OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 15 de julio de 2008 - 11:23 GMT
La cambiante "agenda" de la ciencia
Valeria Perasso
BBC Mundo

Alejandro Madrigal, médico
El mexicano Alejandro Madrigal dirige el primer banco internacional de donantes de médula ósea.

La pasión por la medicina se le despertó de joven, hasta transformarse "prácticamente en una religión".

El científico Alejandro Madrigal se convirtió, más tarde, en un referente en el campo de la inmunología y la investigación con células madre.

Se mudó de su México natal al Reino Unido (previo paso por la Universidad de Harvard), y en Londres fundó el primer registro internacional de donantes de médula ósea del mundo, hace ya 15 años.

Hoy, la Fundación Anthony Nolan, de la que Madrigal es director, es pionera en investigación de transplantes de células madre de médula, para el tratamiento de la leucemia y otros tipos de cáncer.

Con él dialogó BBC Mundo sobre el dilema que enfrentan los científicos a la hora de elegir un tema, y de conseguir fondos para solventar las horas de trabajo en el laboratorio.


¿Cómo se definen los temas a los que la ciencia va dedicando su atención? ¿Hay una especie de ruta a seguir?

Sí, aunque uno crea que una contribución es pequeña, vivimos en un mundo en el cual cualquier avance tecnológico o científico nos permite encarar nuevas investigaciones.

Banco de células madre
Madrigal dirigió la creación del primer registro de donantes de médula ósea del mundo.

Entonces, el problema que tiene el científico joven es decidir el camino. Pienso que uno debe enfocarse no sólo en una disciplina, sino también en un tópico específico... en mi caso, ha sido la pelea contra el cáncer, bucando métodos innovadores para tratarlo.

Pero, en este enfoque, también he tenido que estudiar mucho de otras áreas: genoma humano, biología celular, biología molecular...

Muchos dicen "yo soy bioquímico", o "yo soy inmunólogo". Pero yo creo que somos científicos completos, que usamos todos los recursos disponibles para un sólo fin, que es avanzar en la investigación.

Ahora, la tendencia, que parece agudizarse cada vez más, es hacia la especialización extrema...

Es cierto y, en cierta forma, es inevitable.

Pero yo sostengo que tenemos que mantener el "enfoque del helicóptero": ver las cosas siempre desde arriba. Es solamente gracias a la asociación de conceptos que podemos progresar en la ciencia.

En distintos ámbitos científicos, parecen surgir constantemente nuevas ramas de estudio. Hay temas que, digamos hace una década, no concentraban la atención de los expertos e, igualmente, otros que dejaron de ser el foco de estudios. ¿Cómo se define esta "agenda" de temas de la ciencia a nivel global?

Es muy cierto que hay temas que se instalan. Por ejemplo, uno de los de mayor relevancia ahora es el estudio de las células madre.

Somos científicos completos, que usamos todos los recursos disponibles para un sólo fin, que es avanzar en la investigación
Alejandro Madrigal, científico

El manejo de estas células no sólo abre la posibilidad de tratar enfermedades como la leucemia, sino que también podemos pensar en usarlas para tratar pacientes con infarto al miocardio o daño espinal, por ejemplo. Estos son nuevos terrenos por explorar.

La ciencia, entonces, cambia por tópicos, y la gente tiene que entender la relevancia de cada descubrimiento en una escala global.

Diría usted, entonces, que hay temas que "pasan de moda", pero no necesariamente porque se haya agotado el saber alrededor de ellos...

Es fascinante cómo ciertos tópicos, que nosotros pensábamos que habíamos entendido por completo, los revisamos ahora con mayor información y nos damos cuenta de que éramos completamente ignorantes.

Regresar a un tópico - y ésa es una de las bellezas de la ciencia- es volver a descubrir. Y es una ventaja que llegue gente joven a un campo, y retome investigaciones de otras épocas.

La ciencia requiere incluso de gente con "inocencia conceptual" para abrir campos que otros ya dieron por cerrados.

¿Hasta que punto esta "agenda de la ciencia" está dictada por quienes financian las investigaciones?

Lamentablemente, eso puede ser cierto.

Célula madre de médula ósea
La investigación con células madre de médula ósea, una disciplina "de punta".

En medicina, uno ejemplo de ello es el estudio de las enfermedades infecciosas que afectan al Tercer Mundo, como la malaria y la tuberculosis. Actualmente, hay mucho apoyo financiero para su estudio, pero durante años las compañías farmacéuticas no tuvieron interés en su desarrollo, porque no les abrían muchas posibilidades desde el punto de vista comercial.

Las enfermedades parasitarias, que afectan al Tercer Mundo, son todavía un problema muy grande y, sin embargo, el apoyo financiero que reciben de organismos internacionales no es de la magnitud que quizá se requiera.

Este enfoque tiene que cambiar. Es necesario mantener una perspectiva universal de las enfermedades que nos afectan, y tratar de financiar la investigación globalmente.

¿Cómo se hace para generar este cambio, con el peso que tiene el sector privados en los esquemas de financiamiento?

Los organismos reguladores y agencias como la Organización Mundial de la Salud deben insistir para que se justifique el uso de capital privado.

Y se requiere una conciencia nacional e internacional de promoción y apoyo financiero a la investigación.

En América Latina, ¿cree que los estados pueden desarrollar políticas específicas para tener más peso en la definición de temas de investigación?

Es muy importante que lo hagan. Yo no soy experto en políticas de salud pública, pero veo que es necesario mayor conciencia y comunicación de los temas que afectan directamente a América Latina.

Es necesario mantener una perspectiva universal de las enfermedades y padecimientos que nos afectan, y tratar de financiar la investigación globalmente

También, la colaboración de científicos latinoamericanos en grupos y foros internacionales: nuestros países deben usar esos ámbitos para resaltar nuestros problemas, y el impacto social, económico, afectivo y moral que la investigación puede tener en una sociedad.

La mentada brecha que existe entre el Norte y el Sur, entre países desarrollados y países pobres, también se replica en el ámbito científico. ¿Usted ha visto modificarse esta realidad a lo largo de su carrera?

La brecha existe sólo desde el punto de vista financiero, no intelectual.

Los egresados de universidades del Tercer Mundo son, en muchos casos, capaces de hacer grandes aportes científicos cuando se instalan en universidades de primer nivel.

Pero el problema es luego la reinserción, y el financiamiento de proyectos en sus países de origen.

Si tuviera que aconsejar a un joven que comienza a transitar el camino de la investigación, ¿le diría que atienda a las posibilidades de financiamiento antes de elegir el tema específico al que se va a dedicar?

Lamentablemente, muchos se ven obligados a ello...

Es cruel decirle a un científico que se dedique a un área donde va a tener que batallar toda su vida para conseguir fondos.

Otros temas, en cambio, siempre van a atraer financiamiento, como los estudios de cáncer, que despiertan interés en el sector privado y tiene gran repercusión social.

Pero yo repito siempre una frase que me enseñó un maestro: "aquél que no es capaz de vivir por un ideal, que se muera de asco".



NOTAS RELACIONADAS
¿Cuál es el gran hito de la medicina?
08 01 07 |  Ciencia y Tecnología
Éxito en lucha contra la diarrea
05 01 06 |  Ciencia y Tecnología
Progresa vacuna contra la diarrea
08 03 04 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen