OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 10 de abril de 2008 - 10:40 GMT
Níger: juicio a la esclavitud
Javier Farje
Javier Farje
BBC Mundo

Hadijatou Mani. Foto cortesía de Antislavery International
Hadijatou Mani fue esclava desde los 12 años. Ahora, libre, pregunta porque no la protegieron
Hadijatou Mani, una joven de mirada penetrante, costaba US$500 a los 12 años de edad.

Hoy, el precio que ella quiere que pague el gobierno de Níger por su temprana esclavitud es mayor: una compensación de US$80.000.

Hadijatou está enjuiciando al estado por haber permitido que, en pleno siglo XXI, esa niña inocente que alguna vez fue haya vivido en un estado de servidumbre y esclavitud sexual.

Y esta acción, de tener éxito, podría crear una avalancha de demandas y un precedente devastador en un país en el que la esclavitud, que es ilegal, se practica de forma impune.

Ser humano barato

Hadijatou dice que los esclavistas que la usaron en esa transacción negociaron el precio "como su fuera una cabra".

"No he tenido un solo día se descanso en mi vida, y quiero que el sufrimiento de tantas mujeres se termine" dice cargando en la espalda al más pequeño de sus hijos.

La servidumbre de Hadijatou no se limitó a convertirse en mano de obra gratuita, sino que fue obligada a ser sadaka,es decir, esclava sexual de su dueño.

No he tenido un solo día se descanso en mi vida, y quiero que el sufrimiento de tantas mujeres se termine.
Hadijatou Mani
Fueron diez años de trabajos forzados y "favores" sexuales.

Esta es la primera vez en que una ex-esclava enjuicia al estado, porque el caso se ventila en la Corte Comunitaria de Justicia de la Comunidad de Estados de África Occidental (Ecowas siglas en inglés) que incluye a 15 países de la región.

Estado en el banquillo

De tener éxito, la acción de Hadijatou obligaría a los países miembros de Ecowas a tomar medidas, para evitar una ola de demandas capaz de costar millones de dólares.

"Este es muy significativo (porque) clarificará no solo las obligaciones de Níger para proteger a personas como Hadijatou, sino también las otros países" dijo al diario Times de Londres, Helen Duffy, directora legal de Interights.

Desierto de Níger
En el desierto nigerino aún se practica la esclavitud con impunidad.
Esta organización británica, junto a Antislavery Internacional, ambas con sede en Londres, está apoyando la demanda de Hadijatou Mina.

Níger es una nación desértica y pobre en la que se cree que hay 43 mil personas viviendo en estado de esclavitud.

Como Hadijatou, esa condición implica, para muchas mujeres, trabajar en labores agrícolas, domésticas y sexuales.

Ni siquiera la reiterada ilegalización de la esclavitud en 2005, ya abolida formalmente en Níger en 1960, le sirvió a Hadijatou para recuperar su libertad.

Libertad condicional

Aunque, oficialmente, la joven esclava tenía derecho a un "certificado de liberación", su "dueño" se negó a dejarla ir, con el pretexto de que era una de sus esposas y que, por lo tanto, debería quedarse encadenada.

Y aquí vino la primera victoria de Hadijatou, seguida de una derrota.

Un tribunal local aceptó que era libre, pero cuando ella decidió casarse, fue acusada de bigamia y condenada a tres meses de cárcel.

Resulta difícil entender cómo, en pleno siglo XXI prevalece una práctica que fue impuesta por los comerciantes de esclavos musulmanes en el siglo XVI.

Hay, sin embargo, varias generaciones de esclavos modernos que lo son por una perversión generacional: descienden de niños robados en las afueras de los poblados del desierto entre los tuareg y los árabes nigerinos en el siglo XIX.

Tuareg
Muchos descendientes de esclavos en Níger pertenecen a la comunidad tuareg
Nadie sabe a ciencia cierta su edad, dicen que tiene 24, pero la vida sin descanso de Hadijatou la ha hecho olvidar, si alguna vez lo supo, donde nació y de donde viene.

En el edificio de la corte suprema de Níger, en la capital, Niamey, sede de Ecowas, los defensores del estado dicen que la esclavitud no es un problema en su país.

"Hay dos fechas importantes en la historia de este país. Una es el día de la independencia; otra es el día en que comenzó este caso", espetó a los abogados del gobierno la socióloga Djouilde Laya.

Hadijatou no podrá recuperar los diez años durante los que tuvo dueño, ni la ignominia de haber sido vendida.

Pero quienes apoyan su causa esperan que recuperar la dignidad equivalga a recuperar un poco la vida que le negaron.



NOTAS RELACIONADAS
Cronología: rompen las cadenas
19 03 07 |  Esclavitud
La esclavitud permanece camuflada
03 12 04 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen