OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 5 de noviembre de 2008 - 22:02 GMT
Desigualdades raciales, más allá del voto
Valeria Perasso
BBC Mundo

La llegada del primer afroamericano a la Casa Blanca fue celebrada por las minorías. Para muchos, Barack Obama dio un paso más allá en la redefinición de la sociedad estadounidense como un auténtico "crisol de razas".

Seguidores de Obama festejan en Chicago
Grupos afroamericanos festejan el triunfo de Obama. Y esperan cambios.

Pero las mismas minorías que celebraron su triunfo pueden convertirse en un factor de presión tan pronto Obama ocupe el sillón presidencial: según los observadores, muchos tienen depositadas sus esperanzas en que los cambios en favor de la integración -rápidos y sustanciales- se promuevan desde el mismo ámbito del gobierno.

Sin embargo, la brecha entre las mayorías blancas y los afroamericanos no ha hecho sino ampliarse en la última década, como revelan estadísticas y censos oficiales.

Así, por ejemplo, mientras un 9,8% de la población total de Estados Unidos vive bajo la línea de pobreza, según datos de 2007, entre los estadounidenses negros esa proporción se eleva al 24,5%.

Los ingresos promedio percibidos por una familia negra estadounidense siguen siendo notoriamente inferiores: US$ 33,916 al año, en lugar de los US$54,920 de grupos familiares blancos
Fuente: Oficina de Censos de EE.UU.

El nivel de ingresos promedio de una familia de raza negra aumentó el año pasado por primera vez desde 1999, según la Oficina de Censos estadounidense.

Esto podría leerse como una buena noticia, si no fuera que los ingresos percibidos siguen siendo notoriamente inferiores a los de una familia blanca: US$ 33,916 al año para las minorías negras y US$54,920 para grupos familiares blancos.

Segregación en las escuelas

En materia de educación, el panorama tampoco es alentador.

Gran parte de la discusión sobre reformas educativas en el país durante las últimas dos décadas se ha dado alrededor de la desigualdad racial.

Más allá del programa "No Child Left Behind" (Ningún niño dejado atrás), prometido por George W. Bush para hacer frente a las carencias del sistema escolar, lo cierto es que, en las estadísticas que miden el rendimiento, las escuelas con mayoría de alumnos no blancos aparecen siempre al final de los ránkings.

Joven afroamericano en una escuela de Cleveland
Los niveles de segregación de estudiantes de raza negra han crecido desde los años 80.

Según un informe de la Universidad de California Los Angeles (UCLA), los niveles de segregación de estudiantes de raza negra o de origen hispano han crecido notoriamente desde los años 80, pese a que los grupos minoritarios representan hoy casi la mitad del alumnado (41%) y los negros, en particular, constituyen el 17% de la población escolar.

El porcentaje de estudiantes blancos en las escuelas públicas cayó, a la vez que aumentó el nivel de deserción escolar en instituciones con mayoría afroamericana, que ronda el 40%.

Esto, a su vez, genera un problema mayor: las escuelas de minorías se vuelven destinos poco atractivos para los docentes más capacitados.

La cuestión racial se combina con la pobreza, y quienes abogan por programas de cambio señalan que no sólo es necesario combatir la discriminación, sino establecer políticas que pongan a las escuelas de minorías en un pie de igualdad con las de alumnado mayoritariamente blanco.

De la escuela a la calle

LOS RECLAMOS DE LAS MINORÍAS
Seguidores de Obama festejan en Chicago
La discriminación y la desigualdad social basada en cuestiones raciales marcan la realidad de la sociedad estadounidense, y serán materia urgente para la agenda de Barack Obama

La brecha racial también sale a la calle y se manifiesta en las estadísticas del crimen que maneja la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos.

Según datos de 2005, los afroamericanos fueron objeto de más ataques violentos que el resto de la población: 29 de cada mil personas negras son víctimas de crímenes varios cada año, comparados con 23 de cada mil blancos. Y casi la mitad de los homicidios de todo el país tuvieron como víctima a una persona de raza negra.

En las cárceles, la piel también marca diferencias.

El Departamento de Justicia estadounidense señala que, entre 1990 y 2007, la población carcelaria de raza negra ha crecido más lentamente que la blanca y la hispana. Sin embargo, un 10,7% de los hombres negros de entre 30 y 34 años está tras las rejas, mientras que la proporción entre los blancos es casi diez veces menor: 1,9% de la población total.

Los altos niveles de desempleo entre las minorías son uno de los argumentos que utilizan los analistas para explicar estas tendencias.

Mientras que la tasa de desocupación nacional es del 6,1% (alrededor de 9,5 millones de personas), entre los afroamericanos casi se duplica y alcanza al 11,4% de la población. Así lo confirma la Oficina de Estadísticas del Empleo, con datos que dará a conocer oficialmente en un informe de febrero de 2009.

¿Salud para todos?

La reforma del sistema de salud ha sido parte de la retórica de campaña de los dos candidatos y será ahora una cuenta urgente para Barack Obama que podría insumir unos US$2.400 millones del presupuesto nacional.

Votante recibiendo una vacuna
Vacunas junto a las urnas: durante la elección se suministró asistencia de salud en los centros de votación.

En Estados Unidos hay 47 millones de personas sin seguro médico y la cifra podría incrementarse como consecuencia de la crisis económica, cuando las empresas consideran cancelar los beneficios de salud de sus empleados por cuestiones de costo.

Según un censo de 2007, 19,5% de los negros no tienen seguro de salud (7,4 millones de individuos), casi el doble que los blancos (10%).

La expectativa de vida es 30% más alta para los blancos, y excede en 5 años a la de los afroamericanos.

LO QUE USTED PIENSA: ¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR DE OBAMA?
Liliana, México

Las tasas de mortalidad mantienen la misma tendencia: para los bebés de raza negra es 2,4 veces mayor que para los blancos no hispanos, según el informe anual del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades del gobierno estadounidense.

Aunque, señalan los expertos, la brecha ha tendido a estrecharse en las mediciones de los últimos cuatro años.

Pero, en todos los terrenos, los indicadores hablan del desafío titánico que Estados Unidos tiene por delante, desde el día después de la elección del primer presidente negro de su historia.

La discriminación y la desigualdad social basada en cuestiones raciales marcan la realidad de la sociedad estadounidense y serán materia urgente para la agenda de Barack Obama.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen