OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 25 de agosto de 2008 - 15:25 GMT
Elecciones EE.UU: política exterior
Redacción BBC Mundo

Bandera de los EE.UU.
Ambos candidatos tienen opiniones muy dispares sobre la política exterior estadounidense.

La política exterior es uno de los temas candentes de las elecciones presidenciales, con el republicano John McCain, veterano de la guerra de Vietnam, promocionándose a sí mismo como el comandante en jefe más capaz de enfrentar crisis internacionales.

El candidato democrático Barack Obama, intenta refutar las acusaciones de McCain sobre su "ingenuidad" y "poca experiencia" en esta materia para ocupar el despacho oval.

Y es que existe una clara diferencia entre las políticas de ambos candidatos, por ejemplo respecto a Irak.

Conozca más acerca de las propuestas de cada candidato en distintas regiones del mundo:

John McCain visitó México y Colombia a principios de julio.

Durante su visita enfatizó su apoyo al tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Colombia y reafirmó su compromiso con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que reduce las barreras comerciales entre Estados Unidos, México y Canadá.

En su discurso del 26 de marzo, McCain subrayó su visión de una América del Norte y del Sur como el "primer hemisferio completamente democrático, con libre comercio a lo largo y ancho de sus fronteras, donde la ley y el poder del libre mercado permita el desarrollo de la seguridad y la prosperidad para todos".

Pero Obama se ha mostrado en ocasiones crítico con el TLCAN y habla de renegociar el acuerdo. Según él, no apoyaría ningún trato -ni los negociados en este tratado ni el que se busca con Colombia-, hasta que se garantice un alto grado de protección a los trabajadores y el medio ambiente.

En Cuba, ambos candidatos mantendrían el embargo comercial, pero Obama levantaría ciertas restricciones en viajes a la isla, y permitiría a los exiliados cubanos enviar dinero a sus familiares.

El candidato demócrata también expresó su voluntad de reunirse con el líder Raúl Castro y el mandatario venezolano Hugo Chávez para negociar sin condiciones previas, algo que rechaza McCain.

Ambos candidatos apoyan el Plan Colombia, el paquete de ayuda estadounidense para que Colombia combata el tráfico de drogas, así como la iniciativa Mérida, un plan similar para reducir el tráfico de drogas en la frontera entre EE.UU. y México.

Durante la campaña, McCain también dijo que los tratados de libre comercio mejorará las economías latinoamericanas y reducirá el flujo de inmigración hacia los EE.UU. desde el sur.

Además, se mostró partidario de reforzar la seguridad en las fronteras tanto "virtuales como físicas" entre EE.UU. y México.

Obama es menos optimista acerca del efecto de los tratados de libre comercio con las economías latinoamericanas, pero está de acuerdo en que el desarrollo económico de estos países reducirá la inmigración.

Ambos consideran que, una vez llegados a EE.UU., los inmigrantes ilegales deberían tener oportunidades para acceder a "vías hacia su ciudadanía".

En este sentido, McCain co-esponsorizó una legislación en el Senado para permitir a los inmigrantes ilegales permanecer en EE.UU. tras pagar multas e impuestos atrasados, algo que el Congreso rechazó aprobar el pasado año.

Por su parte ,Obama dice que apoyará una "reforma migratoria comprensiva" que incluye una vía hacia la ciudadanía para los cerca de 12 millones de inmigrantes ilegales que se estima viven en EE.UU.

John McCain fue uno de los mayores partidarios de la decisión inicial de invadir Irak, y un impulsor clave de la intensificación de las maniobras militares en la zona del pasado año, con el envío de 20.000 efectivos extra al país.

Cree que las tropas deben permanecer en Irak hasta que el país se estabilice y el gobierno iraquí sea capaz de mantener el orden por sí mismo. Según McCain muchas de las tropas estarán en casa en 2013, pero es partidario de una presencia estadounidense permanente en Irak.

APOYO EN ORIENTE MEDIO
Irak: McCain 47%, Obama 45%
Iran: McCain 46%, Obama 44%
Israelíes y palestinos: McCain 44%, Obama 42%
Fuentes: Washington Post/ABC News, 10-13 de Julio
La oposición al conflicto en Irak ha sido uno de los principales temas de campaña de Obama.

El candidato demócrata se opuso fuertemente en su día a la decisión de enviar tropas a Irak, y propone una retirada al ritmo de un batallón por mes, con la idea de retirarlas todas en 16 meses.

Sin embargo, aclaró que tendría en cuenta el consejo de los comandantes trabajando en el área sobre el mejor modo de hacerlo, y que mantendría una presencia estadounidense reducida para reforzar así la campaña contra las actividades del grupo al-Qaeda.

Obama prometió invertir US$2.000 millones de ayuda gubernamental para los refugiados iraquíes y realizar una campaña diplomática para lograr la retirada de las tropas.

Respecto al programa nuclear iraní, ambos candidatos coinciden y consideran que representa una grave amenaza a los intereses estadounidenses.

CALENDARIO DE RETIRADA DE TROPAS EN IRAK
Preferencia de los estadounidenses respecto a un calendario, o no calendario, de retirada de tropas estadounidenses en Irak
Prefieren un calendario: 50%
Rechazan calendario: 49%
Fuentes: Washington Post/ABC News, 10-13 de Julio

Obama propone establecer negociaciones sin condiciones previas con el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad. Pero dijo también que haría lo que fuera para evitar que Irán desarrolle armas nucleares, y que mantendrá la amenaza de una acción militar sobre la mesa.

McCain se opone rotundamente a una reunión "sin condiciones" con el líder iraní, diciendo que estas charlas sin recibir concesiones son una especie de premio al comportamiento de Irán.

El senador de Arizona ha sido criticado por algunas de sus declaraciones durante la campaña acerca de Irán, en particular por un momento en que cantó a modo de chiste "Bomb bomb bomb bomb bomb Iran"(bombardear Irán) al ritmo de la canción "Barbara-Ann" de los Beach Boys.

También se le critico por su comentario a un reportero diciendo que las exportaciones de cigarrillos a Irán desde Estados Unidos iban en aumento y que "quizás este es el modo de matarlos".

En cuanto al conflicto árabe-israelí, ambos candidatos creen que la solución pasaría por el reconocimiento de dos estados y mantienen la idea de una fuerte alianza entre EE.UU. e Israel.

McCain ha sido el que ha mostrado una posición más pro-israelí describiéndose a sí mismo como "la peor pesadilla de Hamás".

Pero Obama fue más allá que McCain cuando mostró su apoyo a una Jerusalén "indivisible", que muchos observadores interpretaron como una oposición a la idea de palestinos e israelíes compartiendo la ciudad.

Poco después aclaró su posición diciendo que no estaba tratando de "predeterminar situaciones finales sobre el tema".

Obama declaró que Hamás es una "organización terrorista" que no tiene puesto en una mesa de negociación.

John McCain honró a los aliados europeos de EE.UU. durante su discurso del 26 de marzo, invitando a los estadounidenses a dar "la bienvenida a una fuerte y confiada Unión Europea (UE) y continuar el apoyo a la OTAN".

Es partidario del desarrollo de una política energética común y eventualmente un mercado común.

Obama también recalcó la importancia de una alianza entre la UE y EE.UU. y pidió reconstruir las relaciones estadounidenses con los países europeos, que según él han sido dañadas durante la administración de Bush.

Para ello considera clave finalizar la guerra en Irak y colaborar con Europa para reducir el efecto del cambio climático.

Obama quiere utilizar sus cálidas relaciones con las naciones de Europa para persuadirlas de enviar más tropas a Afganistán.

También resaltó su apoyo a la ampliación de la UE y el ingreso como miembro de Turquía.

La campaña de Obama criticó las declaraciones de McCain en su discurso del 26 de marzo instando a los miembros del G8 a excluir a los países no democráticos, y advirtió sobre los "peligros que supone un revanchista como Rusia".

La amenaza desde Rusia, además de la china, es citada por McCain como una razón para invertir en misiles de defensa. Obama sin embargo habla de una "plena consulta con Rusia con perspectivas hacia un mutuo beneficio y cooperación en misiles de defensa, pero sin dar a Rusia ningún veto sobre decisiones sobre seguridad nacional en EE.UU.

Obama también es partidario de involucrar a Rusia en sus esfuerzos por combatir la proliferación nuclear y establecer negociaciones para que los misiles rusos y estadounidenses dejen de estar en estado de "alerta".

Uno de las principales objeciones de Obama a la guerra de Irak fue el hecho de que esto reduce la habilidad de EE.UU a la hora de perseguir a al-Qaeda en Afganistán.

Por este motivo, propone emplear los recursos militares retirados de Irak en nuevas misiones a Afganistán, y espera que una mayor presencia estadounidense anime a los aliados de la OTAN a incrementar sus compromisos militares en la zona.

Por su parte, McCain propone enviar tres brigadas extra y adoptar tácticas de contra-insurgencia tal y como el general estadounidense David Petraeus ha estado realizando en Irak.

Obama dijo en 2007 que lanzaría ataques contra al-Qaeda en Pakistán, con o sin el consentimiento de los paquistaníes, si Pakistán no actúa con inteligencia sobre la presencia de importantes grupos de insurgentes.

Pero McCain describió su propuesta de "ingenua".

Ambos candidatos han descrito el reciente acuerdo entre EE.UU. y Corea del Norte sobre desarme nuclear como "un paso adelante".

Obama defendió las negociaciones directas con el régimen norcoreano antes de que esto formara parte de la estrategia estadounidense, mientras que McCain lo criticó por proponer reuniones con el líder norcoreano Kim Jong-Il sin condiciones.

Pero el candidato demócrata respondió atacando a McCain por sugerir que China (y Rusia) tendría que ser excluida del G8.

"Excluyéndolos del proceso de creación de normas internacionales dirigidas a mantener el orden en los mercados financieros, que son capaces de dirigir temas críticos tales como terrorismo, y enfocar nuestra atención en disparidades de riqueza entre países, esto no tiene sentido", dijo Obama a la CNN.

Pero al igual que McCain también resaltó su voluntad de traer a colación la defensa de los derechos humanos en las negociaciones con líderes chinos.

McCain cita "cubrir la potencial amenaza de posibles competidores estratégicos como...China" como razón para invertir en sistemas de defensa con misiles.

Ambos candidatos han pedido a China hacer más por regiones como Zimbabue, Sudán y Birmania.

Con su herencia africana, Obama ha hecho que la política continental sea prioritaria durante su tiempo en el Senado.

Dirigió intentos para terminar con el conflicto en la República Democrática en Congo, e impulsó a través de una ley unir esfuerzos para llevar al ex líder de Liberia Charles Taylor, frente a la justicia.

En Darfur, ambos candidatos han firmado declaraciones conjuntas exigiendo acciones.

Obama está a favor de imponer sanciones más duras, sobre todo a las ventas de crudo, fortaleciendo una zona de exclusión aérea y enviando fuerzas pacificadoras de Naciones Unidas a la región.

McCain propone establecer una meta para la erradicación de la malaria en todo el continente bajo el nombre "fuerte compromiso" con "países amigos" de África.

Por su parte, Obama favorece incrementar el desarrollo de la ayuda en la región, y abrir consulados estadounidenses por todo el continente.

Ambos candidatos son partidarios de imponer más sanciones a Zimbabue y animar a sus vecinos africanos a forzar al presidente Mugabe a celebrar unas elecciones legítimas.

La retórica de los dos candidatos respecto al comercio internacional no podría ser más diferente.

McCain cree que EE.UU. debe "comprometerse en esfuerzos regionales y multilaterales para reducir las barreras comerciales" en todo el mundo y quiere que sur y norte del continente americano forme parte de una zona de libre comercio.

Obama ha sido mordaz sobre este asunto en su campaña.

Considera que el TLCAN fue sobrevalorado por los estadounidenses, por lo que se debería trabajar con los líderes de Canadá y México para "arreglarlo" y que "funcione para los trabajadores estadounidenses".

El senador de Illinois se opone al tlcan y sólo quiere promover tratados comerciales que incentiven el "buen trabajo y estándares medioambientales en el mundo".

Diplomáticos extranjeros expresaron su preocupación sobre lo que ellos llaman retórica proteccionista. Sin embargo, desde que consiguió la nominación demócrata Obama dijo que sus declaraciones en este tema han sido "exageradas y amplificadas".

En cuanto a los esfuerzos internacionales por combatir el cambio climático, ambos candidatos están comprometidos a trabajar con otros países para reducir las emisiones de dióxido de carbono, y han diseñado esquemas para reducir las emisiones estadounidenses.

McCain se compromete a negociar un tratado alternativo al protocolo de Kyoto integrando a China e India en el proceso.

Obama prometió establecer un "Foro Global de Energía", integrado por el G8 además de Brasil, China, India, México y Sudáfrica, vinculado al marco establecido por la Convención para el Cambio Climático de la ONU.

Ambos parecen apoyar el punto de vista del presidente George W. Bush al afirmar que no puede haber un nuevo tratado alternativo al de Kyoto hasta que China e India formen parte del mismo.

Por último, Obama propone disminuir la extrema pobreza en el mundo a la mitad para el año 2015, duplicando la ayuda internacional estadounidense hasta los US$50.000 millones para lograr este fin.





 

banner watch listen