OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 8 de diciembre de 2008 - 17:59 GMT
El futuro de la Revolución
Fernando Ravsberg
Fernando Ravsberg
BBC Mundo, La Habana

Cubanos en una calle de La Habana
Una nueva izquierda crítica al sistema ha surgido en Cuba.

Pocos dudan de que el futuro de Cuba y su proceso revolucionario estará determinado en gran parte por las medidas que el gobierno de Raúl Castro adopte en los próximos meses. La mayoría de los cubanos, desde los intelectuales hasta el hombre común, coinciden en la necesidad de realizar cambios.

Incluso Fidel Castro, poco antes de su enfermedad, expresó que el proceso revolucionario podía ser destruido "por nosotros mismos" y en uno de sus discursos dijo que Revolución es "cambiar todo lo que debe ser cambiado". Con ello abrió una gran puerta.

El 26 de julio de 2007, el general Raúl Castro, ya entonces presidente en funciones, prometió hacer cambios estructurales pero con un límite: "Lo único que no cuestionará jamás un revolucionario es nuestra decisión de construir el socialismo".

Aeropuerto
La emigración de jóvenes aumenta casi diariamente.

Por su parte, la población lo expresó con toda claridad en 1,2 millones de críticas al funcionamiento del país, planteadas durante 2007, en un debate nacional organizado por el propio Raúl Castro y en el que participaron cerca de 5 millones de cubanos.

La intelectualidad ha escogido Internet. La página española "Kaosenlared" se ha convertido en el centro de la polémica. Recoge cientos de propuestas para transformar la realidad cubana, y los internautas de la isla y del exterior discuten en foros interactivos.

Debate de izquierda

Resulta además interesante que recientemente haya surgido una tendencia de izquierda pero crítica con el sistema, a la que se suman viejos y jóvenes comunistas que, paradójicamente, apelan a que se construya un "verdadero socialismo".

Agricultores
Muchos son los que creen que el país se encuentra inmerso en una grave crisis. La agricultura no produce, en las empresas se trabaja poco, la corrupción crece, el poder adquisitivo esta por los suelos

Su pensamiento lo sintetiza el ex diplomático Pedro Campos, cuando afirma que, "el haber mantenido el trabajo asalariado como la forma de organizar la producción ha significado - en esencia - continuar con el mismo modo de producción capitalista, aún cuando se haya intentado un tipo de distribución igualitaria".

En el otro extremo, el economista disidente Oscar Espinosa Chepe reclama que "el presidente Raúl Castro, conocido por su pragmatismo, reflexionará sobre la experiencia china y retomará la idea de promover cambios estructurales y de conceptos".

En definitiva, nunca hubo un espíritu tan generalizado a favor del cambio como el que se puede notar ahora. Es como si la sociedad entera percibiera que las cosas ya no pueden seguir como hasta hoy.

Sin embargo, los que piensan de otra forma no tienen plataforma de opinión. El escritor Félix Sautié denuncia que "se descalifica incluso en ocasiones como enemigos a quienes expresan algo diferente o que no le suene bien al pensamiento oficial establecido".

¿Cómo salir adelante?

Muchos son los que creen que el país se encuentra inmerso en una grave crisis. La agricultura no produce, en las empresas se trabaja poco, la corrupción crece, el poder adquisitivo está por los suelos y la emigración de jóvenes aumenta cada día.

Jóvenes cubanos en la playa
Existe una especie de consenso sobre el hecho de que las cosas ya no pueden seguir igual.

El doctor Lázaro González sostiene que entre los principales problemas están los "pobres niveles de productividad", "las ilegalidades, robos y corrupción" y la "poca motivación" del trabajador que ve a la empresa como un "ente ajeno".

Y es que la economía parece ser el sector que más preocupa a los cubanos. Una encuesta clandestina realizada por una fundación, adscrita al Partido Republicano de Estados Unidos, determinó que más del 50% de los consultados aspira a cambios económicos, mientras que las transformaciones políticas fueron demandadas por menos del 10%.

En poco tiempo, es muy posible además que la isla se enfrente a una relación distinta con Washington. Si llega a crearse una buena vecindad e incluso un posible levantamiento del embargo, Cuba se quedará sin el "enemigo imperialista" que inflamaba los discursos y a las masas.

Armando Hart, uno de los líderes que acompaña a Castro desde la lucha insurreccional, acaba de advertir que "el reto es inmenso", pronosticando que nace "una nueva etapa en el combate ideológico entre la Revolución cubana y el imperialismo".

Los cambios se iniciaron a la semana siguiente de que Raúl Castro asumiera oficialmente la presidencia, pero se detuvieron después del paso de los ciclones por la isla. Se especula mucho sobre las razones de la inmovilidad, pero sólo el gobierno conoce las verdaderas causas.

Niños cubanos en la escuela
Pocos discuten los éxitos educativos de la Revolución, pero la población pide cambios estructurales.

Lo que pase en el futuro con la Revolución cubana estará muy ligado a su capacidad de transformarse a sí misma. Incluso la población que la apoyó durante décadas reclama hoy mejoras económicas, sobre todo en los salarios, la alimentación y la vivienda.

El director de cine Tomás Gutiérrez Alea, Titón, dijo que "el guión del socialismo es excelente, pero la puesta en escena deja mucho que desear".

El sentimiento de muchos acá en Cuba es que la Revolución sólo escapará a esta sentencia si es capaz de convertir la originaria propuesta de bienestar en una realidad palpable para el hombre común.





 

banner watch listen