BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Especiales
Jueves, 21 de junio de 2001 - 18:38 GMT
La pérdida: Rubén Busquests
Balseros cubanos huyen de la isla.
Rubén Busquests escapó de Cuba a bordo de una balsa de confección casera. Médico de profesión, no soportaba más la situación en la isla. Ahora, desde Miami, EE.UU., sueña con poder, algún día, volver a ver su tierra.

En este testimonio describe el antes y el después de la travesía y lo que significa vivir "en dos tiempos".


¿Se acuerda del momento en que decidió irse de Cuba en una balsa?

Cómo no me voy a acordar, si esa fue una decisión muy importante para mí. Fue en el año 94. En Cuba había una situación sumamente difícil, no sólo en lo económico sino en lo social también estaba muy malo. Y un grupo de amigos decidimos irnos de Cuba, porque socialmente nos sentíamos bien mal.

Yo trabajaba como médico en esa época, y nos sentíamos relegados. Era una persona de segunda categoría en mi país.

Balseros.
Rubén no huyó del comunismo, sino de su deterioro.
Una serie de bases y parámetros establecidos por la misma revolución estaban siendo violados; había dos clases de personas -los que tenían y los que no-, los extranjeros venían a buscar prostitutas casi niñas, se consumía droga.

Vino lo que yo reconozco como un desmoronamiento moral. Es como si usted cree en un dios y un día descubre que no existe y pierde completamente la fe. Y eso fue lo que pasó.

Y la única forma de irse era en una balsa.

Es que en Cuba no existe otra modalidad de salida. Se hace muy a escondidas. Pero como es una isla, se puede salir por cualquier lado. Por mucho que quiera, el gobierno no lo puede controlar. Pueden capturar a tres o cuatro, pero siempre hay gente que logra escapar.

La balsa en la que yo vine era de tablas viejas, trapo y una llanta de carro. Éramos 11 personas, y la armamos en la casa de un primo de mis amigos, pegadita al mar.

¿Cómo la construyeron?

Abajo pusimos cuatro llantas de carro, arriba las tablas, y todo cosido con saco de yute y soga. Aparte, cuatro remos y una vela. Teniendo en cuenta los escasos materiales y la difícil situación, el armado nos tomó unos 12 o 13 días.

No llevamos comida. Lo único que traíamos eran unos pedazos de pan, fruta y cosas así. Por supuesto también agua. Lo que más trabajo nos dio fue encontrar los pomos plásticos para envasarla.

Nosotros pensamos como máximo soportar de vida 16 días.

¿Y cómo salieron?

La Torre de la Libertad.
La Torre de la Libertad fue el "refugio" de quienes escaparon la Revolución.
Salimos dos veces. La primera vez tiramos la balsa al agua y la balsa se hundió. En pleno silencio, la sacamos del agua, la cargamos sobre los hombros y regresamos para arreglarla.

Tuvimos que buscar un medio pariente de nosotros que era experto en hacer balsas y cosas de esas, entonces vino y dijo cómo se tenían que hacer las cosas.

La segunda vez nos presentamos como a las 12 de la noche en la costa; unas personas nos ayudaron a montar todo aquello, y nos despidieron.

¿Tenía miedo?

No era que no tenía miedo. Es que no pensaba en lo que estaba sucediendo. Era como una falta de conciencia, de afectividad.

Al final sólo se montaron nueve. Hubo dos que se arrepintieron, y entre ellos uno dijo que era un suicidio. Pero yo le dije "no, no, si de todas maneras yo me estoy muriendo en vida aquí; estoy suicidándome en este país".

Ésa fue la decisión. Nos montamos y arrancamos para acá (los Estados Unidos), a pesar de los tiburones y de la oscuridad del mar en la noche, que no te ves ni las manos.

No tenía miedo, a diferencia de ahora, que tengo un barco aquí, y cuando salgo con mi hijo y el mar se pica, enseguida vuelvo a puerto.

¿Cómo se orientaban para navegar?

Primero nos guiamos por unas torres altas que hay en Cuba en Santa Cruz para salir de las aguas territoriales. Y luego teníamos una brújula que no era para navegación, que era lo más cómico de esto.

Balseros
¿Emigrantes económicos o refugiados políticos?
El estrecho es bien corto; lo más lejos que tiene son 195 kilómetros. Pero pienso que hay alguien que nos protege a los balseros en medio del mar, porque cuando habíamos hecho poco más de 70 kilómetros, apareció un guardacostas americano y nos recogió. En total fue menos de un día en la balsa.

¿Y sabes cómo me sentí? Mal. Porque en ese momento tomé conciencia de que había perdido a Cuba.

Yo soy de los que aconseja que nadie se tire en balsa, que eso es un suicidio, una locura. Yo lo hice, pero por desesperación. Ahí fue donde me dí cuenta de que Cuba y la familia estaba lejos de mí ya.

¿En qué condiciones lo recibió Estados Unidos?

Entré como refugiado. Mi salida coincidió con aquella manifestación de agosto en que la gente se lanzó a las calles. Entonces nos llevaron para la base de Guantánamo en calidad de refugiados.

¿Sueñas con volver a Cuba?

Sí. Y hay una cosa increíble que yo creo que le pasa a todo el que vive fuera de su país. Yo sueño con ir a Cuba, y tengo miedo de que el día que vaya a Cuba, no me dejen volver a salir. Eso me crea una gran angustia.

Ahora usted vive en Miami, donde los olores, los sabores y los colores son parecidos a los suyos. ¿Qué extraña de Cuba en lo cotidiano?

No es igual nada, aunque sea parecido, ni en Miami, ni en la Pequeña Habana. No suena igual la calle cuando uno camina, ni la carne ni las frutas saben igual. Es todo diferente, aunque la gente diga que Miami es una extensión de Cuba. No es posible ni compararlo siquiera.

Yo se lo digo a los cubanos que han nacido aquí: Cuba es una cosa diferente. Se extraña todo.

En los primeros tiempos se extraña a los amigos, la casa, el vecino, la gente. Siempre me acuerdo una cosa que escribió José Martí que decía algo así como que el peor castigo para un hombre, peor que la muerte, es el exilio, porque con la muerte -por lo menos- viene el olvido.

Es como si vivieras en dos tiempos, como una persona que se muere y no se muere a la vez, que está viviendo en un lugar allí y otro aquí. Y no se puede vivir en dos tiempos.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: