Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 19 de marzo de 2007 - 12:01 GMT
"Perdón por la esclavitud"
Dos siglos después de que se aboliera en Gran Bretaña el comercio de esclavos, una marcha de personas en cadenas llega este mes al corazón de Londres.

La marcha es la culminación de siete años de eventos de la llamada Expedición por la Vida, que busca pedir perdón por la esclavitud. Lady Kate Davson, quien se unió a la marcha durante varios días, es descendiente de uno de los principales abolicionistas. Pero también es viuda de un hombre cuya familia en el pasado era propietaria de esclavos.

Según dijo Lady Davson a BBC Mundo, aunque la esclavitud haya sido abolida hace siglos, somos nosotros, hoy en día, los que debemos pedir perdón.


Lady Kate Davson junto a otra integrante de la marcha, Monette, de Martinique
Debemos ser capaces de pedir perdón por lo que ocurrió en el pasado, porque es parte de nuestra herencia
Soy por un lado descendiente directa de William Wilberforce, uno de los grandes luchadores contra la esclavitud en el siglo XIX en Gran Bretaña. Pero siempre digo que tengo una "división" en mi historia. Estoy en parte marchando en nombre de mi esposo, que falleció hace dos años. Él era Sir Christopher Davson, cuya familia tenía plantaciones de azúcar en Guyana desde el siglo XVIII, así que con certeza tuvieron esclavos.

Si mi esposo estuviera vivo hubiera marchado para decir, lo siento mucho, pido perdón por la esclavitud, por mi parte en esto.

En la marcha sólo los blancos llevan cadenas, que son colocadas por compañeros negros. Durante más de 30 kms de la marcha caminé encadenada y la experiencia fue muy fuerte. Cuando uno camina se impulsa normalmente con los brazos, pero cuando las manos están en cadenas uno pierde el equilibrio fácilmente. Además las cadenas son cortas y nos chocamos todo el tiempo con quien está delante.

Lady Kate Davson en cadenas, junto a otras integrantes de la marcha
En cadenas, por el "perdón y la reconciliación".
Uno está atado al caminar de otros, si quien va adelante es forzado a apurarse, quienes van detrás deben hacer un gran esfuerzo para seguir adelante y mantener el ritmo, esto me dio una sensación muy fuerte de falta de libertad.

Estamos hablando de una historia llena de heridas y debemos hacernos cargo de ella, asumir la responsabilidad por nuestro pasado aún si no estábamos allí cuando sucedió.

Debemos ser capaces de pedir perdón por lo que ocurrió en el pasado, porque es parte de nuestra herencia.

Aunque nosotros no hayamos estado allí en esa época, es parte de nuestra historia y si simplemente la ignoramos y la escondemos, estamos negando de alguna manera lo que sucedió.

Con esta marcha decimos que lamentamos lo que tuvo lugar antes y también lo que ocurre ahora, con otras formas de esclavitud. A menos que podamos decir "lo siento" y reconciliarnos no podrá haber paz en nuestro mundo.

William Wilberforce, con una copia del proyecto de ley para abolir el comercio de esclavos, cerca de 1810
Mi antepasado dijo que no podría encontrar paz en su mente hasta que se aboliera esa opresión
Como una Wilberforce estoy rindiendo homenaje a mi antepasado por lo que lograron él y todo un grupo de personas de las que realmente fue el portavoz en el Parlamento de la época.

Por su fe en Jesús ellos sintieron que era inaceptable lo que estaba sucediendo. Ellos vieron las condiciones en las que los esclavos fueron transportados, forzados a trabajar y la crueldad con que fueron sometidos.

Mi antepasado dijo que no podría encontrar paz en su mente hasta que se aboliera esa opresión. Tal vez sepan que él dio un famoso discurso en el que dijo que Dios le había dado dos tareas: luchar por abolir la esclavitud y por lo que llamó la "reforma de las costumbres".

Ese término puede interpretarse en forma muy moderna. Si miramos a nuestro alrededor vemos pobreza por todas partes, gente "esclavizada" por deudas, el tráfico de mujeres y niños, trabajo forzado, otros "esclavizados" por las drogas y el alcohol. Como dijo Wilberforce, esto es inaceptable y como cristianos no podemos no hacer nada.

Si miramos a nuestro alrededor vemos pobreza por todas partes, gente "esclavizada" por deudas, el tráfico de mujeres y niños, trabajo forzado, otros "esclavizados" por las drogas y el alcohol. Como dijo Wilberforce, esto es inaceptable y como cristianos no podemos no hacer nada
Muchas personas negras que he conocido en la marcha se muestran muy conmovidas con el mensaje de perdón. En una de las fotos pueden verme a mí junto a Monette, de Martinique. Cuando llegamos a lo que fue la casa de Wilberforce me invitaron a decir unas palabras. Yo dije que quería rendir homenaje a abolicionistas tanto negros como blancos, pero sobre todo quería decirle a mis hermanos y hermanas negras: "les pido perdón por lo que les sucedió a ustedes como parte de nuestra historia".

Cuando me despedí de la marcha, Monette, con lágrimas en sus ojos, me dijo: "Kate, tu pediste perdón, quiero decir con todo mi corazón que eres perdonada".

No se trata simplemente de decir "perdón". Las palabras por sí mismas no quieren decir nada. Pero cuando decimos "lo siento" con verdadera sinceridad en nuestro corazón, sabemos como cristianos que es posible por la gracia de Dios comenzar de nuevo. Eso lo vemos en la realidad una y otra vez.


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen