Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 29 de noviembre de 2007 - 16:43 GMT
Constitución "best seller"
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Roberto Díaz García
Desde hace 60 años Roberto Díaz García vende textos legales en un puesto callejero.
En Caracas las leyes están a la venta. Así, abiertamente al público. Y en cualquier esquina del centro de la capital venezolana.

Roberto Díaz García, por ejemplo, lleva 60 años vendiendo las leyes de Venezuela, aunque él mismo no pueda leer la "letra pequeña" en la que están impresas.

"Soy el único analfabeto en el mundo que vende textos legales", dijo García a BBC Mundo.

Los productos que vende en su kiosko se producen justo en el edificio que le queda detrás: en el Palacio Legislativo, sede del desaparecido Congreso y de la actual Asamblea Nacional venezolana.

García afirma que el público venezolano siempre busca la Constitución, las leyes y los códigos y lo hacen no sólo abogados o expertos en leyes sino público en general, al punto que asegura que vende unos 20 o 30 ejemplares diarios de "la mejor Constitución del mundo", dice parafraseando lo que hasta hace un año era una de las frases preferidas del presidente Hugo Chávez.

Interés popular

Eusebio Londoño
La gente está muy interesada en qué es lo que va a pasar con la Constitución
Eusebio Londoño, librero
"Es el interés lógico de la temporada" dijo unos metros, y varias generaciones más acá, Eusebio Londoño, un joven estudiante que maneja otro de los puestos de ventas de textos legales de la cuadra.

"La gente está muy interesada en qué es lo que va a pasar con la Constitución. Se ha hablado de muchos cambios en toda la estructura que teníamos hace muchos años. Muchas personas están asustadas y otras no", afirmó Londoño.

Por eso además de la Carta Magna vigente, Londoño afirma que se vende, más que la Carta Magna, el proyecto de reforma que va a referéndum el domingo 2 de diciembre.

Londoño, al igual que sus colegas "libreros" del centro de Caracas, aseguran que en las últimas semanas la Constitución, el pequeño libro azul -en su edición de bolsillo que popularizó el presidente Chávez- se ha convertido en el best seller de la temporada.

Legalismo español

Puesto de venta de leyes
En este puesto callejero ubicado detrás del el Palacio Legislativo, se pueden conseguir todas las leyes.
Cuando las sociedades están en trance de cambio politico, una de las mejores maneras de plasmarlo y evidenciarlo es haciendo cambios constitucionales.

Apenas en 1999 los venezolanos cambiaron la Constitución de 1961, la que gozó de la vigencia más prolongada en la historia del país.

"Nosotros creemos que reformando las leyes, reformamos las realidades. Creo que en la Constitución tenemos un claro ejemplo", afirmó a BBC Mundo, Javier Elechiguerra, ex fiscal general de la república y uno de los creadores de la Constitución de 1999.

Elechiguerra afirma que hay un "fetichismo legal" que sería típico de las naciones de herencia española, una especie de "legalismo español".

"Cuando las Leyes de Indias existían, y por ejemplo se le reconoció a los indígenas que no eran salvajes (...) había un expresión que decía: "se acata pero no se cumple", afirmó Elechiguerra.

Todo está normado en leyes y códigos que, sin embargo, suelen no aplicarse, por falta de capacidad administrativa del Estado o por ignorancia ciudadana. Pero se siente la necesidad de que esa norma, aún inaplicable, quede recogida en una ley.

Debate constitucional

Hugo Chávez con una Constitución en sus manos
Parece ser que en esta temporada, la Constitución se ha convertido en el libro de más éxito.
¿Ocurre lo mismo en el caso de la Constitución? Cuando BBC Mundo indagó en diferentes partes de Caracas sobre el tema, encontró respuestas desde el activista comprometido con la causa del presidente Chávez hasta la del nihilista absoluto.

Una señora identificada con el "proceso revolucionario" afirmó a BBC Mundo que "todo el pueblo tiene una Constitución en el bolsillo", mientras que un joven mesonero aseguraba que sólo minorías políticamente afiliadas tanto al gobierno como a la oposición conocían "algo" del texto legal.

No hay reunión familiar o de amigos en la que no se toque el tema. Aunque eso no signifique necesariamente que todos la conozcan o la hayan leído.

Sea fetichismo legal o no, el hecho es que en Venezuela por estos días la Constitución y su reforma están en boca de todos. Y, al parecer, en las bibliotecas de muchos.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen