Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 22 de octubre de 2007 - 08:57 GMT
La "paradoja" de la soja
La "otra" Argentina que vota III
Max Seitz
BBC Mundo, enviado especial a Santa Fe

Mapa de Argentina
La provincia de Santa Fe, en el centro-este de Argentina, es uno de los baluartes de la industria agroalimentaria del país que, con sus exportaciones, ha impulsado el crecimiento de la economía tras la profunda crisis de 2001.

En una nación que figura entre los primeros productores de soja del mundo, lo que equivale a un negocio anual de más de US$10.000 millones, los santafesinos poseen el mayor polo argentino de exportación de esta oleaginosa.

De los puertos de esta provincia salen buques repletos de granos con destino a China y Europa.

Con los altos precios de la soja y un mercado exportador en expansión, uno podría inferir que los más de 1.000 productores agrícolas de Santa Fe están de parabienes.

Paradoja

Sin embargo, se da una paradoja: en medio de la bonanza, muchos pequeños y medianos agricultores dicen estar luchando por sobrevivir y advierten que decenas de poblaciones rurales están en riesgo de desaparecer.

Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina
Hoy tenemos una producción creciente con un número decreciente de agricultores
Eduardo Buzzi, presidente de Federación Agraria Argentina
Afirman sentirse en desventaja frente a grandes grupos exportadores que están adoptando una posición dominante en la explotación de la tierra.

"Hay un proceso de concentración en el uso de los campos en manos de actores como los llamados 'pools' de siembra y los fideicomisos de inversión", le explica a BBC Mundo Eduardo Buzzi, presidente de Federación Agraria Argentina.

"Estos grupos ajenos al sector agropecuario incursionan en el negocio de la soja para obtener la mayor renta en el menor tiempo posible. Y como tienen un mayor poder de negociación a la hora de arrendar tierras y comprar insumos, van desplazando a los productores tradicionales".

"Como consecuencia, hoy tenemos una producción creciente con un número decreciente de agricultores", completa Buzzi.

Los grandes grupos exportadores aseguran que ellos no quieren perjudicar a nadie, sino que sólo están aprovechando las condiciones favorables del mercado.

Altos costos

Campo sembrado
De Santa Fe salen barcos cargados de soja para exportarla a China y Europa.
La BBC visitó Salto Grande y Empalme, en el sur de Santa Fe, dos de los centenares de pueblos agrícolas que hay en la provincia, para ver de cerca las dificultades que enfrentan los productores de la zona.

La mayoría de los pequeños y medianos agricultores se quejan de que, para ellos, los costos de producción son altos y las ganancias bajas.

Una de las razones es que generalmente arriendan buena parte de las tierras que trabajan.

"Yo alquilo y este año tuve que pagar una renta mayor para no perder los campos a manos de los 'pools' de siembra. Ellos están pagando alquileres altísimos y uno como productor chico contra eso no puede competir", le cuenta a BBC Mundo Jorge Sposetti, quien se dedica a la siembra de soja en Salto Grande.

Impuesto al campo

Otro de los temas que inquieta a los pequeños y medianos productores son las cargas impositivas que deben afrontar.

Las llamadas "retenciones" que aplica el Estado argentino a las exportaciones agropecuarias ascienden en el caso de la soja a casi el 30% del valor de la cosecha.

Daniel Bongiovani, productor
Para los pequeños productores como Daniel Bongiovani los costos son altos y las ganancias bajas.
Algunos agricultores se quejan de que esos aportes no les regresan en forma de ayuda gubernamental.

"Si al productor le sacás el impuesto y se lo devolvés facilitándole créditos para comprar maquinaria o dándole subsidios para la compra de fertilizantes y herbicidas, sería algo razonable. Pero eso no está sucediendo en nuestro caso", comenta a BBC Mundo Daniel Bongiovanni, un agricultor de Empalme.

Pueblos "en extinción"

Vencidos por la escasa rentabilidad, cada vez más productores deciden abandonar sus actividades y trasladarse a las ciudades. Como consecuencia, unos 60 pueblos agrícolas de Santa Fe están en peligro de extinción.

Sembradora
Otro problema para los pequeños y medianos productores es la carga impositiva.
"Están desapareciendo sociedades enteras, con sus negocios, servicios y escuelas", advierte el ingeniero agrónomo Marcelo Rasetto, quien además nos cuenta que pueblos como Empalme han visto su población reducida a poco más de 2.000 habitantes.

Mientras recorremos una calle de tierra que conduce a campos aledaños, Rasetto nos señala un establecimiento educativo que ya no funciona por falta de alumnos. "Hay muchos así por la zona", aclara.

Por todo esto, los agricultores le reclaman al gobierno nacional un plan para promover el desarrollo de las poblaciones rurales.

"Mucha gente se ha ido, pero yo no quiero. Nací acá, me gusta lo que hago y voy a luchar hasta que pueda", dice Jorge Sposetti.

El gobierno por su parte indica que las dificultades del campo se deben a las tensiones típicas del crecimiento y asegura que está trabajando para solucionarlas.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen