OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 8 de diciembre de 2008 - 18:05 GMT
La Revolución cubana, en los titulares
America LatinaAlemaniaEspanaEstados UnidosFranciaReino UnidoRusia
Nadie sabía mucho de la lejana isla de Cuba en las dos Alemanias, mucho menos de las intenciones de las tropas de Fidel Castro que el 1 de enero ocuparon La Habana.

ALEMANIA ORIENTAL

En la Alemania comunista la noticia fue manejada con mucho cuidado y hasta con recelo.

Neues Deutschland

El diario Berliner Zeitung la incluyó al pie de su primera página recién el día 3 de enero, con el título "Las tropas de Castro en La Habana".

"La victoria del pueblo cubano sobre la dictadura de Batista, apoyada por Estados Unidos, causa consternación en Washington", proseguía el encabezado de un artículo que terminaba con una advertencia: "Ahora, Estados Unidos recibe una inevitable cuenta por haber apoyado durante tantos años a Batista".

El diario Neues Deutschland, órgano del Partido Comunista de Alemania Oriental, anunció la noticia el 2 de enero, en un brevísimo párrafo: "Batista huyó de Cuba".

Dos días después, tituló: "Liberada La Habana". El diario comunista celebró entonces "la victoria de los luchadores por la libertad de Cuba (que) ha provocado una creciente ola de protestas antiimperialistas contra Estados Unidos y sus aliados, que hasta ahora habían apoyado la dictadura de Batista".

"Se dice que Fidel Castro, un hombre de origen burgués, busca implantar reformas democráticas, pero aún queda abierta la pregunta de si está realmente comprometido con un programa económico antiimperialista", opinó el periódico.

ALEMANIA OCCIDENTAL

Der Spiegel

En la prensa alemana occidental, la imagen de los jóvenes guerrilleros que habían vencido a una dictadura brutal los convirtió en una suerte de héroes románticos.

El semanario Der Spiegel, la revista más importante de Alemania Occidental, le dedicó la portada y siete páginas centrales en su edición del 14 de enero, con la foto de Fidel Castro y el título "Con doce pistolas al poder".

Desde el fondo de una prolija enumeración de los abusos del régimen de Batista y la campaña de los guerrilleros, emergía la imagen de Fidel Castro, en la que Spiegel destacaba su "negra barba de pirata y húmeda mirada de existencialista".

Un aliado de Castro, el diplomático Ernesto Betancourt, informaba al Spiegel sobre los rumores de estatización: "¡Pero si Castro mismo es dueño de un ingenio azucarero! ¡Qué beneficios podría tener quitando la propiedad!".


Informe de Sergio Correa, para BBC Mundo.





 

banner watch listen