OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 28 de enero de 2009 - 16:24 GMT
El 'Hombre Nuevo' venezolano
Alfonso Daniels
BBC, Caracas, Venezuela

En el corazón del barrio 23 de Enero, uno de los más inseguros de Caracas, tras un mural que reza "¡No al Imperialismo!" y una imagen del Che, se alza un edificio blanco de una sola planta que alberga una escuela bolivariana.

Niños frente a un mural en la entrada de la escuela bolivariana en el barrio 23 de Enero en Caracas
La imagen del Libertador Simón Bolívar está presente en todas partes.
En este sencillo lugar, rodeado de bloques de pisos y casas precarias de ladrillo, se puede hallar una de las claves para entender la popularidad del presidente Hugo Chávez, junto a otros proyectos sociales como las misiones médicas y de alfabetización.

Inaugurado en 2001, éste fue uno de los primeros centros de educación primaria bolivarianos creados por el gobierno y que hoy representan alrededor de la mitad del total en el país.

Está situado junto a un centro cultural regentado por asesores cubanos y una plaza dedicada al líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Manuel Marulanda, y en él se imparte clases a unos 200 niños de 6 a 13 años.

En una inusual visita por parte de un medio extranjero, BBC Mundo encontró dentro a los niños, vestidos con camisa blanca y pantalón negro, cantando el himno nacional venezolano, mientras en las paredes colgaban dibujos del Libertador Simón Bolívar.

El gobierno presenta estos colegios como ejemplo de un futuro mejor bajo la revolución en los que, según Chávez, se busca "transformar la escala de valores capitalista por una escala centrada en el ser humano y trascender el colonialismo eurocéntrico".

Eco cercano del ideal de "hombre nuevo socialista" expuesto hace más de medio siglo por el Che Guevara quien concebía un nuevo hombre que se desarrollaría a la par del socialismo en el que el sentimiento de solidaridad y compromiso con la sociedad se impondría al interés y egoísmo personal.

Sin embargo, la oposición no se anda por las rama y califica llanamente las escuelas bolivarianas de fábricas de lavado de cerebro.

Revolucionarios

Vista del barrio 23 de Enero de Caracas desde la entrada de la escuela
La escuela está en el corazón del emblemático barrio 23 de Enero de Caracas.
"Enseñamos los 10 años de Chávez como hechos históricos. Hacemos hincapié, eso sí, en la vida de Bolívar porque sus pensamientos todavía están vigentes y son un punto de unión para Latinoamérica", afirma el responsable pedagógico, Monaldo Griseño.

Su aspecto revolucionario se basaría no tanto en lo que se enseña, sino en que los alumnos deciden una cuarta parte del currículum académico tras discutirlo y aprobarlo por mayoría en clase.

"A partir de los nueve años, los niños proponen temas que quieren estudiar y los eligen en clase. El maestro orienta la pregunta, por ejemplo en esta clase -señalando un aula repleta de niños- la maestra preguntó qué aspecto del petróleo querían estudiar y después elabora las clases, ligándolas al resto del currículum académico", apunta Griseño, añadiendo que, en todo caso, siempre hay una hora de lectura diaria y se estudia matemáticas, Bolívar y la cultura indígena.

"Queremos crear un ciudadano que participe activamente en la sociedad, por eso aquí vienen también padres para trabajar voluntarios en la cocina y reparar desperfectos, queremos que la gente deje de esperar que el Estado resuelva sus problemas", resalta.

Mientras conversa pasamos por la sala de computadoras abarrotada de niños navegando por internet, situada cerca del comedor donde tres madres voluntarias se afanan pelando zanahorias.

Que se indoctrine a los niños en el socialismo es imaginación de la oposición.
Antonio González Plessmann, coordinador de Provea

Estas escuelas también buscarían recuperar los aspectos positivos de la educación pública, abandonados hace años, señalan sus defensores.

Entre otros, el horario de docencia en ellas se ha ampliado de cinco a ocho horas diarias como antes y los niños pueden tomar desayuno, merienda y almuerzo, algo impagable para los habitantes de los barrios caraqueños donde vive el 80% de la población que apenas gana para vivir.

Sin embargo, Olga Ramos, presidenta de la ONG Asamblea de Educación, afirmó a BBC Mundo en 2007, poco después de que Chávez lanzara definitivamente el proyecto de escuelas bolivarianas, que "este sistema no ha sido discutido al país".

Ramos criticó que "cuando se habla de revoluciones liberadoras, sólo se tocan las que tienen corte socialista o comunista", mientras que "cuando se habla de capitalismo, se habla sólo como mecanismo de dominación del Imperio".

Detractores de este nuevo sistema denuncian que presenta la historia de Venezuela entre 1830 y 1998 como un periodo en que se desarrolló un país capitalista, latifundista y subdesarrollado.

Aseguran, en definitiva, que el objetivo final es establecer una visión política única hostil a cualquier tipo de capitalismo, una especie de iniciación ideológica en el socialismo que encontraría impulso más adelante en la universidad.

Avances

Padres voluntarios en el comedor de la escuela bolivariana
Los padres se turnan para prepararles voluntariamente la comida a los niños de la escuela.
No obstante, según Antonio González Plessmann, coordinador del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), "que se indoctrine a los niños en el socialismo es imaginación de la oposición. Lo que sí es cierto que la Universidad Bolivariana está ideologizada y busca crear cuadros políticos".

Apunta, eso sí, que no hay forma de determinar si la calidad de la enseñanza ha mejorado aunque la inversión pública en educación haya aumentado junto a las matriculaciones.

En todo caso, según la UNESCO, la matriculación escolar en Venezuela ha aumentado con el gobierno de Chávez.

El porcentaje de niños matriculados en escuelas secundarias pasó del 83,8% en 1996 al 91,1%, mientras que el de niñas se triplicó durante ese mismo periodo hasta dos tercios del total.

Esto habría contribuido a que la tasa de analfabetismo de la población cayera del 9,1% en 1995 al 6% en 2005.

Apoyado en el aparente éxito de este sistema, Chávez declaró hace poco más de un año que todas las escuelas y liceos del país se convertirán en bolivarianos para el 19 de abril de 2010, fecha del Bicentenario de la Independencia de Venezuela. No aclaró cómo lo hará exactamente pero lo más probable es que esta reforma continúe provocando una fuerte polémica.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen