Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 4 de abril de 2007 - 13:51 GMT
Un hito de la fractura social
John Magdaleno, Profesor de la Universidad Simón Bolívar

Militares en Fuerte Tiuna, Caracas en abril de 2002
Magdaleno dice que los sucesos provocaron un proceso de desobediencia civil.
Sostengo que el 11 abril de 2002 es un auténtico parte-aguas de la contemporaneidad venezolana y que de allí en adelante se configura en el país una fractura social de envergadura, cuyo impacto todavía no ha sido debidamente estudiado.

Desde los sucesos de abril de 2002, algunos dirigentes de oposición han sostenido que ese día hubo un "vacío de poder" que inevitablemente derivó en su toma por parte de una élite que tenía a la cabeza al empresario Pedro Carmona.

Voceros del oficialismo, por su parte, sostienen enfáticamente que hubo un golpe de estado cuya planificación antecede a los sucesos del 11 de abril.

A este respecto permítaseme señalar que quien escribe está en desacuerdo con ambas interpretaciones de la realidad, porque ambas ocultan una parte de la "pintura" que compone globalmente lo que ocurrió en esa fecha.

Pienso que entre el 9 y el 11 de abril estalló un proceso de auténtica desobediencia civil que muy poco tiene que ver con el golpe de Estado que se inició desde la madrugada del 12 de abril.

Es cierto que fue un golpe de estado muy peculiar, promovido por el intento del presidente Chávez de activar el Plan Ávila -un plan de contingencia existente en la Fuerza Armada Nacional, que implica la utilización de su poder de fuego si es necesario- contra la manifestación que se aproximaría luego al Palacio de Miraflores.

Violencia y manipulación

Este elemento no concitó apoyo en el seno de la Fuerza Armada y es clave para explicar la salida del poder del presidente Chávez por cuarenta y ocho horas.

Pero de allí a concluir que el proceso de captura del poder que se produjo desde la madrugada del 12 de abril fue legítimo o más aún constitucional, hay una notable diferencia.

Pienso que no puede llamarse de un modo distinto que como golpe de estado a un proceso en el que se produce una transferencia de poder por medios distintos a los constitucionalmente establecidos.

Manifestación de la oposición (Foto: El Nacional)
Luego de cinco años, aún hay muchas incógnitas por resolver, afirma Margdaleno.
De otro lado, señalar que una élite procuró conscientemente una confrontación violenta con partidarios del oficialismo y que, además, tenía el control de los cientos de miles de manifestantes que asistieron al centro de Caracas para exigir la renuncia del presidente Chávez es, al menos, una exageración.

De este modo llegamos a la conclusión de que si bien es cierto que una élite estimuló finalmente a los manifestantes a asistir a Miraflores, también lo es que ello formaba parte del clima de opinión que se había creado en el país meses atrás.

Cinco años después

La batalla de opinión pública y comunicación política que se desarrolla en Venezuela desde esa fecha entre gobierno y oposición impide interpretar con la mayor objetividad posible los sucesos ocurridos.

Si no existiera en Venezuela un grueso segmento de la opinión pública que se define como "de ninguno de los dos bandos" -los técnicamente denominados "no alineados"- que a excepción de los períodos electorales ronda el 40% de la población, el 11 de abril de 2002 hubiera sido el inicio de una "guerra civil" en Venezuela.

Lo lamentable de esta experiencia es que, a 5 años, todavía hay muchas incógnitas sin resolver.

Por ello, la pregunta clave es: ¿será que, además de las percepciones pre-existentes, las dudas que aún persisten y el silencio de las instituciones públicas sobre los sucesos de abril de 2002 convienen al mantenimiento de la división venezolana?

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen