OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 6 de febrero de 2008 - 16:37 GMT
Hasta las urnas
Lourdes Heredia
La carrera hacia la Casa Blanca se presenta muy cerrada. Lourdes Heredia, corresponsal de BBC Mundo en Washington, ofrece en este blog detalles únicos de las elecciones primarias, ya en camino.

Banderas de EE.UU.

Si desea leer las anotaciones más recientes de este blog haga click aquí

EN BUSCA DEL CANDIDATO PERFECTO

Los electores estadounidenses parecen en estos días más confundidos que nunca. En cada evento que voy por lo menos la mitad de la gente con la que hablo me responde: "Todavía no me decido".

Panfleto invitando a asistir a un Caucus
Al final parece que muchos votarán por el candidato que consideren más simpático.
Si tomamos en cuenta que la pregunta la formulo en eventos de los candidatos, la respuesta es sorprendente. Además no sólo pasa aquí en Nevada, sino en otros estados, donde el comentario más común era: "no estoy muy seguro, esperaré a último minuto para decidir".

Por eso, pienso ahora, las encuestas han estado tan equivocadas. Y esto lleva a preguntarme: ¿cómo elegir a un candidato? ¿Qué es lo que buscan los electores?

Edgar Flores, un estudiante latino que vive en Las Vegas, va a votar este sábado por los demócratas, pero aún no sabe por cuál.

"Los tres que lideran las encuestas me gustan. Sus plataformas son muy parecidas. Creo que a todos nos pasa lo mismo y al final creo que mucha gente va a votar porque uno u otro le cae más simpático", me explicó.

El se refiere a Hillary Clinton, Barack Obama y John Edwards.

Por el lado republicano sí hay diferencia entre ellos, pero los seguidores de este partido están igual de confundidos.

"Muchas veces depende de quién hizo el esfuerzo de hacer campaña, escuchar nuestros problemas", me explicó Christopher Fuertes, un hispano que votará por el partido republicano.

"Para mí los temas sociales son esenciales y por eso no creo que vote a los demócratas, aunque por lo menos ellos han estado aquí", señaló Fuertes.

Efectivamente, mientras los demócratas han concentrado su campaña en Nevada, los republicanos se fueron a Carolina del Sur, ya que la elección primaria es el mismo sábado.

Pero, entre más pregunto, menos entiendo cómo eligen a sus candidatos. Incluso encontré que hay varios sitios de internet que te "ayudan" a seleccionar al candidato perfecto. Algo así como un servicio para buscar la pareja perfecta.

Hay varios: uno que se llama match-o-matic , algo así como un servicio de citas por internet pero político. Algunos son muy complicados, otros son más simples.

Otros ejemplos son Glassboth y sitios de diarios locales como The Washington Post o USA Today. (*)

Según me dijeron mis amigos estadounidenses a los que les pedí que probaran estos "juegos", el problema es que no son muy efectivos. Hay veces que el candidato puede ser perfecto, pero simplemente no les gusta.

"Es como cuando conoces a alguna chica a través de internet. Todo parece perfecto, tiene los mismos intereses que tú, en su foto se ve guapa. Pero cuando sales la primera vez te das cuenta que tiene una risa insoportable", me explicó mi amigo Matt.

Definitivamente no hay una fórmula secreta.


(*) El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

"ISMOS" Y ABISMOS

Los demócratas suelen quejarse de las maniobras de los republicanos para ganar votos.

"Siempre intentan dividir. En 2002 fueron los afroamericanos, en 2004, la comunidad gay y desde 2006 son los hispanos", decía recientemente Howard Dean, el presidente del Comité Nacional Demócrata.

Barack Obama y Hillary Clinton
En Nevada fue evidente que las campañas de ambos candidatos iban al todo por el todo.
Esas declaraciones las hizo por el mensaje contra los inmigrantes de varios de los candidatos republicanos.

Dean no fue el único que se quejó de esa táctica y ahora que la campaña se ha movilizado a otros estados, con una población más diversa, los candidatos republicanos están tratando de moderar su mensaje anti inmigrante. En pocas palabras, les salió el tiro por la culata.

Pero en esta ocasión no quiero hablar de los republicanos, sino de los demócratas.

Al igual que Dean, varios demócratas se quejan de los "ismos" que buscan los oponentes para dividirlos y luego ganar.

"Una vez que termine este período y tengamos los candidatos oficiales, ya verás como la campaña republicana encuentra algún tema. No saben gobernar, pero saben ganar elecciones", se quejaba Nick, un seguidor de Hillary Clinton, en una cafetería de New York.

Quién se iba a imaginar que unas horas después estaría presenciando uno de estos "ismos": ¡el pleito de los demócratas en torno al racismo!

Todo debido a unas declaraciones de Hillary Clinton en las que aseguró que el sueño de igualdad racial de Martin Luther King se concretó cuando el entonces presidente Lyndon Johnson promulgó la ley de Derechos Civiles de 1964.

Para algunos, incluyendo la campaña de Barack Obama, el comentario fue "desafortunado" porque le quita importancia a Martin Luther King. Para la campaña de Hillary, sus comentarios fueron mal interpretados a propósito para hacerla quedar mal.

Por unos horas fue evidente que las campañas iban al todo por el todo. Como observadora no podía dejar de pensar sobre el más allá de las primarias. ¿Cómo unirse luego para luchar contra el oponente republicano?

Se dieron cuenta rápidamente de las consecuencias nefastas de este tipo de peleas y en unas horas ambas anunciaron una tregua. Clinton señaló que los demócratas son "una familia" y Obama aclaró que la ex primera dama siempre ha luchado por la igualdad racial
En un blog leí que Karl Rove, al que se considera el "cerebro" que llevó a Bush a la Casa Blanca por dos veces consecutivas, estaría muy contento con el espectáculo de los demócratas.

"Solitos se dividen, ahora ni siquiera necesitan de Karl Rove", decía el blogger en su comentario.

Los estrategas de las dos campañas se dieron cuenta rápidamente de las consecuencias nefastas de este tipo de peleas y en unas horas ambas anunciaron una tregua. Clinton señaló que los demócratas son "una familia" y Obama aclaró que la ex primera dama siempre ha luchado por la igualdad racial.

Ahora tendremos que esperar si el pleito no tendrá consecuencias mayores o si la gente va a olvidar el incidente. Pero lo que me deja pensando es que más allá de los "ismos" que busquen las campañas, lo que existe en EE.UU. es un abismo entre el mundo político y la realidad que vive la gente todos los días.

Precisamente ayer, a mi llegada a Nevada, hablaba con Aldo Rodríguez, un carpintero que se acercó a un evento de John Edwards. Él todavía no sabe por quién va a votar, pero lo que le preocupa es la crisis económica.

"Mi primo se quedó sin casa y mi hermano no encuentra trabajo. Yo no sé¿ a veces veo a los candidatos prometer tantas cosas, pero luego se van y nada cambia", me dijo pensativo.

Seguramente, al igual que en otros estados, luego de la votación las campañas "volarán" a la siguiente etapa y no quedará nada de la locura de estos días.

EL MICHIGAN DE ROMNEY

"Es un prostituto político". Ésta fue la respuesta inmediata que recibí al preguntarle a un señor en Boston, Massachussets, sobre Mitt Romney, quien fue gobernador en ese estado.

Mitt Romney
En su campaña en Michigan, Romney habla una y otra vez de su infancia en ese estado.
"Señor, voy a necesitar su nombre y su apellido", le advertí.

Patrick Hamilton no tuvo problema.

"Se lo diría en su cara", señaló este abogado quién está molesto con Romney, y no porque haya cambiado de opinión en temas como el aborto o el matrimonio homosexual, sino por los comentarios que hizo sobre su estado, Massachussets.

"Lo que le pasa a Romney es justicia poética. Para ser elegido aquí, se hizo pasar por más liberal de lo que era. Ahora, paradógicamente, lo va a tener que pagar caro porque la gente ya no le cree, aunque seguramente él es mucho más conservador que cualquier otro candidato", explicó Joe, el amigo de Patrick, también un abogado.

"Pero lo que no le podemos perdonar es que se haya burlado de nosotros, que lo elegimos como gobernador. Eso se llama ingratitud", enfatizó nuevamente el abogado Hamilton.

La ingratud, me pareció, es una de las razones por las que la gente de Boston no opina muy bien del que fuera su gobernador.

Romney se juega esta semana su candidatura en las primarias de Michigan (que se celebran este martes). De camino a Nevada, aprovechando que Boston está muy cerca de New Hampshire, decidí parar unos días para conocer la opinión de las personas que ya lo habían elegido.

No esperaba un gran amor hacia el candidato, sobretodo porque Boston suele votar para los demócratas, o sea el partido en la oposición, pero me sorprendió que la gente repitiera una y otra vez las opiniones de Patrick y Joe.

También me sorprendió comprobar que el padre de Romney, que se ha lucido por sus comentarios anti-inmigrantes durante el inicio de la campaña presidencial, nació en México.

No es una historia de la que presuma Romney, pero su bisabuelo se refugió en México cuando en EE.UU. prohibieron la poligamia. Su hijo Gaskell se casó en México y tuvo a su hijo George (el padre del candidato) cuando era hacendado en el norte el país.

Gaskell dejó México por la revolución y se llevó consigo a su familia de vuelta a EE.UU., junto con George que tenía 5 años.

Según el Boston Globe, principal diario de Massachussets, el abuelo de Romney recibió una compensación de México, lo que ayudó a George a convertirse en el gobernador de Michigan.

Su hijo, ahora en Michigan, recuerda una y otra vez su infancia en este estado.

En su discurso, sin embargo, no hay ningun nostagia hacia México. Sólo menciona al país al sur de la frontera de EE.UU. para enfatizar en la "necesidad de parar la inmigración ilegal y asegurar las fronteras con la construcción de un muro".

Quizá la campaña del candidato considere que esos datos no son interesantes, como me parecieron a mí, que no por nada soy mexicana.

Ahora veremos que tal le va a Romney, quien a pesar de haber gastado millones de dólares, no le fue nada. Tanto en New Hampshire como en Iowa quedó en segundo lugar y este martes, si vuelve a perder, se pondría en entredicho sus posibilidades de ganar la candidatura de su partido.

Aunque no me afecten los resultados, en lo personal tengo que admitir que tengo mucha curiosidad de ver lo que hará su campaña si gana en Michigan y logran continuar la carrera en estados donde importa el voto latino. ¿Rescatará acaso su conexión con México?

PLANCHAS Y TAPABOCAS

"Iron my shirt" (Plánchame la camisa). Con este cartel, dos hombres interrumpieron un discurso de la senadora Hillary Clinton en Salem, una pequeña localidad en New Hamphsire.

Cuando los sacaban de la sala, seguían gritando: "Iron my shirt! Iron my shirt!!".

New Hampshire
Los voluntarios hacen campaña por sus candidatos de preferencia.
Éste es uno de los tantos ejemplos del tipo de comentarios que tienen que enfrentar los candidatos, sobre todo cuando no les está yendo tan bien, porque tienen que hacer un esfuerzo mayor para conectar con todos, incluso los que no están de acuerdo con ellos.

Hillary reaccionó con humor ante el comentario sexista y por primera vez la escuche referirse al "techo de cristal" que tiene que traspasar.

Siempre ha dicho que la tomen en cuenta no por ser la primera candidata mujer en la carrera, sino por sus propias credenciales. Pero al ver cómo se manejan los medios estadounidenses, es verdad que le toca enfrentar una prensa más crítica y, muchas veces, comentarios machistas por parte de los comentaristas.

Cuando le pregunto a los analistas si es mi imaginación que Clinton recibe más prensa negativa que otros candidatos, todos me responden que no lo estoy soñando: Hillary no cuenta con la simpatía de los medios.

La candidata y su campaña han tenido que pagar un precio, y muy caro, por la "arrogancia" con los que fueron tratados los periodistas cuando la senadora parecía la candidata inevitable del Partido Demócrata.

"No soy testigo directo, pero he hablado con cientos de periodistas y todos estaban enojados por la manera en que la campaña se manejó en un principio. Siempre controlando el acceso, no dejando a nadie hablar, gritando cuando no era necesario. Lo peor es que daban entrevistas con cuentagotas y se negaban a contestar preguntas", explicó Andrew Smith, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de New Hampshire.

En carne propia viví el "corralito" donde la campaña de Hillary Clinton pone a los periodistas, pero también por experiencia propia puedo asegurar que todas las campañas hacen lo mismo. Sin ir más lejos, la campaña de Obama incluso controla a sus voluntarios.

Ayer me pasó algo que me dejó muy mal sabor de boca.

Fui a un evento del republicano Mike Huckabee, donde iba a dar a conocer, en un bar, la "Huckaburger". Cuando salí había un grupo de chicos apoyando a Obama con grandes carteles y canciones muy simpáticas.

Me acerqué para grabar lo que cantaban y charlar con ellos. De la nada apareció un joven que comenzó a murmurar algo en sus oídos. De repente todos comenzaron a alejarse.

¿Que pasa?, le pregunté a uno de ellos.

"Lo siento no puedo hablar contigo. No me lo permiten", me dijo.

Así, uno a uno, me hicieron una señal para decirme que no podían hablar.

¡Pero, cómo, ¿no importa su opinión acas?! ¿Por qué pierden la oportunidad de hablar de su candidato?

En la campaña nadie responde. Se hacen los locos cuando les preguntas la razón de tanto control. Ni siquiera el chico que ordenó a los demás callar quizo responderme. Yo, tengo que confesar, estaba muy molesta ante la falta de transparencia y me hubiera gustado ponerle el tapabocas a él. Por supuesto, no lo hice y seguí mi camino como la simple observadora que soy.

Además tenemos que recordar que ese joven, cuyo nombre desconozco, actúa como los típicos soldados que tienen poco poder y aprovechan cuando nadie los mira para abusar y mostrar lo que no son.

En este caso quiero creer que Obama sería más abierto. También creo que personalmente Hillary Clinton tiene sentido del humor y no gritaría a los periodistas como lo hicieron, según me dicen, algunos de sus allegados.

EL MANTO DE "ELEGIBILIDAD"

La palabra "elegibilidad" no existe en el diccionario, pero en New Hampshire es la palabra que está de moda.

Barack Obama en New Hampshire
Obama se siente confiado en New Hampshire.
"Caucus" (que tampoco esta en el diccionario) ha quedado atrás, por suerte! Pero cómo muchos me han pedido explicar lo que son estas asambleas, les dedicaré unas líneas, aunque no mucho más porque se podría escribir un libro de lo complicado que es el sistema.

Imagínense que están nuevamente en la escuela y el director reúne a varios grupos en un gran salón. Tienen que elegir por el color de camiseta que usará su equipo: blanca, roja o amarilla. Para simplificar el sistema, les pide que levanten la mano y los cuenta. Esto, más o menos, es lo que pasa en un caucus. La gente se reúne en escuelas, iglesias o bibliotecas. Los republicanos se van a un salón y los demócratas a otro. Luego piden que se cuenten los que prefieren el blanco (Obama), los que prefieren el rojo, etc. El que tiene más apoyo, gana.

New Hampshire, sin embargo, es un sistema completamente distinto y se celebra como una elección con urnas y papeletas. El voto además es secreto. La gente se acerca en algún momento del día, cuando tienen tiempo, y pueden registrar su voto en distintos lugares.

Las predicciones son que mucha gente se va a animar a votar este año, sobre todo porque la carrera está muy emocionante.

Tras su victoria en Iowa, el candidato demócrata Barack Obama parece revestido de un "manto de elegibilidad" y en New Hampshire sabremos si lo pierde o no.

Hilary Clinton en New Hampshire
Muchas veces la gente elige al candidato porqué es el más fuerte. Al perder en Iowa, ¿perdió credibilida?... perdió elegibilidad
Andy Smith
¿Qué significa esto? Según explican los analistas, antes de su derrota en el caucus de Iowa, Hillary Clinton tenía ese manto en su poder, era la candidata del partido y aunque la gente no gustara de ella, pensaban darle su voto porque era la aspirante con más posibilidades.

"Muchas veces la gente elige al candidato porqué es el más fuerte. Al perder en Iowa, ¿perdió credibilidad?... perdió elegibilidad", explicó Andy Smith, profesor del departamento de Ciencia Política de la Universidad de New Hampshire.

No es el único que explica que el aumento en las encuestas de Obama se debe a que ahora la gente cree que el joven senador tiene posibilidades de ser elegido. A eso se le suma el carisma y la buena prensa con la que no goza Hillary.

El "manto de elegibilidad" por el lado republicano es más complicado, ya que se lo están peleando entre varios. Mike Huckabee, que también ganó en Iowa por los republicanos, no tiene la suerte de Obama porque no ha logrado consolidar su victoria en las encuestas. Aquí, la gente es menos religiosa y toman en consideración otros factores: la posición del candidato en temas de inmigración, en temas económicos, experiencia, etc.

Sea como sea, no puedo evitar sentirme emocionada por estar aquí en New Hampshire, al norte del país, muy cerca de Canada. No es la primera vez que me toca estar en este estado, ni cubrir una primaria, pero me siento cómo si lo fuera.

EL CORRALITO DE HILLARY

Hay que mirar al futuro, repetían los seguidores de Hillary Clinton tras recibir los peores resultados que podían esperar.

Su candidata quedó en tercer lugar, incluso por debajo de John Edwards. Además Barack Obama, a quién trató de descalificar por su inexperiencia, se llevó el pastel de la victoria.

Al llegar al lugar donde se organizó su "fiesta" era evidente que las cosas no iban bien. Incluso logré escaparme del "corralito" donde pretendían encerrarnos a los periodistas y pude escuchar a la candidata a pocos pasos, rodeada de todos los "clintoneanos".

Seguidores de John Edwards.
No todos celebraron al escuchar los resultados.
Al igual que Hillary todos trataron de poner buena cara al mal tiempo, pero el ambiente que se vivía a pocas cuadras, en la celebración de Obama, no podía ser más distinto.

En primer lugar, el "control" de llegada era distinto.

A diferencia de Edwards y de Clinton, la campaña de Obama decidió "abrir" las puertas a todos los corresponsales, incluyendo a los extranjeros que en ocasiones se nos trata peor que mascotas.

Hay veces que no puedo evitar el compararme con Cody, el perro de mi amigo Jeff, que intenta sentarse con nosotros en los sillones de la sala. Nunca lo logra, pero siempre lo intenta.

Yo, como Cody, intento que me traten como a una persona normal, que puede hablar con seguidores de las campañas y voluntarios.

No siempre lo logro e imagino que si Hillary hubiera ganado, hubiera terminado encerrada en el corralito que habían montado los organizadores a fin de tenernos "controlados".

"Aprovechen Iowa porque aquí es donde tienen más acceso a los candidatos, una vez que la campañas avancen el acceso se vuelve más complicado", nos advertía un periodista extranjero con varias elecciones de experiencia.

!La que me espera!. Aunque, al igual que Cody no pienso perder la esperanza y como bien dice mi amiga Ana, periodista argentina con un olfato periodístico envidiable: siempre hay que intentarlo porque en el momento menos preciso surgen las mejores notas.

Así es que con este ánimo estoy empacando mis maletas para dirigirme a New Hampshire, la siguiente etapa de este recorrido. Estas primarias, después de la victoria de Obama y de el republicano Mike Huckabee, serán cruciales en la carrera hacia la Casa Blanca.

Abandono así, al igual que todos, Iowa que se siente ya "vacía". Imagino que por lo menos algunos respirarán ahora más tranquilos.

15 GRADOS BAJO CERO

Iowa me recibió con 15 grados bajo cero. El pronóstico dice que la temperatura subirá un poco este jueves, por lo cual se espera que más gente se anime para asistir a los 1781 caucus que se organizan por todo el estado en escuelas, bibliotecas, iglesias y algunas casas.

Al igual que los resultados en esta cerrada carrera, el porcentaje de electores que participarán este año es un misterio. Pero no son muchos, a pesar del frenesí con el que se cubre el evento.

Hilary Clinton en Iowa
La baja temperatura recibió no sólo a la corresponsal sino a todos los candidatos.
"A este ritmo vamos a terminar siendo un periodista por cada votante", bromeó en la sala de prensa un periodista alemán, molesto con lo complicado de encontrar algún ángulo que no haya sido cubierto por nadie más.

La población es de unos tres millones de habitantes, pero en el 2004 sólo participaron 124 mil personas en el caucus demócrata. Los republicanos, que ya contaban con Bush como candidato oficial no tuvieron asambleas ese año.

En el 2000, 87 mil republicanos participaron mientras que 59 mil personas asistieron a las reuniones demócratas. O sea, una porción mínima de la población.

"Yo no se si voy a ir, pero sólo asistiré como un acto de venganza en contra de las campañas que me han arruinado mis cenas en estas últimas semanas", me respondió sin mucho humor Roger, el conductor de la camioneta del hotel.

Roger cuenta que cada noche lo llaman 12 veces, de distintas campañas, entre las 7 y 9 de la noche.

"Le daré mi voto al candidato que no ha llamado", dice seriamente.

No es el único, mucha gente en el centro comercial más grande de Des Moines parecía ajena al proceso e incluso molestos.

Caucus en Iowa
Te llaman, te tocan a la puerta, te llenan el buzón de propaganda inútil. Además, yo no voy a ir porque tengo que trabajar. ¿Qué creen que todos tenemos el lujo de ir a sentarnos a una reunión a escuchar la misma cantaleta una y otra vez?
Laura
"Te llaman, te tocan a la puerta, te llenan el buzón de propaganda inútil. Además, yo no voy a ir porque tengo que trabajar. ¿Qué creen que todos tenemos el lujo de ir a sentarnos a una reunión a escuchar la misma cantaleta una y otra vez?", me respondió Laura, una mesera en el centro comercial donde me acerqué intentado escapar de la burbuja de políticos y periodistas.

Precisamente el miércoles el New York Times analizó sobre lo poco democrático que parece este sistema donde la mayoría que participa son blancos y viejos.

"Además del horario y el tiempo, también hay un obstáculo cultural para muchos", me confesó Ángel González, co-presidente de la comisión de asuntos latinos en Iowa.

"El voto es público y la gente debate abiertamente sobre los distintos candidatos. Eso no le gusta mucho a los inmigrantes que de por sí se sienten en la mira. Por eso algunos voluntarios han hecho campañas para educar y convencer a los latinos para que vayan", me explicó González.

Pero incluso los más animados, como una colombiana que obtuvo su pasaporte recientemente, no podrá asistir por la fecha: 3 de enero. Muchos como ella están de vacaciones en sus países.

Yo también tuve que cambiar mis planes, pero estoy entusiasmada porque ya conseguí la invitación para un caucus. Será en una escuela secundaria y tan sólo espero que se pase menos frío que en las concentraciones de los candidatos donde ni el calor de la campaña logra calentar mis pies y eso que traigo mis "ya no tan flamantes" botas de nieve.

EXPECTATIVAS

Todo depende de las expectativas que tengas. Tal como dice la sabiduría popular, yo estoy haciendo mis maletas para salir de viaje, preparada para lo peor. Llegar a Iowa, donde inicia el proceso de las primarias, no es sencillo porque está en medio de la nada. El aeropuerto en Des Moines es pequeño y lo tienen que cerrar cuando hay tormentas de hielo. Nada prometedor a principios de enero.

Iowa, Estados Unidos
Llevo mis "flamantes" botas de nieve, que tuve que comprar en mi primer viaje a ese estado porque sentía que me congelaba
Cuando fui a Iowa por primera vez, tuve un viaje de 24 horas debido a vuelos cancelados. El salir de Des Moines, tampoco fue nada fácil.

Por eso, mis expectativas esta vez son mínimas. Antes que nada llevo sólo lo esencial para evitar que se me pierdan las maletas con un micrófono que luego no pueda sustituir a último minuto.

También llevo mis "flamantes" botas de nieve, que tuve que comprar en mi primer viaje a ese estado porque sentía que me congelaba.

¿Porqué se vino usted a vivir aquí?, le preguntaba con asombro a todos los latinoamericanos que me encontré por mi camino. "Porque aquí las escuelas son buenas, casi no hay problemas de drogas y creo que mis hijos pueden tener un mejor futuro", me respondían uno tras otro.

La mayoría también me admitía que el día a día era mucho mejor de lo que habían esperado al llegar a este estado, que parece tan inhóspito a primera vista.

Y es que volvemos a las expectativas porque en el caucus de Iowa, eso lo que más importa para los candidatos: lograr sorprender de alguna manera con los resultados.

Por ejemplo, en el 2004 todos esperaban que el candidato demócrata Howard Dean, quien había roto los registros de recaudación de fondos por internet, saliera como favorito. Le ganó John Kerry y John Edwards, quienes finalizaron por ganar la candidatura de su partido para enfrentar a Bush-Cheney.

Iowa, Estados Unidos
Iowa parece un lugar inhóspito pero los inmigrantes dicen que aquí "las escuelas son buenas".
Para Dean, tomando en cuenta su carrera política, un tercer lugar no era malo, pero no estuvo a la altura de las expectativas y ese fue su error. Agregando además su famoso "grito" que marcó su caída.

Los candidatos ahora tratan por todos los medios bajar las expectativas y es curioso ver cómo sus declaraciones en este último tramo de la carrera se vuelven cada vez más modestas. Además, según los últimos sondeos, la competencia es muy cerrada y no hay un claro ganador.

Por eso creo que este viaje, por más difícil que sea llegar a Des Moines, será interesante y divertido. Además mis expectativas, recuerden, son muy bajas porque sólo deseo vivir en carne propia el caucus para luego poder contarles a ustedes los detalles más curiosos de esta tradición.

NAVIDADES EN CAMPAÑA

"Querido Santa Claus, ¡por favor déjame ganar el caucus en Iowa y las primarias en New Hampshire para demostrarles a todos que yo seré el próximo presidente de Estados Unidos!".

Ésta sería seguramente la carta a Papa Noel de los candidatos presidenciales si tuvieran tiempo de mandar la misiva en lo que se ha convertido en una carrera encarnizada hacia la Casa Blanca. Las encuestas, una tras otra, muestran que la diferencia de popularidad entre ellos es mínima. No hay un claro ganador, ni entre los demócratas, ni entre los republicanos.

Árbol de navidad frente al edificio del capitolio, en EE.UU.
Árbol de navidad frente al edificio del capitolio, en EE.UU., que este año usará luces de bajo consumo.
Así, mientras los estadounidenses celebran sus fiestas, gastando más que de costumbre e ignorando el fantasma de una posible recesión en 2008, los candidatos no pueden darse el lujo de perder ni un instante para tratar de convencer a los electores a que voten por ellos.

La campaña es tan intensa que los habitantes de Iowa y New Hampshire, los primeros estados en pasar por el proceso de las primarias, no ocultan su hartazgo ante la invasión de publicidad.

"¿Están cansados de tantos comerciales de televisión, sobre todo de política?", les pregunta (también por un anuncio de televisión) el candidato republicano Mike Huckabee.

"No los culpo. En esta época lo que todos queremos es alejarnos de todo eso y recordar que lo que realmente importa celebrar es el nacimiento de Jesús y disfrutar en compañía de la familia y los amigos", dice su mensaje navideño.

Su estrategia causó todo tipo de reacciones. A sus mayores admiradoras, las señoras que van a la iglesia por lo menos una vez a la semana, les pareció que Huckabee -que es un pastor bautista- le dio al clavo con este mensaje. Sus críticos no pudieron evitar una mueca de ironía.

Pastel de frutas

Pero Huckabee no es el único que "aprovecha" las navidades para ganar algunos votos.

Rudy Giuliani (izq.) en su anuncio navideño
Giuliani promete un país seguro, menos impuestos, fronteras seguras...
Por ejemplo, Rudy Giuliani, igualmente republicano, también quiere parecer "festivo" en esta época, a pesar de haber perdido la ventaja que llevaba frente a otros candidatos.

Giuliani dice, en su publicidad, que piensa darle el mismo regalo a todos porque no ha tenido tiempo para ir de compras: "Un país seguro, menos impuestos, fronteras seguras, crecimiento de empleos y disciplina fiscal".

Como broche de oro, hace una broma: "Y también les voy a dar un pastel de frutas (fruit cake, que es el típico postre navideño en EE.UU.)".

Una voz sale de la nada para preguntarle: "¿Un fruit cake?", y Giuliani dice con una carcajada: "Sí, con un gran moño".

¿De quién habrá sido la idea? ¿Era necesaria la carcajada del final?, me pregunto mientras observo una y otra vez el comercial.

Clinton vs. Obama

La demócrata Hillary Clinton, quién ahora se encuentra en una feroz batalla contra Barack Obama por Iowa, también tiene su anuncio.

Hillary Clinton en su anuncio navideño
Clinton también ofrece menos impuestos para la clase media y educación preescolar para todos.
La candidata, con una música de fondo festiva y pegajosa, dice poco mientras envuelve regalos de navidad con distintas etiquetas: "Salud pública para todos", "Energía alternativa", "Traer las tropas a casa".

Obama por su parte, tiene un mensaje con su familia, junto al árbol de navidad, que termina con sus dos niñas deseando felices fiestas y sus padres riéndose de la gracia.

Miro estos y otros mensajes y sigo preguntándome: ¿quién está detrás de estas ideas? ¿Seré yo la única que recibo los mensajes navideños de estos políticos con cierta desconfianza? ¿Tendrán el efecto deseado? Creo que tendremos que esperar a que inicie el proceso y ya ¡falta poco!

¡PERO SI FALTA MUCHO PARA LAS ELECCIONES!

Efectivamente, los comicios generales para elegir al sucesor de George W. Bush se celebran el 4 noviembre de 2008, es decir, faltan más de 10 meses.

Lourdes Heredia
Como corresponsal de BBC Mundo, quiero compartir lo que pasa detrás de esta batalla y espero que me pregunten cualquier duda que tengan sobre este sistema, que incluso muchos estadounidenses desconocen
Sin embargo, lo que se va a decidir en las primarias que se inician este 3 de enero en Iowa es igual de importante porque es en este proceso donde se decidirá quiénes serán los candidatos oficiales.

¿Podrá Hillary Clinton competir por la Casa Blanca? ¿Se convertirá Barack Obama en el primer aspirante negro en la carrera final? ¿Los republicanos lograrán recuperarse de la impopularidad de Bush en los últimos meses?

Todas estas incógnitas se irán respondiendo en las primarias hasta llegar el 5 de febrero, cuando la mayoría de los estados eligen a su candidato en lo que se conoce como el "Super Tuesday" (el Gran Martes).

Como corresponsal de BBC Mundo, quiero compartir lo que pasa detrás de esta batalla y espero que me pregunten cualquier duda que tengan sobre este sistema, que incluso muchos estadounidenses desconocen.

Por ahora les puedo contar que tanto por el partido Demócrata, como por el Republicano, hay más de ocho aspirantes y la carrera está más cerrada que nunca.

El escenario

Tal como me explicó un asesor de una de las campañas, las primarias son como el pistoletazo de salida, cuando aprovechan de "tirarse a la piscina" todos aquellos que quieren llegar a la Casa Blanca.

No está de más decir que esto parece una carrera de caballos, aunque lo que está en juego es mucho más que unos cuantos dólares, donde una sonrisa de más, un comentario tonto o un simple golpe de suerte pueden cambiar todo el panorama
"Todos se tiran y comienzan a nadar desaforados. Los que nadan más lejos serán los que tendrán que batirse en noviembre, pero ahí la competencia es entre dos partidos, dos maquinarias y dos estructuras muy bien montadas y por lo tanto el sabor de la competencia es distinto".

Por ahora el escenario es más que emocionante y puede cambiar de la noche a la mañana.

Por ejemplo, en este último tramo, Barack Obama le gana terreno a Hillary Clinton, quien parecía invencible en un principio.

Ni siquiera se sabe si alguno de ellos sobrevivirá a este encarnizado combate donde parece que todo vale.

El ex senador por Carolina del Norte John Edwards también aparece remontando en las encuestas.

El lado republicano no queda detrás en la emoción de la contienda.

Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas y pastor baptista, salió al ruedo para sorprender al ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani y a Mitt Romney, quienes hasta ahora se jugaban la delantera en las encuestas de opinión.

No está de más decir que esto parece una carrera de caballos, aunque lo que está en juego es mucho más que unos cuantos dólares, donde una sonrisa de más, un comentario tonto o un simple golpe de suerte pueden cambiar todo el panorama.


Lea las anotaciones más recientes de este blog haciendo clic en la etapa correspondiente:

Éstos son algunos de los comentarios recibidos. Los textos responden a las preguntas y temas planteados en el blog y son reproducidos sin correcciones de ortografía o de sintaxis. La BBC cuida que los comentarios no ofendan la dignidad de las personas y que no sean difamatorios. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.

ojala triunfe Hillary por que estamos en la era de las mujeres:Chile y Argentina y casi Francia y si Alemania.El machismo conservador es terrible y poderoso.
camila andrade, viña del mar, chile

Hola Lourdes Heredia, Antes que nada, Feliz Año! te leo y escucho casi todos los días, y siempre me asombras con nuevos datos. En esta ocasión, y con el tema tan duro y álgido al que te enfrentas: hablo de las elecciones estadounidenses, me queda una ligera o enorme duda. Acá en México, "los pseudoanalistas" dicen que le conviene más al país y a los MIGRANTES un candidato Demócrata, en este caso, los punteros son Hillary y Obama, mi pregunta es: Si es verdad eso ¿cual de los dos conviene más a México? Saludos. Eres genial!
Rodrigo Alonso, México. DF, México

Gane quien gane, no nos va bien a los latinoamericanos, nos tratan sin respeto porque nos consideran su patio trasero, por años nos han saqueado porque consideran que toda América les pertenece, pero aun así opino que Barack Obama puede ser una opción diferente sería el segundo personaje de la gran raza negra en querer alcanzar el poder ojala que lo intente para servir a sus semejantes olvidados...
FRANCISCO JAVIER HERNANDEZ TORRES, Monterrey, Nuevo León, México

Espero que estas Elecciones no sirvan de manto para tapar y dejar de analizar los hechos mundiales que siempre son también relevantes, ya estamos hartos del "estilo de vida Yanqui"
Aurelio Aguero, Ciudad del Este, Paraguay

Pero es que aún Ud. ¿cómo habría logrado un mejor efecto? Sin negar el efecto de "torre de marfil", la brechas comunicacionales siempre van a existir.
Abdón Morales, Valencia, Venezuela

querida lourdes dile a santa que me apoyen en al mundo para mis ptoyectos multipropositos..afectuosamente.
frank, tacna, peru

Por favor, pido que Lourdes Heredia siga hasta el final brindando tan excelentes informes. Hacen mucha falta, sobre todo para los que estamos lejos.
Edued García, Villa Madero, Argentina

Me gusto su comentario es ameno y variado . Puede usted informarme cuales de los candidatos lograron lanzarse a la piscina el dia 3 de enero?
Gilberto Reina Castañeda, Barinas, Venezuela





 

banner watch listen