BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Fernando Ravsberg
  Especiales
Sábado, 12 de octubre de 2002 - 20:33 GMT
"En la trinchera del enemigo"
Fernando Ravsberg (izq.) y Carlos Lechuga.
Carlos Lechuga cuenta sus impresiones al corresponsal de la BBC.
Escribe Fernando Ravsberg, corresponsal de la BBC en Cuba.

Carlos Lechuga fue nombrado embajador de Cuba en la ONU apenas se inició la crisis de octubre y viajó a Nueva York en el avión del Secretario General de las Naciones Unidas, que había venido a negociar con Fidel Castro.

Vivió toda la crisis metido en "la trinchera del enemigo", enfrentando la paradoja de que "si la guerra se hubiera desatado yo tendría que haber buscado la forma de protegerme de los cohetes soviéticos".

Sus recuerdos de aquellos años están cargados de orgullo: "Hoy hubiera hecho lo mismo que hace 40 años". Y también de cierta decepción: "En aquel momento me sentí traicionado (por los soviéticos)".

Lechuga aceptó dar una entrevista exclusiva a BBC Mundo, desde su punto de vista de testigo excepcional de unos acontecimientos que acercaron como nunca al mundo a las puertas de la guerra nuclear.

La guerra nuclear

Misil SS-4
La Habana quería que la instalación sea en forma pública.
Hoy Carlos Lechuga cree que la guerra no estuvo tan cerca como se pensó en aquel momento. "Ninguno de los dos gobierno hubiera asumido la responsabilidad de desatar una guerra mundial".

Sin embargo, confiesa que hace 40 años pensó diferente: "En aquellos años en varias ocasiones pensé que estábamos a punto, sobre todo el día que se derribó el U-2 (se refiere al avión espía estadounidense)".

"Ese fue el día más difícil", dijo y agregó que "creció el histerismo en los Estados Unidos y los intentos de la ultraderecha estadounidense por impulsar la guerra llegaron a su máxima expresión".

Pero afirma que su país no vaciló en ningún momento, "teníamos una resignación total y aceptábamos que ese era el único camino, porque el otro era entregar Cuba al enemigo y a eso no estábamos dispuestos".

Traicionados


Fue una lección en la que aprendimos que (para la defensa) no se puede confiar en nadie y mucho menos en una gran potencia

Carlos Lechuga
"Después se iniciaron las negociaciones y ya se veía que el conflicto terminaría con una solución política y se percibía que no seria satisfactoria para Cuba", dijo Lechuga y señaló que Estados Unidos se opuso a que La Habana participara en el diálogo.

Según el diplomático cubano "enseguida se notó el debilitamiento de las posiciones soviéticas ante las continuas presiones de los Estados Unidos" con lo que la crisis se terminó enmarcando dentro de la "Guerra Fría".

Lechuga cree la crisis podría haberse resuelto de otra manera, ya que -según señaló- un grupo de países y el propio Secretario General de la ONU, U Thant, proponían sacar los misiles, terminar el bloqueo naval y discutir el diferendo Cuba-EE.UU.

Pero los soviéticos se conformaron con "una promesa de Kennedy (de no invadir Cuba) -sin ningún valor porque nunca firmó un documento- y el retiro de los cohetes norteamericanos de Turquía".

"Fue una lección en la que aprendimos que (para la defensa) no se puede confiar en nadie y mucho menos en una gran potencia" y afirma que "Cuba se defiende sola con oportunidad de ganar o no pero sin depender de nadie".

Kennedy


No se si Kennedy hubiera llegado a la guerra pero había fuerzas dentro de los Estados Unidos que querían aprovechar la supremacía militar para terminar con la URSS como potencia y de paso con la Revolución Cubana

Carlos Lechuga
Respecto del presidente John F. Kennedy, Lechuga afirmó que fue muy hábil al "aprovechar las debilidades de los soviéticos para negociar. Además, el hecho de haber ocultado la existencia de los cohetes le dio una fuerza moral mayor".

"Cuba siempre se opuso a esto", dijo el diplomático, explicando que la propuesta de La Habana era que desde un primer momento se firmara un acuerdo militar y se hiciera publica la presencia de los misiles.

"No sé si Kennedy hubiera llegado a la guerra pero había fuerzas dentro de los Estados Unidos que querían aprovechar la supremacía militar para terminar con la URSS como potencia y de paso con la Revolución Cubana", dijo Lechuga.

El diplomático afirmó sin embargo que "las posiciones firmes de Cuba son una lección que aún hoy sigue vigente", y dijo que después de la crisis el Presidente Kennedy inició contactos con La Habana.

Diálogo

Según Lechuga, un funcionario de la administración Kennedy entabló contacto con él a través de una periodista de la cadena televisiva ABC, y se produjeron alrededor de 7 encuentros privados en Nueva York.

Estos eran secretos incluso para la mayoría de los funcionarios del equipo del Presidente, pero Lechuga indica que supo que, además de J. F. Kennedy, estaba al tanto de los mismos su hermano, Robert Kennedy.

Más tarde intervino un periodista francés, Jean Daniels, quien se entrevistó primero con el presidente estadounidense y después viajó a La Habana con un mensaje de Kennedy para Fidel Castro.

Reunidos estaban en Varadero, Castro y Daniels, cuando se enteraron de la noticia de que el presidente J. F. Kennedy había sido asesinado, con lo que se puso fin a una gestión que tal vez hubiera cambiado la historia.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: