BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe:William Márquez
  Especiales
Martes, 15 de enero de 2002 - 18:46 GMT
Los padres putativos de Alí
Ferdie Pacheco
Pacheco con el cuadro que pintó de Alí.
Escribe William Márquez, de la BBC.

De todas las personas que rodearon a Mohamed Alí, quizás las más cercanas durante su carrera boxística fueron su entrenador, Angelo Dundee, y su médico de cabecera, Dr. Ferdie Pacheco. Ambos viven en Miami, la ciudad donde empezó la leyenda.

Angelo Dundee lleva más de 40 años entrenando boxeadores. Ha estado en la esquina de 13 campeones mundiales incluyendo "Sugar" Ray Leonard, George Foreman y José "Mantequilla" Nápoles. Pero, sin duda, su asociación más gloriosa fue con Mohamed Alí, cuya carrera condujo desde un comienzo.


Era un dios. Grandísimo, una figura muy bien proporcionada, una estatua de Grecia y bonito de cara. No guapo, sino bonito

Ferdie Pacheco

"El más grande de todos los tiempos", me dijo desde su oficina en Penbroke Pines, al norte de Miami, donde administra sus negocios y continúa manejando púgiles prometedores.

Aunque su velocidad e instinto sobre el cuadrilátero eran palpables desde el principio, Dundee señala que Alí logró elevar su boxeo a un arte a través de años de entrenamiento.

Ferdie Pacheco, por su parte, era un médico general que tenía clínicas de caridad para los menos privilegiados en la ciudad de Miami. Su amor por el boxeo hizo que abandonara su práctica a cambio del ring, y cuando conoció al joven de 18 años, Cassius Marcellus Clay, se embarcó en la aventura que se convirtió en la leyenda de Mohamed Alí.

El Dr. Pacheco supo desde el principio que Alí iba a ser un campeón. "Era un dios. Grandísimo, una figura muy bien proporcionada, una estatua de Grecia y bonito de cara. No guapo, sino bonito".

Dundee y Pacheco mencionan cómo fueron seducidos por la desbordante personalidad de Alí y cómo ésta trascendió el mundo del boxeo.

Se convirtieron en los pilares del joven púgil. Hay centenares de fotografías en las que Alí aparece enmarcado por estos dos individuos. El uno refinaba su jab, su gancho, su "upper".

El otro mantenía su estado físico, velaba por su salud. Los dos alentaban la retahíla verbal de su pupilo como un arma más contra sus rivales.

Visiones opuestas

Sin embargo, la relación va más allá de la sangre, el sudor y los golpes del cuadrilátero. Detrás de la figura de Alí, el campeón, está la de Alí, el hombre. Y para éste último Dundee y Pacheco fueron como padres.


La relación de Dundee con Alí raya en la idolatría.

Pero, como padres putativos, la reacción del entrenador y del médico hacia su célebre hijo adoptivo varía de acuerdo a las circunstancias.

La relación de Angelo Dundee con Alí raya en la idolatría. Según el entrenador, nunca pasaron un rato malo y lo considera hoy su mejor amigo. "Todas las estrategias en el cuadrilátero, como el recostarse contra las sogas durante su pelea en África contra Foreman, fueron genialidad de Mohamed", aseguró.

Cuando BBCMUNDO solicitó la entrevista para conmemorar el 60 cumpleaños del campeón, Dundee dijo medio en broma: "¿Acaso reconoce que ya llegó a los 60?"

La perspectiva del Dr. Ferdie Pacheco es otra, sin embargo. Sus sentimientos fluctúan entre el orgullo y la desilusión.


Uno no le puede decir a una persona tan grande cuándo debe retirarse. El boxeo es el negocio más difícil del mundo. Continuar peleando era decisión de Alí, y Alí hace las cosas a su manera

Angelo Dundee, entrenador de Alí

Mientras que no le cabe duda de la grandeza de Alí, Pacheco le atribuye gran parte de su éxito al propio Angelo Dundee. "Angelo le salvó la carrera. En la primera pelea contra Sonny Liston, después del cuarto asalto Alí no quería salir porque un linimento que le habían untado a Liston entró en los ojos de Alí y no podía ver", cuenta el médico.

El Dr. Pacheco recuerda que Dundee le gritó a su púgil: "¡Vas a acabar la pelea así estés ciego!"

Alí salió, ganó la pelea por nocaut técnico y el resto es historia. Pero no hubiera habido historia, recalca Pacheco, si Dundee no lo empuja.

No es de extrañar que los dos mentores tengan opiniones encontradas sobre la película "Alí" que se estrenó recientemente.

Dundee fue reclutado por los productores como un asesor técnico y para entrenar al actor Will Smith en el papel protagónico. Su impresión de la cinta es que tiene las mejores escenas boxísticas jamás filmadas.

Pacheco, por su parte, dice que la película no fue investigada a fondo y que muchos de los eventos no sucedieron como lo que aparece en pantalla. El doctor insiste en que Alí fue un producto de su época, llena de violencia, guerra y conflicto racial. La película no abordó estos temas, según él.

El aspecto de la vida de Alí que tal vez provoca más desacuerdo trata con su retiro que, según los entendidos, fue postergado y ocasionó lesiones cerebrales que son asociadas con el mal de Parkinson.

El Dr. Pacheco reacciona apasionadamente sobre el tema. El declara con vehemencia que Alí no tiene mal de Parkinson sino demencia pugilística, el resultado de la paliza que le propinó Larry Holmes cuando Alí ya no era el mismo.

Su entrenador, Angelo Dundee, es igualmente enérgico sobre el retiro del campeón, pero en sentido contrario. "Uno no le puede decir a una persona tan grande cuándo debe retirarse. El boxeo es el negocio más difícil del mundo. Continuar peleando era decisión de Alí, y Alí hace las cosas a su manera."


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: