Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 5 de abril de 2007 - 13:49 GMT
"Le conté al mundo que Chávez volvía"

Caricatura firmada por Hugo Chávez [Propiedad: Antonio J. Caballero]
Un relato desde adentro.
Antonio José Caballero es un veterano reportero radial colombiano que estaba en el palacio de Miraflores esos días de 2002 cuando el presidente Hugo Chávez regresó al poder. Caballero le relató su experiencia de esos momentos a BBC Mundo.


Yo llegué a Caracas dos días antes de que apresaran al presidente Chávez y se lo llevaran a la isla de La Orchila.

El ambiente estaba muy convulsionado y frente a la embajada de Cuba había prácticamente una revolución contra Cuba y contra Chávez, con la turba tratando de tumbar la pared.

Recuerdo al señor Carmona posesionando a los primeros ministros. Al día siguiente (13 de abril) pensé que las cosas estaban bien, pero al salir a la calle me di cuenta que no era así.

En Caracas yo tengo un taxista, que es un gran amigo mío. Me llamó y me dijo: "esto no esta nada bien aquí y es mejor que se vaya para Miraflores".

Entrada a Miraflores

Me dijo que si lograba llegar hasta la puerta del fondo me ayudaría a entrar y finalmente lo logré
Conseguí llegar hasta la cerca que rodeaba el palacio de gobierno, donde coincidí con un periodista español de Antena 3, un freelance uruguayo y un militar al que le pedí que me ayudara a entrar. Tenía el chaleco de la cadena radial Caracol y me identifiqué como periodista.

Me dijo que si lograba llegar hasta la puerta del fondo me ayudaría a entrar y finalmente lo logré, abriéndome paso entre la multitud [Antonio José Caballero mide 1.90 mts y pesa cerca de 100 kilos].

Una vez allí me di cuenta que los medios informaban erróneamente. Los meseros se habían cambiado y ahora tenían camuflaje y estaban armados.

En esas entró el ministro de Educación Aristóbulo Isturiz y me cuenta que iban a retomar el palacio.

Llegan 7 u 8 ministros más y entramos a la oficina presidencial, en la que me aseguraron que de Miraflores no iban a salir hasta que no volviera Chávez.

Se recupera el palacio

Manifestantes chavistas frente a palacio de Miraflores.
Desde dentro del palacio también se escuchaba el caos de afuera.
Yo estaba con Aristóbulo en un túnel que comunicaba el palacio con el cuartel de la guardia de honor y que cruzaba la calle por debajo.

Allí, en ese túnel, tenían presos a los ministros de Carmona y me di cuenta de que los hombres que les habían atendido como meseros eran en realidad comandos que los capturaron. Es cuando me doy cuenta de que han retomado el palacio.

Yo estuve en la oficina de Chávez e incluso estuve sentado en su silla.

Había un gran revuelo dentro del edificio y yo fui el único periodista que narró en vivo aquellos sucesos al mundo.

Porque mientras todo eso ocurría y yo transmitía a Colombia, en la televisión venezolana sólo se veían dibujos animados y la radio era sólo salsa y fiesta. Nadie informaba y la prensa llegó a eso de las 8:00 pm.

De vuelta a casa

Cuando el presidente llegó, me lo encontré de frente. Venía vestido con ropa de hacer deporte
En la calle hubo muchos disparos que se escuchaban dentro del palacio. Por eso y porque en todo momento me querían sacar, me encerré en la sala de protocolo y apagué las luces hasta que sentí llegar el helicóptero presidencial.

El ambiente en Miraflores no era de revanchismo sino de euforia. Cuando [Chávez] bajó del helicóptero lo esperaba su guardia personal y mientras descendía se detuvo a saludar a la multitud. Hubo pólvora, cánticos y gritos.

Cuando el presidente llegó, me lo encontré de frente. Venía vestido con ropa de hacer deporte.

Alguien que lo acompañaba me gritó: "diles allá en tu país que la fiesta comienza cuando llega la orquesta", en referencia a una salida en falso de la cancillería colombiana que había reconocido a Carmona.

A pesar de ello, la primera entrevista del presidente Chávez me la da a mí, en exclusiva. Lo vi golpeado en su ánimo. Había una gran aglomeración de gente pero hablé con él durante unos 15 ó 20 minutos.

Me dijo que estuvo mirando las estrellas, que estuvo pensando en Dios y orando mucho y que pensó en la revolución del pueblo venezolano.

El Rey

Hugo Chávez.
Éste es el rey y por eso quiero invitar a todos a que hablemos y reflexionemos
Hugo Chávez
Trajo un crucifijo y me lo mostró y me dijo: "en este hombre es en el que hay que creer. Éste es el rey y por eso quiero invitar a todos a que hablemos y reflexionemos".

Me mostraba el crucifijo y la Constitución de Venezuela que traía con él.

A mí me pareció que traía un golpe en la cara, en el pómulo. "Alguien trató de pasarse pero lo puse en su sitio", me dijo.

También afirmó que había estado en contacto con varias personalidades internacionales y que él estaba ahí para servir al pueblo venezolano. Entonces se fue y se cambió.

Y a eso de las 3 de la madrugada apareció en público y se convocó una rueda de prensa internacional. Noté un Chávez algo mas humano y golpeado en el sentido positivo.

Luego salí de Miraflores, después de cerrar con broche de oro mi labor informativa.



NOTAS RELACIONADAS

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen