BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
Luisa Ibáñez "Resignación no encuentro nunca"

Escribe: Maximiliano Seitz
  Especiales
Martes, 26 de marzo de 2002 - 21:03 GMT
La madre que no se resigna al dolor
Luisa, madre de una víctima del Belgrano
Escribe el enviado especial de la BBC a Buenos Aires, Maximiliano Seitz.

En Morón, al oeste de Buenos Aires, una calle lleva el nombre de "Cachito": Luis Alberto Ibáñez. Se llama así por el afán incansable de su madre, Luisa, que 20 años después de su muerte le sigue tendiendo un brazo desde este lado, para rescatarlo del mar del olvido.

Ella asegura que es el único consuelo que le queda, porque no pudo salvar a "Cachito" de otras aguas, las del gélido Atlántico Sur.

Luis Alberto era un conscripto que perdió la vida cuando la flota británica hundió el crucero General Belgrano durante la guerra de las Malvinas o Falklands, en 1982. Fue aquella una de las acciones más controvertidas del conflicto, porque el barco -un buque escuela- navegaba fuera de la zona de exclusión establecida por Londres alrededor de las islas.

Luis Alberto Ibañez, muerto en el crucero General Belgrano
La última foto de "Cachito" que conserva su madre.
Dos décadas no parecen haber calmado ni siquiera un poco el dolor de Luisa. La evocación de su hijo, que al morir tenía 18 años, zarpa con un llanto contenido y hace puerto en un reclamo de justicia.

"Antes de partir de Puerto Belgrano [en la ciudad de Bahía Blanca, en el sur de la provincia de Buenos Aires], 'Cachito' vino a visitarnos dos veces estando de licencia", recuerda Luisa.

"Una vez me dijo algo que me quedó grabado: 'Mami, este es el último viaje que hago'. Desconcertada le pregunté por qué, y él me respondió que había problemas y que no me podía contar nada más".

Fue la última vez que Luisa habló con su hijo, compartiendo un mate. Ella, su marido y sus otros cuatro hijos no se enteraron de que Luis Alberto zarpó hasta que recibieron una carta de la Armada Argentina, varios días después.

Temor confirmado

El 2 de mayo de 1982 se confirmó la premonición del conscripto de Morón: el crucero General Belgrano fue torpedeado por el submarino británico Conqueror y tardó media hora en hundirse.

De los 1.093 tripulantes, 323 murieron y 770 salieron con vida.

Pero en aquel momento la información que les llegaba a las familias no era precisa. "El que se enteró primero de lo que pasó fue el papá de 'Cachito', escuchando Radio Colonia a la madrugada, y se fue a trabajar sin decirme nada", relata Luisa con lágrimas en los ojos.


En esta tragedia hay dos culpables, una mujer y un varón. La mujer y mayor responsable es la señora Thatcher, que aún hoy sigue defendiendo el ataque al Belgrano, y el hombre es Leopoldo Galtieri, que mandó a la muerte a tantos chicos inocentes y sin preparación militar

"Horas después yo prendí la radio y oí un comunicado oficial que confirmaba el ataque al Belgrano. Desde entonces viví momentos de desesperación".

La falta de noticias sobre el paradero de Luis Alberto la motivaba a ir día tras día a las sedes militares en busca de datos, como lo hacían otros familiares de los tripulantes del crucero.

En medio de la confusión y la angustia apareció un destello de esperanza: a Luisa le comunicaron que un sobreviviente que regresaba a casa a bordo de un buque de guerra tenía las mismas señas particulares que su hijo (una cicatriz en la pierna y problemas bronquiales).

"Pero después me dijeron que no era 'Cachito'. Hasta hoy no he obtenido detalles sobre su destino, salvo que no está más entre nosotros. Lo más probable es que estuviese durmiendo o tomando mate cocido en una de las partes del barco donde dieron los torpedos".

Después de la tormenta

Luisa afirma que, tras aceptar la muerte de Luis Alberto, se volvió más católica y patriota, y que eso le ha dado fuerzas para mantener su principal lucha: "Quiero que se recuerde a mi hijo y a los otros que estuvieron en el Belgrano".

Así es como logró que una plazoleta de Morón fuera dedicada a los tripulantes del crucero tragado por el mar y que "Cachito" reviviera en el nombre de una calle. Además, todos los años participa en homenajes a quienes padecieron la mayor tragedia de la guerra del Atlántico Sur.

Luisa, madre de una víctima del Belgrano
Luisa ha demandado al gobierno británico.
Esa misma batalla por la memoria ha tomado además otro rumbo: Luisa pertenece al grupo de familiares de los muertos en el Belgrano que impulsan ante la Corte Europea de Derechos Humanos, en Estrasburgo, un proceso legal contra el Reino Unido en busca de compensaciones.

"En esta tragedia hay dos culpables, una mujer y un varón", opina la madre de "Cachito", ya sin lágrimas en los ojos.

"La mujer y mayor responsable es la señora [Margaret] Thatcher, que aún hoy sigue defendiendo el ataque al Belgrano, y el hombre es Leopoldo Galtieri, que mandó a morir a tantos chicos inocentes y sin preparación militar".

Mirando la última fotografía que le tomaron a su hijo, borrosa, Luisa se hace a sí misma una promesa nítida: "Yo no soy como otras madres que bajaron los brazos. Nunca voy a resignarme".


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: