Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 7 de julio de 2006 - 20:20 GMT
Una mirada global
María Elena Valenzuela
Uno podría decir entre comillas que hay una discriminación legalizada, porque tienen menos derechos que el resto de los trabajadores

El trabajo doméstico es la ocupación más numerosa para las mujeres en América Latina, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Lo realiza alrededor del 15% de la fuerza de trabajo femenina latinoamericana.

Son más de 12 millones de mujeres que se ganan la vida trabajando en casas particulares y en muchos casos cuidando a los hijos de las familias para las que trabajan.

Pero cómo viven ellas, cuál es su situación como trabajadoras. Se lo preguntamos a María Elena Valenzuela, especialista en Género y Empleo de la OIT para los Países del Cono Sur.


¿Cómo describiría la la situación del empleo doméstico en América Latina?

Primero que nada es importante entender el marco legal. En América Latina las empleadas domésticas están cubiertas en todos los países por legislaciones especiales, que en algunos países es más amplia y en otros es más limitada.

Salario
En prácticamente todos los países el ingreso mínimo de ellas es menor que el del resto de los trabajadores. ¿Por qué? El argumento es que las trabajadoras domésticas reciben parte de su ingreso en alimentación o en vivienda
Esto implica que en prácticamente todos los países el ingreso mínimo de ellas es menor que el del resto de los trabajadores. ¿Por qué? El argumento es que las trabajadoras domésticas reciben parte de su ingreso en alimentación o en vivienda.

También tienen menos derechos en términos de vacaciones y de jornadas de trabajo; en algunos países, la ley no establece una jornada máxima de trabajo y si establece una jornada mínima de descanso es menor que la que rige al resto de los trabajadores.

En algunos países incluso -la verdad es que son poco, pero sí pasa- las trabajadoras no tienen derecho a acogerse a jubilación; entonces, la verdad es que hay una situación que uno podría decir entre comillas de discriminación legalizada, porque tienen menos derechos.

¿Y en ese marco cuáles son los principales abusos que sufren estas trabajadoras?

Hay abusos de todo tipo: no hacer un contrato de trabajo es un abuso, no pagar las cotizaciones previsionales es un abuso, no cumplir con la ley es un abuso.

Abusos
Hay abusos de todo tipo: no hacer un contrato de trabajo es un abuso, no pagar las cotizaciones previsionales es un abuso, no cumplir con la ley es un abuso
También es un abuso no pagar el salario, no respetar la jornada de trabajo, los malos tratos, o las situaciones en que la comida puede ser insuficiente. A veces hay problemáticas muy límite.

A mí me comentaban, por ejemplo, que en algunos países de la región la empleadora sale y deja a la empleada encerrada con llave. Y ésa no es una práctica poco habitual.

Otro tema importante es el del trabajo infantil doméstico. La OIT tiene un proyecto sobre erradicación del trabajo infantil en general, pero en algunos países como Colombia, Brasil, Paraguay y Perú se focaliza en trabajo infantil doméstico, porque es un problema numéricamente importante.

Por lo que hemos recogido al parecer también hay un problema de fiscalización ligado al hecho de que el trabajo se realiza en la casa, que es un ámbito privado.

Efectivamente, el tema de la fiscalización es bien importante porque se supone que éste es un trabajo distinto al de una fábrica en la medida en que existe la necesidad de respetar la intimidad de la casa y, por lo tanto, no pueden entrar inspectores.

Sin embargo, hay otros mecanismos a través de los cuales se pueden perfectamente hacer las denuncias y fiscalizaciones.

Pero desde mi punto de vista, lo más importante no es necesariamente la fiscalización y la penalización; aunque obviamente tienen que existir y ejércerse.

Para mí lo fundamental es la prevención, que todo el mundo tenga claro conocimiento de los derechos y clara conciencia de que tienen que ser respetados para, a partir de partir de ahí, establecer los mecanismos a través de los cuales se pueda denunciar el no respeto de estos derechos.

¿Qué papel juega la migración en el tema del empleo doméstico?

Yo te diría que en términos de migración, hay situaciones heterogéneas.

Están los países emisores hacia Europa o Estados Unidos, como Ecuador, Colombia y República Dominicana. Por ejemplo, se calcula que una altísima proporción de quienes son mujeres migrantes en España están trabajando como empleadas domésticas.

Además hay un migración intrarregional. En Argentina, una proporción importante de las trabajadores domésticas son migrantes de Bolivia y Paraguay y en Chile hay una población de trabajadoras domésticas migrantes de Perú, que aunque aún es pequeña en términos proporcionales, ha llamado la atención porque se trata de un fenómeno relativamente nuevo.

¿Y cuál es el impacto económico de esa migración?

En términos de remesas es extremadamente importante, especialmente en los países que son países emisores de mano de obra.

Pero también es clave en cuanto a los aportes de las mujeres a sus familias. Yo diría que una proporción importante de las familias logran mantenerse sobre la línea de pobreza, gracias al aporte de estas mujeres.

Muchas veces también son mujeres que para poder trabajar tienen que dejar a los niños al cuidado de sus padres y, por lo tanto, la única posibilidad de sobrevivencia de esos niños es el trabajo que ellas hacen.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen