OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 8 de diciembre de 2008 - 18:07 GMT
La Revolución cubana, en los titulares
America LatinaAlemaniaEspanaEstados UnidosFranciaReino UnidoRusia

En el Reino Unido, el año 1959 comenzó con portadas dedicadas a informar sobre el lanzamiento de un cohete soviético, la huelga de mineros británicos, y un trágico accidente de un auto hundido en el río Támesis. La hazaña revolucionaria en Cuba se coló en las páginas interiores de los periódicos, y de a poco fue ganando relevancia.

El Daily Mirror, que por entonces se comercializaba con el slogan "El diario de mayor venta del mundo", dedicó un espacio a las noticias que llegaban desde Cuba en su edición del 2 de enero. "Las multitudes cubanas saquean tiendas", tituló el diario, que reflejó la situación en las calles de La Habana en la sección de policiales.

Daily Mirror

"Destruyen casinos manejados por gangsters estadounidenses, con licencias otorgadas por Batista", denunció la publicación.

Días después, dedicó una página casi completa a la llegada del hijo de Castro a La Habana, acompañada de una columna de opinión en la que se criticaba el envío de armas a las tropas de Batista: "¿Por qué diablos envió armas Gran Bretaña a un dictador tiránico?... No debe sorprendernos entonces que los victoriosos rebeldes cubanos estén molestos con Gran Bretaña".

El conservador The Times, por su parte, informó de los sucesos el mismo 1 de enero. "Los tanques detienen a los rebeldes", dijo la crónica, que adjudicó al gobierno cubano el triunfo sobre los rebeldes. Según los datos que manejaban, las fuerzas de Castro habían perdido 3.000 hombres, a razón de "tres rebeldes muertos, por cada soldado muerto".

Al día siguiente, la crónica se focalizó en lo que ya se veía como un triunfo de los revolucionarios. Según The Times, Castro había obtenido "una recompensa a su fanática perseverancia", y la "Cruzada Fidelista" ponía fin a un régimen brutal y corrupto. En contratapa, una galería de fotos ilustró los acontecimientos.

La publicación incluyó, además, una carta de lectores firmada por el novelista inglés Graham Greene, quien había visitado la isla caribeña y más tarde se convertiría en un abierto simpatizante del presidente Castro. "A mí me habían dicho erróneamente, cuando visité Santiago en 1957, que el dr. Castro era un comunista... Es extraño que nuestras autoridades en La Habana no supieran que Castro tenía el apoyo de la Acción Católica", señalaba el escritor (3 de enero de 1959).

The Times

El tabloide Daily Mail, actualmente el segundo en ventas en el Reino Unido, dedicó la portada del 2 de enero al relato de un testigo presencial en La Habana. "Estoy sitiado por los rebeldes en mi hotel", declaró el reportero Jeffrey Blyth, desde el piso 17 del Hotel Sevilla. "Veo a los rebeldes comenzar una orgía de saqueos y destrucción", dijo en su reporte telefónico a las oficinas del periódico en Londres.

El 3 de enero, la narración de los hechos dejó paso al análisis: "Ahora los cubanos esperan que una porción de democracia llegue a la isla".

El Evening Standard, por su parte, contó los hechos desde la perspectiva del presidente saliente: "Batista huye", tituló. Y detalló: "Brindó con champaña por la paz y la prosperidad de Cuba". Para el vespertino, Batista había renunciado para "evitar más derramamiento de sangre", y su salida había marcado el fin de "una batalla de 25 meses".

La descripción más interesante de la figura de Castro la publicó por entonces el Manchester Guardian (luego relanzado como The Guardian, uno de los periódicos en circulación hasta hoy). Lo definió como un "boy scout napoleónico, con barba beatnik", haciendo alusión al movimiento bohemio del mismo nombre.

"En dos años, (Castro) convirtió a 40 guerrilleros audaces en un ejército conquistador, capaz de interrumpir el orden de la vida y la economía de Cuba", escribieron el 2 de enero. Y agregaron sobre él: "Con su personalidad magnética... siempre está en la línea de fuego con sus hombres".


Informe de Valeria Perasso, BBC Mundo.





 

banner watch listen