias en el Tour.

Francia perdió parte de su afición por la falta de competitividad de sus ciclistas.

Tour de Francia
El equipo alemán antes de la Segunda Guerra Mundial.
El Tour llegaba a los 5.500 kilómetros de recorrido y se convertía en el evento deportivo más exigente del mundo.

Para entonces los ciclistas no recibían ayuda externa y debían terminar la prueba con la misma bicicleta con la cual comenzaban. Además, no podían aliviar su equipaje durante la etapa.

Un periodista francés, Albert Londres, siguió la prueba a pesar de no ser aficionado al ciclismo. En su reportaje después de la carrera, Londres apodó a los ciclistas como "convictos de la carretera".

En 1924, el italiano Ottavio Bottechia ganó el primer Tour para su país, éxito que repitió un año más tarde. Bottechia se convirtió en uno de los deportistas más famosos de Italia y uno de los principales opositores al régimen fascista de la época.

Muchos años después se conoció que ésta fue la causa de su muerte. Fue asesinado en 1927 mientras entrenaba.

Volver arriba



1930-1939: métodos de sobrevivencia

Los continuos escándalos y el exceso de comercialización hicieron que el Tour viviera una década descendente durante los años '20.

Muchos experimentos surgieron, como la contrarreloj por equipos o los equipos nacionales. Incluso se llegó a probar con el ciclista sustituto, que entraba en acción en caso de lesionarse uno de los corredores titulares.

Pero estos fueron cambios cosméticos y la presión de las compañías fabricantes de bicicletas, que mantenían el Tour hasta la época, obligó a Henri Desgrange a modificar radicalmente el reglamento para 1930:

  • Los equipos de las compañías de bicicletas fueron reemplazados por equipos nacionales de ocho ciclistas, elegidos por Desgrange y pagados por la organización del Tour.
  • Todos los corredores tenían que disputar la carrera con la misma bicicleta.
  • Se introdujo la caravana publicitaria para hacer frente a las deudas de la organización y el salario de los ciclistas.

Estos cambios beneficiaron a Francia, que con un grupo de excepcionales ciclistas dominó los primeros cinco años de la década de los años '30.

Tour de Francia
Los ciclistas fueron exigidos al máximo durante los años '20 y '30.
Bélgica volvió a la carga para terminar con el dominio francés. Tres victorias antes de la segunda guerra mundial (1939-1945) protagonizaron el lustro.

La regla de una única bicicleta duró poco tiempo. La evolución tecnológica también llegó al pelotón y en 1933 el francés Georges Speicher dominó la carrera al utilizar un avanzado sistema de frenos.

En 1937 se aceptó el popular sistema de cambios de velocidad de Derailleur. Este diseño fue bien recibido por los corredores, quienes ya no tuvieron que bajarse de la bicicleta y cambiar el neumático trasero para adaptarse a las diferentes superficies: ascensos, llanuras, descensos, etc.

La segunda guerra mundial detuvo por segunda vez a la caravana de ciclistas. Sin embargo, los últimos 10 años fueron fundamentales para el crecimiento del Tour. Había sobrevivido ante la adversidad.

Volver arriba



1947-1956: después del conflicto

En 1940 murió el fundador del Tour, Henri Desgrange.

Durante la segunda guerra, la ocupación alemana insistió que la carrera se siguiera organizando, pero el sucesor de Desgrange, Jacques Goddet, se negó.

Cuando terminó el conflicto, Goddet, se puso en campaña para reanudar el Tour lo antes posible, misión que logró en 1947, como "una prueba de fe".

Louisen Bobet
El francés Louisen Bobet fue el primero en ganar tres veces consecutivas.
La victoria del francés Jean Robic precedió una de las grandes batallas italianas de todos los tiempos.

En una esquina estuvo Gino Bartali, ganador del Tour en 1938. Católico y fiel a los tradicionales métodos de trabajo duro como vía para alcanzar el éxito.

En la otra, Fausto Coppi, prisionero de guerra y ateo, dispuesto a innovar en el campo profesional.

Ambos ciclistas perdieron gran parte de sus carreras en la guerra, pero el fin de ésta brindó a los amantes del ciclismo muchas batallas épicas, especialmente en el Giro de Italia, donde Bartali ganó tres veces y Coppi cinco.

En el Tour, Bartali volvió a vencer 10 años después de su primer triunfo, marca que se mantiene en la actualidad.

Coppi, por su parte, se incorporó a la aventura francesa en 1949. Aparte de los años de guerra, arguyó que sólo correría el Tour cuando se sintiera preparado. Y lo hizo, ganando en su debut por más de 10 minutos a Bartali.

La segunda victoria de Coppi fue todavía más espectacular, venciendo por un margen de 28 minutos y siendo el primer ciclista italiano en ganar una etapa de montaña en L´Alpe d´Huez.

Ése fue el último Tour de Coppi, quien decidió enfocar su carrera en el Giro.

El adiós de "il campionissimo" abrió la ruta para el francés Louison Bobet, el primero en ganar tres Tours de manera consecutiva, entre 1953 y 1955.

Éste fue el comienzo de la era dorada del ciclismo francés.

Volver arriba



1957-1966: Anquetil 5-0 Poulidor

El alma de los franceses tuvo un conflicto de interés durante este período. ¿Cómo se puede amar más a un perdedor que a un ganador? Los protagonistas fueron Jacques Anquetil y Raymond Poulidor.

Jacques Anquetil fue el primer ciclista en ganar cinco. Sin embargo, sus victorias entre 1957 y 1964 no fueron suficientes para conquistar el corazón de la afición.

Ese lugar fue ocupado por Poulidor, conocido como el "eterno segundo". Poulidor fue subcampeón en cinco oportunidades y tercero en otras tres, sin siquiera usar alguna vez la camiseta amarilla de líder en 14 años.

Jacques Anquetil
Jacques Anquetil nunca fue amado por la afición a pesar de sus 5 títulos.
El origen opuesto de ambos ciclistas sirvió para mantener el romanticismo del Tour, que volvió a basarse en equipos patrocinados.

Mientras Anquetil era de la ciudad (Rouen), Poulidor era del campo.

El punto cúlmine de la batalla llegó en 1964. Poulidor aventajó a su principal rival en 42 segundos en una etapa de montaña, tras muchos kilómetros de rodar codo a codo.

Con toda Francia pendiente del desenlace, Anquetil recuperó cada segundo en la última etapa contrarreloj en París, su especialidad.

Anquetil aseguró que su victoria se debió a la debilidad de su rival. Según él, "Pou pou" debió aprovechar la etapa de montaña en Le Puy para sacar más ventaja y no desperdiciar la etapa de su vida.

Para el campeón francés, el rodar en bicicleta fue una diversión más que un esfuerzo. "Lo ideal para entrenar son unas copas de whisky, uno que otro cigarrillo y una mujer", aseguró.

Volver arriba



1967-1977: la fiesta del "Caníbal"

El Tour de 1967 es recordado por dos manchas en la historia de la vuelta ciclista.

La primera, la muerte del británico Tom Simpson en el monte Ventoux. La segunda, el dopaje.

Simpson fue víctima del excesivo calor, de exigir al máximo su organismo y de tomar sustancias dopantes, al igual que gran parte del pelotón.

Aunque no se ha comprobado que las sustancias mejoraran el rendimiento, sí aliviaban los dolores musculares.

Simpson tomaba anfetaminas y su muerte impulsó a la organización a establecer controles anti drogas a partir del Tour de 1968.

El "eterno segundo", Raymond Poulidor tuvo sus grandes oportunidades en estos dos años, época de transición entre la última victoria de Anquetil y la primera de Eddy Merckx.

Sin embargo, su suerte no cambió y siguió sin probar la gloria.

Eddy Merckx
Eddy Merckx, "el canibal" belga.
Cuando Merckx llegó, Francia perteneció a Bélgica. Merckx dominó a placer su época y para muchos es considerado el mejor ciclista de todos los tiempos.

Conocido como "El Caníbal", Merckx devoró a todos sus rivales en la carretera. En su primera victoria, en 1969, no sólo ganó la clasificación general, sino que también se impuso en la categoría regularidad (camiseta verde) y en los premios de montaña que existían para la época.

A parte de vencer en cuatro Tours de manera consecutiva, el corredor belga triunfó en cada una de las principales carreras del calendario mundial. De las famosas vueltas de tres semanas en verano, hasta las clásicas de un día en primavera u otoño. En total sumó 250 victorias en su palmarés.

Su quinto Tour no llegó inmediatamente. En 1973 Merckx no participó, lo que le permitió al español Luis Ocaña llegar con la camiseta amarilla a París.

Un año más tarde, Merckx regresó para dejar claro quién era el mejor. "El Caníbal" igualó la marca de Anquetil con cinco Tours y, al igual que el francés, relegó al segundo puesto a Poulidor.

Toda Francia apoyó a "Pou Pou", pero su aliento no alcanzó.

En 1975, el joven corredor local Bernard Thevenet terminaba con el reinado de una leyenda del ciclismo.

La llegada de Thevenet, quien volvió a ganar en 1977, marcó el comienzo de otra gran época para Francia y el adiós de Bélgica de las primeras planas.

Lucien Van Impe ha sido el único es darle una alegría a Bélgica tras el retiro de Merckx. Y esto fue en 1976.

Volver arriba



1978-1984: de cinco en cinco

Las proezas de Jacques Anquetil y Eddy Merckx se instalaron en un rincón sagrado de las carreteras francesas, donde la mayoría de los corredores no tenían acceso. Bueno, casi todos, porque llegó Bernard Hinault y más tarde Miguel Indurain y ambos pudieron encontrar el camino.

Después del dominio belga, Francia pudo respirar gracias a las victorias de Bernard Thevenet. Pero sus logros fueron opacados por Hinault, conocido como "El acosador", más por su figura que por su forma de correr.

Hinault también igualó la marca de Anquetil, Fausto Coppi, Hugo Koblet y Merckx al ganar en su primera aparición en un Tour en 1978.

Bernard Hinault
Bernard Hinault lideró los años dorados del ciclismo francés.
Sin embargo, sus hazañas sobre la bicicleta no fueron apreciadas por los otros ciclistas. En 1979, cuando Hinault cambiaba un neumático en una etapa en el norte de Francia, el pelotón atacó, contra la ética del ciclismo.

Hinault, furioso, reaccionó. "Algunos corredores sufrirán mucho después de lo que pasó hoy". La victoria al final de la prueba le dio la razón.

Una tendinitis lo privó de la victoria en 1980, regresando al año siguiente para mantener su hegemonía.

Hinault no participó en 1983 después de acumular cuatro victorias en cinco años. Su lugar lo ocupó un sofisticado francés de París llamado Laurent Fignon.

Fignon también se impuso en su primer Tour y repitió al año siguiente. Pero cuando Hinault volvió a pedalear en 1985, la afición se volcó para aplaudir su quinta victoria.

Volver arriba



1985-1990: oui, yes, sí

Tres idiomas se hablaron durante este período. Comenzando por el francés y la quinta victoria de Bernard Hinault.

"El acosador" recibió la ayuda del joven estadounidense Greg Lemond, con el compromiso de devolver el favor un año más tarde.

Sin embargo, Hinault atacó repetidamente a Lemond durante el Tour de 1986, lo que hizo de este año una carrera memorable.

El francés buscó su sexta victoria para convertirse en el mayor ganador de todos los tiempos, pero Lemond resistió y se convirtió en el primer ciclista no europeo en ganar el Tour.

Greg Lemond
El estadounidense Greg Lemond fue el primer no europeo en ganar el Tour.
La llegada del estadounidense también influyó para que el flujo comercial del ciclismo aumentara en proporción a otros deportes.

El inglés fue el idioma predominante y a Lemond se unió el irlandés Stephen Roche. Sólo el español alzó la voz en 1988 con Pedro "Perico" Delgado.

La victoria de Delgado fue polémica, ya que dio positivo en un control anti dopaje de una sustancia prohibida por el Comité Olímpico, pero no por los organizadores del Tour.

El año 1989 marcó el regreso de Lemond, así como de Laurent Fignon. Ambos corredores disputaron uno de los Tours más emocionantes de la historia.

Fignon mantuvo la camiseta amarilla hasta el último día de carrera, una contrarreloj de 24 kilómetros. Pocos pudieron presagiar que en una etapa tan corta Lemond descontaría 50 segundos para ganar su segundo Tour.

Sin embargo, lo hizo utilizando una bicicleta diseñada especialmente para la ocasión, lo que fue el inicio de la tecnología en el desarrollo de las bicicletas. Fignon no pudo reponerse de la humillación de caer derrotado frente a su propio público.

Greg Lemond ganó su último Tour en 1990 y relegó al décimo puesto a quién sería la estrella de los años '90.

Volver arriba



1991-1995: el extraterrestre

El gran Miguel Indurain escribió un lustro de la historia del Tour, en español.

Las cinco victorias consecutivas entre 1991 y 1995 fue una nueva marca que superó a los grandes Anquetil y Merckx.

Indurain no sólo era un gran ciclista, sino que también poseía una gran capacidad física, casi única. Con un ritmo cardíaco de 29 pulsaciones por minuto y pulmones que pueden albergar hasta ocho litros de aire, el ciclista español no tuvo enemigos de peso durante sus años de gloria.

Lo cierto es que para muchos Indurain corría en ventaja y el Tour perdía en emoción. Ningún rival pudo mantener un nivel constante y en cada triunfo del ciclista español hubo una persona diferente en el segundo puesto del podio.

Miguel Indurain
Miguel Indurain, el extraterrestre español.
Pero los primeros años del "extraterrestre" no fueron deslumbrantes, a diferencia de los otros grandes ciclistas. Indurain no pudo finalizar su primer Tour y tampoco el segundo. Sus siguientes participaciones no ayudaron para presagiar lo que vendría después. Ubicado en los lugares 97, 47 y 17, Indurain servía para los propósitos de Pedro Delgado en el equipo Banesto.

Indurain basó su gran dominio en las etapas contrarreloj, siendo el mejor ciclista de todos los tiempos en la especialidad.

Pero sus cualidades fueron más que eso. El ataque al joven Marco Pantani en los Pirineos en 1994 lo refleja, así como un año después su escapada en solitario en una etapa plana en Bélgica.

Uno por uno, los ciclistas se fueron rindiendo ante el gran Indurarin. Por lo menos Greg Lemond, Claudio Chiappucci, Tony Rominger, Alex Zulle y Pietr Ugromov tienen un consuelo: ¿Si no hubiera estado Miguel?

Volver arriba



1996-2001: el dopaje y la resurrección

Los ojos de todo el mundo estaban puestos en Miguel Indurain en el Tour de 1996. Nunca antes la marca de Anquetil, después Merckx y Hinault estuvo en peligro de quedar en el olvido.

Si había algún ciclista capaz de acumular seis victorias la respuesta era obvia: Indurain.

El Tour comenzó en Pamplona, su ciudad natal, en tributo al gran campeón. Los primeros compases de la carrera dieron a conocer el objetivo del pelotón. Derrumbar a Indurain.

Alex Zulle, Laurent Jalabert, Richard Virenque y el equipo Telekom, el danés Bjarne Riis y el alemán Jan Ullrich, se relevaron en los ataques.

Indurain resistió, pero su final ya estaba escrito. En los Alpes, bajo la lluvia, Riis atacó y el mundo en silencio presenció como Indurain aceptó el descenlace sin responder.

Ése fue el último Tour del ciclista español, quien se retiró a final de la temporada con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta.

Tour de Francia
Los ciclistas son exigidos al máximo en las etapas de alta montaña.
Riis ganó ese Tour, mientras que Jan Ullrich se impuso al año siguiente. Dinamarca y Alemania colocaban sus nombres por primera vez en el cuadro de honor del Tour.

Ullrich, de 23 años, se proyectaba como el sucesor de Indurain. Al igual que el español su especialidad es la contrarreloj y posee un aceptable final de montaña.

Pero Ullrich no pudo mantener su nivel y en 1998 no resistió los ataques del "pirata" Marco Pantani, el primer italiano en ganar la prueba en 33 años y el tercero en la historia.

Pantani impuso la marca de ascenso al puerto del L´Alpe d´Huez y su demoledor ritmo en las etapas de montaña fue demasiado para el joven alemán.

Sin embargo, tanto el esfuerzo de Pantani, como el de Ullrich y el resto de los ciclistas fue empañado por el escándalo de dopaje que afectó al Tour ese año.

En efecto, la victoria de Bjarne Riis dos años antes fue el detonante de una investigación que dio lugar a la aparición de una super sustancia que convertía a ciclistas del pelotón en super estrellas.

Su nombre es EPO y fue encontrada por la policía francesa en un vehículo de asistencia de uno de los equipos participantes en la carrera.

La caravana fue asediada por las autoridades, la prensa y los aficionados cuando llegaron a Francia. Varios de los principales equipos fueron expulsados y los ciclistas detenidos junto a directores y doctores.

Lance Armstrong
Lance Armstrong se recuperó de un cáncer para ser el último maestro del Tour.
Los corredores respondieron drásticamente al maltrato del que fueron objeto y el Tour corrió el peligro de ser suspendido por primera vez desde sus primeros años.

Pero la carrera sobrevivió y la resurrección de un hombre volvió a representar el drama, la pasión, el sufrimiento y lo heroico de la vuelta ciclista más importante del mundo. Su nombre: Lance Armstrong.

El estadounidense se recuperó de un cáncer para vencer en el Tour cuatro años consecutivos. Aunque en el primero no estaban los mejores ciclistas, en el segundo, tercero y cuarto conquistó París sin paliativos.

El objetivo que el tejano siempre se ha fijado es ganar cinco vueltas a Francia, de preferencia seguidas, para igualar el record de Miguel Indurain y de los más grandes de la historia del Tour.

Para este año, todos lo dan como el favorito.

Volver arriba


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: