OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 5 de mayo de 2008 - 09:52 GMT
"Por el resto de mi vida"
Paco Ignacio Taibo II es un prolífico escritor y activista mexicano de origen español. En 1968 fue uno de los jóvenes estudiantes que protestó contra su gobierno. El 2 de octubre de ese año muchos resultaron muertos, aunque la cifra exacta sigue siendo tema de debate. Uno de sus libros, "68", es considerado un testimonio clave de esa historia. Él conversó con BBC Mundo desde Ciudad de México.

Paco Ignacio Taibo II
"Esa sensación de libertad me va a acompañar por el resto de mi vida".
En 1968, el país estaba ahogado políticamente. No había ninguna manera de respirar. La Cámara de Diputados era en su totalidad de miembros del PRI. Todo el Senado, los presidentes municipales de todo el país, las estructuras sindicales, todos estaban en manos del PRI.

Los medios de comunicación obedecían a una censura rígida. Vivías en un país asfixiado políticamente.

En ese contexto, la comunidad intelectual y las universidades eran las únicas válvulas de escape que tenía la sociedad para criticar al Estado.

Entonces, el 68 es un gran momento de ruptura en la medida en que, con los estudiantes por delante, una clase media y una clase media baja, se critica al monopolio y al control del poder, a la represión, a los abusos que se habían ejercido durante tantos años.

Vigencia hoy

Este pasado sigue teniendo relevancia en México porque sigue siendo un continuo. Hoy, adolescentes que nunca lo vivieron siguen hablando del 68 como referencia.

Tengo fresca la memoria de los acontecimientos de aquel año y la sensación de que se estaba construyendo un país alternativo, diferente
Y ciudadanos que lo vivimos seguimos hablando de él como referencia. El 68 es el inicio de la gran ruptura democrática mexicana, que ha tomado muchísimos años.

En todo caso, mi primer recuerdo de ese año es mi recuerdo constante. Yo tenía 19 años y participaba en el Comité de Huelga de Ciencias Políticas en la universidad.

Nuestra escuela fue la primera en ir a la huelga, exigiendo libertad para los presos políticos. Tengo fresca la memoria de los acontecimientos de aquel año y la sensación de que se estaba construyendo un país alternativo, diferente.

Libertad

Las escuelas en huelga fueron escuelas tomadas. Y se volvieron campamentos donde vivíamos, comíamos, discutíamos, dormíamos. Y esta sensación de libertad que nos acompañó a lo largo de aquellos meses nunca se me va a ir. Me va a acompañar el resto de mi vida.

Además, esto sucedió el 68 por un lado porque hubo un contexto internacional. Recuerdo conversaciones con compañeros que estudiaban en Estados Unidos, que venían y contaban sobre lo que estaba pasando allá.

Y desde luego también nos llegaban multitud de folletos sobre el mayo del 68 francés, del que estábamos relativamente bien informados.

Llegaba información sobre varios países de América Latina. Se conoció y circuló información sobre la lucha de los estudiantes brasileños. Así que todo ese ambiente revolucionario estaba en el aire.

Pero la televisión tuvo poco impacto porque estaba bajo régimen de censura total.

Galería de las protestas del 68

El poder de la imaginación

Hoy ese momento sigue generando interés porque al mismo tiempo hubo un gran despliegue de imaginación:

Todo este despliegue de medios imaginativos para huir de la represión directa, así como la democracia de base que se construyó, lo convierten en el gran mito
Los estudiantes de artes gráficas pintando murales; los estudiantes de veterinarias pelando a los perros para que llevaran consignas en el pelo; mensajes que se ponían en los techos de los autobuses para que se leyeran desde el primer piso y no los pudieran borrar; noches en las que salieron 100.000 personas a pintar las calles en esta ciudad.

Todo este despliegue de medios imaginativos para huir de la represión directa, así como la democracia de base que se construyó, lo convierten en el gran mito.

40 años después eso representó para México el inicio de la ruptura con la dictadura priísta. El PRI terminó desmoronándose lentamente.

Pero en principio y en origen, el primer eco del movimiento estudiantil es la construcción de una clase media ilustrada progresista que se lanza para intentar desarrollar estructuras democráticas.

París y México

En 1968 en París y en México habían similitudes: jóvenes estudiantes, universitarios, de clase media o media baja que leen más o menos los mismos libros, pero los procesos concluyen de manera muy diferente.

Y sí, creo que podría repetirse un 68, sin duda ... las explosiones pueden venir por parte de los movimientos estudiantiles
Eso se debe a que en Francia existía una democracia formal. El movimiento combate esa democracia formal. En México, existía una dictadura fáctica, de hecho. Yo creo que esto marca la inmensa diferencia entre los dos movimientos. El movimiento francés se va desinflando lentamente.

El movimiento mexicano, incluso en su muerte, es un ave fénix. Renace y se mantiene durante los siguientes 20 años.

Los activistas del 68, los cientos de miles de activistas del 68, serán los que después reorganizarán los sindicatos universitarios y los que irán construyendo estructuras democráticas en todo el país.

Hablan los jóvenes del 68

La línea de continuidad del movimiento del 68 a las elecciones del 88 se puede trazar sin ningún problema.

Y sí, creo que podría repetirse un 68, sin duda. En la medida en que vives en sociedades en las cuales se ahogan los respiradores de éstas, las explosiones pueden venir por parte de los movimientos estudiantiles.

Escuche la rockola del 68



NOTAS RELACIONADAS
40 años y muchos interrogantes
04 04 08 |  Internacional
Homenaje a Martin Luther King Jr
04 04 08 |  Participe
EE.UU./inmigrantes: "Tenemos un sueño"
11 04 06 |  Internacional

EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen