OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 13 de mayo de 2008 - 11:04 GMT
Colombia: amazonia, migraciones y conflicto
Hernando Salazar
Hernando Salazar
Bogotá

Fuerzas de las FARC en la selva.
Miembros de las FARC en el estado amazónico de Caqueta.

Paradójicamente, y a pesar de los daños que causa, el conflicto armado colombiano protege los 477.000 kilómetros cuadrados que tiene este país en la Amazonia frente a otras amenazas más graves como las migraciones y proyectos económicos de gran envergadura.

"El conflicto no deja llegar a casi nadie. ¿En medio de la guerra quién se mete a la selva?", declara a BBC Mundo Carlos Rodríguez, director de Tropenbos International Colombia.

La paradoja se debe a que en la Amazonia hay frecuentes combates entre el Ejército y la guerrilla, y además, está el 35% de los cultivos de coca de Colombia, que superan las 90.000 hectáreas.

Por un lado, los laboratorios en la selva donde se procesa la coca en cocaína utilizan precursores químicos que contaminan las fuentes de agua.
Carlos Rodríguez
Según Carlos Rodríguez el conflicto armado no deja entrar a nadie en la selva.

Y, por otro, el gobierno colombiano fumiga esos cultivos con el herbicida glifosato, que acaba no solo con la coca, sino con toda la flora.

De las fumigaciones aéreas con glifosato no se han salvado ni siquiera parques nacionales naturales, como La Macarena, en plena Amazonia, que tiene 10 reservas de ese tipo.

Debido a las fumigaciones, los cultivos ilícitos se trasladan y eso implica, no solo en la amazonia, sino en el resto del país, la deforestación.

Deforestación

Se estima que cada año unos 2.000 kilómetros cuadrados de la Amazonia colombiana son deforestados, aunque no solo por la expansión de los cultivos ilícitos, sino también por la extracción de maderas.

Según Darío Fajardo, quien fue director del estatal Instituto de Estudios Amazónicos Sinchi, la consecuencia más visible de la deforestación es la llamada praderización y la expansión de tierras ganaderas en la Amazonia.

En la zona, donde se encuentra el 61% de los bosques naturales de Colombia, se extraen maderas con dificultad, debido a la ausencia de vías.

Avión fumigador
Las fumigaciones con glifosato dañan seriamente la flora y la fauna amazónica.
Pero Colombia ha desarrollado una política "progresista en términos de conservación del bosque tropical" que está en la zona amazónica, le dice a BBC Mundo Carlos Rodríguez.

Y esa política, no obstante los problemas para aplicarse, ha protegido la región amazónica.

Sin embargo, Darío Fajardo, le relata a BBC Mundo que se ha detectado que con licencias forestales colombianas se están extrayendo maderas en Perú, que entran de contrabando y se comercializan en Colombia.

Frente a otros fenómenos, como el cambio climático, comparativamente con lo que ocurre en otros países amazónicos como Brasil, la zona colombiana es la que sale mejor librada, según Rodríguez.

"Mientras en Brasil llueve menos, en Colombia llueve más y eso permite que se conserven mejor los ecosistemas", declara el experto a BBC Mundo.

Colombia es un país megadiverso y en la Amazonia, según el Sinchi, hay 674 especies de aves, 1.965 especies de reptiles, 2.121 especies de mamíferos y 753 especies de peces. De todo ese universo, unas 79 especies están amenazadas.

La urbanización

Colibrí
El colibrí forma parte de la lista de especies en peligro de extinción en Colombia.
Para Fajardo, no hay duda de que la principal amenaza contra la Amazonia es la densificación y la urbanización.

En la región amazónica colombiana, que representa un tercio del territorio del país, viven casi 1 millón de habitantes, de los 42 millones que tiene Colombia.

"Hay una presión creciente de población en la Amazonia, a donde está llegando población que está siendo desplazada de otras zonas del país", advierte.

El Sinchi admite que el fenómeno se da sobre todo en las cabeceras de los municipios y los pequeños poblados.

Sin embargo, Carlos Rodríguez considera que, además de la migración, la explotación petrolera y aurífera amenazan a la Amazonia colombiana.

Y se queja de que Colombia "no cuente con políticas públicas claras frente a la Amazonia, que tengan en cuenta el contexto cultural, ambiental y social local, y que la región se piense solo en términos de explotación económica".

Protección legal y constitucional

"Tenemos una buena legislación y garantías constitucionales, pero hay problemas en la aplicación de las políticas", añade.

Fajardo lo complementa cuando declara que la Amazonia también está siendo amenazada por la expansión de cultivos industriales como la palma africana.

Según el experto, el gran problema del monocultivo en la Amazonia es que se atenta contra la biodiversidad, que es una de las principales características de la zona.

Entonces recuerda las historias del caucho en la Amazonia y el hecho de que esos monocultivos vayan de la mano de los conflictos sociales.

Ambos expertos afirman que, a pesar de todo, la porción colombiana, que representa entre el 5 y el 8% del área total del Amazonas, es la zona que mejor librada sale en comparación con la de otros países.





 

banner watch listen