OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 13 de mayo de 2008 - 11:05 GMT
Guayana francesa: el problema del oro
Rhett Butler
BBC, Guayana francesa

Guyana francesa. Foto: Roger Legen. WWF.
Guayana francesa es un paraíso ecologista prácticamente intacto.

Con selvas tropicales cubriendo casi el 90% del territorio, una rica área llena de extrañas especies rara vez en peligro, escasa densidad de población concentrada en las ciudades costeras y el nivel más bajo de deforestación de Sudamérica, la Guayana francesa resulta ser un paraíso ecologista.

Más de 1.000 especies de animales y 5.600 tipos de plantas viven en la mayor superficie de bosque tropical bajo jurisdicción de un país europeo. Pero la riqueza biológica de esta región francesa en Sudamérica podría afrontar una creciente amenaza: el precio del oro.

A pesar de la reciente decisión del Gobierno francés de bloquear la aprobación de un controvertido proyecto minero cerca de un área ecológicamente sensible, científicos locales afirman que este paraíso de biodiversidad francés está en peligro por la minería de oro ilegal.

Políticas

En febrero, el ministro de Ecología y Desarrollo Sustentable, ordenó que IAMGOLD, una compañía minera con base en Toronto (Canadá), no podría explotar el oro de la región del monte Kaw, un área que da cobijo a 700 especies de plantas, a cerca de 100 mamíferos y a 254 tipos de aves.

Tala controlada. Foto: Roger Legem. WWF.
La explotación de los recursos se hace de forma regulada y sustentable.

Los que se oponen al proyecto, incluyendo una coalición de ambientalistas, grupos de defensa de los derechos indígenas, así como algunos científicos, alabaron la decisión pero alertaron que la extracción de oro por parte de mineros "ilegales" conocidos como "garimpeiros", representa una amenaza para muchas otras partes de la Guayana francesa.

"La minería habría perjudicado el bosque de Kaw", dice Pierre-Michel Forget, biólogo del Museo Nacional de Historia Natural en Brunoy, Francia, quien ha trabajado en la región por más de 20 años. "Pero todavía tenemos que pensar en los garimpeiros que vienen de Brasil.

Una amenaza venida de Brasil

Desde 1980 la pobre y remota región de Guayana francesa se convirtió en un atractivo destino para más de 10.000 mineros "irregulares" llegados de Brasil.

Atraídos por el elevado precio del oro y el pago en euros, los garimpeiros usan métodos rudimentarios para extraer el oro de los depósitos de grava.

En el proceso utilizan sustancias químicas tóxicas como mercurio y cianuro, y liberan otros metales pesados, contaminando los cauces del agua.

Capybara. Foto: Roger Legem. WWF.
Pero un problema es que el mercurio se ha infiltrado en toda la cadena alimentaria afectando también a los humanos.

El mercurio es particularmente problemático. Una vez depositado en los ríos, el mercurio impregna otras formas de vida que pasan a integrar la cadena alimentaria, acumulándose progresivamente hasta en los mayores predadores como las nutrias, las aves de presa y los seres humanos, causando alteraciones neurológicas y defectos de nacimiento.

Muestras tomadas en los pueblos cercanos a las minas han demostrado la presencia de mercurio en niveles seis veces mayores a lo permitido por las autoridades europeas.

La minería ilegal tiene otras consecuencias. Algunos investigadores aseguran que el impacto de los mineros incluye la caza de especies salvajes y la tala de bosques primarios, factor que incrementa la vulnerabilidad de los bosques ante un incendio, y que es prácticamente indetectable.

Pierre Charles-Dominique, director de la estación de investigación de la Reserva Natural Nouragues, organismo vinculado al Centro Nacional de Investigaciones Científicas, explicó que las minas son difíciles de localizar en avión o helicóptero, por lo que el daño que causan puede que esté subestimado.

Lucha contra la minería

Por su parte, el Gobierno francés trató de combatir la minería ilegal enviando a la "gendarmería", tal y como se conoce a la policía francesa, para patrullar las áreas donde suele practicarse.

Después de ciertas dificultades iniciales trabajando en un miedo tan distinto a las áreas urbanas a las que estaban acostumbrados, los efectivos que hoy trabajan allí emplean sensores remotos y otras herramientas para localizar los campos de trabajo y deportar a los garimpeiros de vuelta a Brasil, según dijo a la BBC Benoit de Thoisy, biólogo de la ONG Kwata, en la Guayana francesa.

Hay áreas donde sí que se podría practicar minería de forma repsonsable
Dr. Forget, biólogo
Aunque estos efectivos parecen estar haciendo progresos para combatir la minería, el biólogo Forget, del Instituto de Investigación de la Reserva Natural "Nourages" opina que la minería continuará siendo un problema.

"Mientras hay algunas áreas donde por su extrema fragilidad no debe realizarse ningún tipo de actividad o explotación, hay otras donde sí que se podría hacer minería de forma repsonsable", explicó.

"Siempre habrá una preocupación ecológica, pero la cuestión es que tenemos que resaltar la necesidad de desarrollo que tiene la Guayana francesa y el aumento de la demanda de oro, bauxita y otros recursos de países asiáticos como India y China".

El futuro

Debido a su dependencia de Francia y de la Agencia Espacial Europea, las presiones sobre la selva de Guayana francesa son actualmente bajas. Sin embargo, la búsqueda descontrolada de oro podría cambiar esta situación.

En febrero, grupos ecologistas celebraron en Francia la decisión de bloquear la explotación de oro en el monte Kaw, un lugar ecológicamente muy sensible.

A partir de ahora, el área pasará a formar parte parte de la red de zonas protegidas, que abarcan hoy un 15% del territorio de la Guayana francesa.





 

banner watch listen