OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 15 de octubre de 2008 - 12:23 GMT
El "factor Irak" en las elecciones
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
Enviada especial de BBC Mundo a Fort Campbell, Kentucky

El 22 de agosto de 2007 fue el peor día en la vida de Dustin Flynn. La noche anterior había tenido un mal presentimiento, pero no fue hasta la mañana siguiente que confirmó su peor pesadilla: Josh, el padre de su hijo de 6 años, había muerto en Irak.

Dustin, viuda de guerra
Como familia de un soldado sabemos que existe una posibilidad de que algo así suceda, pero uno nunca está preparado
Dustin, viuda de un soldado caído en Irak
"Si están heridos te llaman y los oficiales no vienen a tu casa, por eso lo supe inmediatamente", recordó Dustin, quien todavía lucha por contener las lágrimas.

Si ver a los oficiales fue duro, contárselo a Morgan, su hijo, fue incluso más difícil. "Como familia de un soldado sabemos que existe una posibilidad de que algo así suceda, pero uno nunca está preparado".

Dustin eligió el lugar donde tuvo la primera cita con Josh para darle la noticia. "Hay días que está mejor que otros. Es muy niño. Si yo sufro, él lo hace mucho más, pero de una manera distinta", dijo Dustin en su casa a BBC Mundo.

Para amortiguar el dolor, Morgan tiene varios regalos que le recuerdan a su padre. Uno de ellos es una almohada que le hizo su tía Amy con el uniforme de Josh.

Cuando está triste, Morgan duerme con esta almohada, lo que le dio una idea a Dustin.

Ahora, ella pasa muchas noches junto con sus hermanas y su madre cosiendo almohadas con uniformes que les llegan de todas partes del país.

"Es como sacar fuerza de la nada. Este proyecto me ha devuelto la vida, el simple hecho de compartir el dolor que siento con otras que viven la misma experiencia me ha servido muchísimo para aceptar la pérdida de Josh".

¿En vano?

Ésta es una de las consecuencias de la guerra en Irak, donde han muerto más de 4.000 soldados estadounidenses. ¿Qué piensa entonces Dustin de esta guerra? ¿La pérdida de Josh afectará su elección de candidato presidencial?

Morgan, hijo de un soldado muerto en Irak
Morgan duerme algunas noches con una almohada hecha con el uniforme de su padre.
Ella prefiere no hablar del tema, aunque su padrastro contesta brevemente: "No, no cambiaremos nuestra forma de votar".

Esta familia vive cerca de la base militar de Fort Campbell, Kentucky, que es una de las más grandes de todo el país y donde viven miles de niños que tienen a sus padres o madres en el frente de batalla.

Muchos de ellos asisten a la secundaria que está dentro de la base y, tal como explicó a BBC Mundo el director de la escuela, David Witte, el debate a nivel nacional sobre la guerra afecta a muchos de sus estudiantes.

"El escuchar que la gente critica la guerra crea conflicto entre estos niños que tienen que pasar meses y meses a la espera de sus padres. Te imaginarás que no es fácil pensar que todo ese sacrificio es en vano ¿no?", indica Witte.

Pero este deseo inconsciente de no cuestionar la guerra en Irak o Afganistán no influye en su educación y en sus clases. Al igual que en todo el país, los alumnos estudian las campañas de los candidatos.

"Los maestros no hablan sobre sus preferencias en clase, pero los estudiantes sí. Debaten entre ellos y cada uno elige a su candidato", señala el director.

La guerra y la comandancia

Al hablar con los estudiantes es fácil comprobar que, como ocurre en todo el país, ellos también están muy divididos, y es fácil encontrar a fervientes admiradores tanto del demócrata Barack Obama como del republicano John McCain.

Pero, ¿quién será en su opinión un mejor "comandante en jefe"?

Las encuestas a nivel nacional le dan la ventaja a McCain, quien fue prisionero de guerra en Vietnam y luego miembro del Comité de Seguridad del Senado por varios años.

Un sondeo de Los Angeles Times/Bloomberg, por ejemplo, señala que el senador de Arizona supera a Obama como "el mejor a la hora de conseguir el triunfo en Irak", por un margen de 50% a 34%.

Soldado estadounidense patrullando en una calle iraquí
Los principales candidatos difieren en cómo terminar la presencia militar en Irak.
Pese a la ventaja del republicano, Obama ha ganado muchos seguidores debido a su voto en contra del proyecto de 2002 que autorizó a George W. Bush para atacar Irak (McCain votó a favor).

Este apoyo proviene de aquellas personas que se sienten engañadas por las promesas y las justificaciones que hizo la administración Bush en su momento.

No sólo no se encontraron armas de destrucción masiva, sino que además la guerra ha costado más de US$500.000 millones, a pesar de que la Casa Blanca había anticipado un costo entre los 100.000 y los 200.000 millones de dólares.

Sobre el final de la guerra y el retiro de tropas los candidatos también tienen posturas distintas.

El senador de Arizona, quien apoyó el incremento de efectivos en Irak, sostiene que las fuerzas militares estadounidenses deben permanecer en suelo iraquí hasta que haya estabilidad. El candidato demócrata, por su parte, favorece la retirada de los soldados lo más pronto posible para movilizar estas fuerzas hacia Afganistán.

Entre las campañas se acusan mutuamente de no tener idea de lo que está en juego, aunque ambos candidatos a la vicepresidencia -tanto la republicana Sara Palin como el demócrata Joe Biden- tienen a sus hijos en Irak.

Pese a los mutuos ataques, ambos partidos reconocen la complejidad de la situación. Más aún cuando la guerra ha caído en las prioridades de la gente, que ahora está mucho más preocupada por el pan de cada día que por lo que pasa en un lugar tan lejano.


Haga clic y vaya a nuestro foro...y a usted, ¿qué le preocupa?




VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen